La colaboración entre la sanidad pública y privada durante los meses más duros de la pandemia de la Covid ha sido más que necesaria. Precisamente, una de las lecciones que está dejando a los gestores hospitalarios la crisis sanitaria es la necesidad de potenciar esta cooperación.

Noticias relacionadas

"No hay sanidad pública o privada, hay buena o mala sanidad", ha señalado Santiago Ruiz de Aguiar, director territorial de HM Hospitales en Madrid, durante su intervención en la última mesa redonda de la mañana del 'II Simposio Observatorio de la Sanidad: Las Lecciones de la Covid-19’, organizado por EL ESPAÑOL e Invertia que ha comenzado este lunes con su primera jornada.

Además, la crisis de la Covid-19 también ha permitido al sistema sanitario ser más flexible y adaptarse a un nuevo escenario. "Hemos dado un ejemplo de trabajo en equipo", ha añadido Carlos Díez, director gerente del Hospital Universitario Sanitas La Moraleja.

En esta línea ha centrado también su intervención Fernando Prados Roa, director gerente del Hospital de Emergencias Enfermera Isabel Zendal. La pandemia "nos ha obligado a flexibilizar el sistema para dar cobertura a todo. Todavía es pronto para saber qué conocimiento nos dejará la pandemia porque seguimos trabajando".

Durante estos últimos meses el sistema ha tenido que reaccionar y gracias a esa forma a la que se ha obligado a trabajar "se han recogido muchas cosas que queden para la gestión de la sanidad en los próximos años. El hospital Zendal es una de ellas".

Por su parte, Jesús Larrañaga Garitano, director gerente de la Organización Sanitaria Integrada Bilbao Basurto, ha destacado "la atención longitudinal que ha dado todo el personal sanitario". Y es que, tal y como ha señalado, "actuaban de manera global para atender a los pacientes. Es decir, pusimos en marcha una gestión en red y funcional".

Para Carlos Zarco, director médico del Hospital HLA Universitario Moncloa, "hay muchas cosas que se pueden mejorar. Hay que tener en cuenta que durante un tiempo solo hicimos medicina de guerra". Y también ha destacado la colaboración entre ambos sistemas durante los meses más duros: "El 20% de los pacientes Covid que se han visto ha sido en la sanidad privada".

Un momento durante la mesa redonda.

Otra de las lecciones que deja la pandemia a los gestores hospitalarios es la necesidad de agilizar la burocracia. "Los médicos de la UCI empleaban una hora y media en pedir las pruebas de los pacientes Covid. Lo que se ha hecho es automatizar para que ese proceso administrativo desaparezca y el médico se dedique más al paciente", ha explicado Javier Arcos, director médico de la Fundación Jiménez Díaz.

Es decir, recurrir y utilizar la digitalización. "La hemos utilizado para atender a pacientes crónicos y para informar a los familiares", ha añadido. De hecho, "hay muchos usuarios del hospital que ya usan el portal del paciente".