Inma León F. J. Cristòfol

El último Barómetro Andaluz de Opinión Pública realizado por la Fundación Centro de Estudios Andaluces (Centra) mantiene una suma muy similar a la de diciembre de 2018 para los partidos de Gobierno. PP y Cs podrían volver a gobernar. Entonces, consiguieron un 39,1% mientras que ahora, dos años después, se mantienen en un 38,8%.

Noticias relacionadas

La gran diferencia estriba en el reparto. El PP-A ha ganado casi seis puntos más, los mismos que ha perdido el partido naranja en los 24 meses que Moreno lleva al frente de la Junta de Andalucía. Pasaría a ser tercera fuerza, con Juan Marín a la cabeza, al quedarse con 13 o 15 diputados, frente a los 21 logrados en diciembre de 2018. "Si tú te mimetizas, la gente elige al color más fuerte", aseguran a EL ESPAÑOL fuentes de Ciudadanos.

Los resultados del último CIS andaluz pueden tener varias lecturas. De hecho, cada partido ha hecho la suya, pero los números son los números y pueden sumar o restar. El sondeo refleja que el PP-A y Vox subirían en votos respecto a las últimas autonómicas, al obtener un 5,8% y un 4,7% más, respectivamente. Por su parte, el PSOE-A perdería un 4,4% de sufragios.

"En Andalucía, el PP está trabajando para que Ciudadanos desaparezca", afirman fuentes del partido de Arrimadas, "y a lo mejor hay alguno de los nuestros que tiene que enterarse". Estas palabras coinciden con las de la líder nacional, que señalaba que el objetivo de los de Casado durante esta pandemia era acabar con Cs. "Pero, a la vista está, no lo están consiguiendo".

Esas mismas fuentes hablan de que las declaraciones que realizó Juan Marín en un encuentro con Albert Rivera en Málaga "no ayudan". El líder naranja en Andalucía dejó la puerta abierta a concurrir a unas elecciones autonómicas bajo el mismo paraguas que los populares. Lo hizo en un desayuno informativo para valorar los dos años del cambio en Andalucía.

Arrimadas tardó horas en desautorizar al vicepresidente de la Junta. "Estos resultados cambiarán para mejor cuando la gente se dé cuenta de que Ciudadanos no va a ir con el PP en las próximas andaluzas”, aseguran fuentes naranjas. El propio Marín se dio cuenta de lo mal que sentaron sus palabras en su formación y se desdijo al día siguiente: "Acudir juntos a las urnas en Andalucía no es una opción que contemplemos".

Pocos días después Marín remaba hacia otra orilla. En una entrevista en Canal Sur TV, descartó posibles negociaciones entre Cs y el "PSOE de Susana Díaz y de la corrupción", pero que sí lo haría con otro PSOE diferente. "Siempre ha estado dispuesto a hablar con todo el mundo".

Su base electoral

En Ciudadanos defienden que su base electoral "ha cambiado totalmente desde noviembre", en referencia a las últimas elecciones nacionales. "Arrimadas ha hecho una apuesta definitiva por el centro liberal puro, por lo que muchos de aquellos votantes no van a repetir", afirman las fuentes de la formación.

En cambio, en Andalucía justifican que el partido "está subiendo de forma sostenida. Venimos de estar muy mal, por debajo del 7%". La tendencia en la región es de crecimiento desde finales del pasado año cuando en este mismo barómetro se colocaron como última fuerza en el Parlamento.

PP y Vox, mayoría

Pero de este barómetro se desprende una lectura más. Si las fuerzas del Ejecutivo de Juanma Moreno se mantienen en un porcentaje similar de estimación de voto, el caso excepcional es Vox.

Tras el sondeo de octubre, en el que se intuía que la formación de Abascal superaría a Ciudadanos, en este último estudio se ha confirmado: 3,5 puntos por encima de los naranjas y casi 5 más que en las elecciones de noviembre. Desde Vox celebran la encuesta que "constata la tendencia alcista" y subrayan su utilidad tras la firma del acuerdo para aprobar el último Presupuesto andaluz.

Esta subida del apoyo del bipartito de San Telmo hace que, en el mejor de los escenarios propuestos para la suma de PP y Vox, estos dos partidos obtendrían mayoría absoluta. Un escenario que no se daría con la unión con la que Moreno y Marín gobiernan actualmente. Este panorama, en el ecuador de la legislatura, haría que la fuerza de Ciudadanos se diluyera.

La división de la izquierda

Además, la muestra distingue entre una coalición de Podemos e IU, a la que atribuye un 10,3% de los votos -de 10 a 12 diputados-, y Adelante Andalucía. En esta se unieron cinco partidos de izquierda que lideraba Teresa Rodríguez, incluidos los anteriores y que actualmente está dividida. 

La misma obtendría en los próximos comicios 4,8% de los votos, que se traduce entre uno y tres escaños frente a los 17 que logró en diciembre de 2018. Para intentar amortiguar este golpe, Rodríguez ha comenzado a formar un nuevo proyecto político nacionalista andaluz. No obstante, en política en dos años puede cambiar todo.