Rocío Cortes dio a luz a Triana el 20 de agosto del año pasado. Horas después falleció en un accidente del que aún se desconoce qué sucedió.

Rocío Cortes dio a luz a Triana el 20 de agosto del año pasado. Horas después falleció en un accidente del que aún se desconoce qué sucedió. Cedida por la familia

Andalucia Tribunales

Archivan la causa de Rocío, la joven que murió aplastada por un ascensor en un hospital de Sevilla

La familia de la joven ha sido indemnizada tras llegar a un acuerdo para cerrar la vía judicial.

1 junio, 2020 18:39
Sevilla

La causa judicial que investigaba la muerte de Rocío Cortés Núñez, la joven que quedó atrapada en uno de los ascensores horas después de dar a luz en el hospital Virgen de Valme de Dos Hermanas (Sevilla), ha sido archivada provisionalmente por el Juzgado de Instrucción número uno de Sevilla.

El pasado mes de febrero la Fiscalía solicitó incoar el procedimiento abreviado por un presunto delito de imprudencia gravecontra el técnico responsable del ascensor y que se archivase la causa respecto al celador.

No obstante, ha sido la propia familia, que ejercía la acusación particular, la que ha retirado todos los cargos. Han alcanzado un acuerdo económico las partes, el Ministerio Fiscal ha cambiado de opinión y el juzgado da carpetazo judicial al asunto.

Rocío Cortés dio a luz el domingo 20 de agosto de 2017. Fue un parto sin problemas: trajo al mundo a una niña lustrosa y morena a la que puso Triana. Pero horas después, cuando un celador la trasladaba en camilla hasta su habitación, el ascensor en el que la introducía se accionó de forma automática sin que se cerrasen las puertas. El artefacto comenzó a subir y Rocío sufrió un “traumatismo craneal severo” que acabó matándola.

Según la autopsia posterior, el forense concluyó que el cráneo de la joven padeció un "aplastamiento" entre el suelo y el dintel de la cabina del ascensor. La mujer, de 25 años, dejó huérfanas a la niña recién nacida y a otras dos pequeñas más, de cuatro y cinco años.

"Fallo humano"

La magistrada que investigaba los hechos tenía en su poder un informe de la Policía Nacional que apuntaba a “un fallo humano” como “única hipótesis factible” del siniestroSin embargo, un año y medio después de los hechos, este mismo Cuerpo Policial envió al juzgado un informe explicando que no había conseguido recuperar los datos de la memoria

Unos meses después fue la propia Fiscalía la que solicitó incoar el procedimiento abreviado contra el técnico responsable del ascensor por un presunto delito de imprudencia grave y que se archivase la causa respecto al celador. Ante la juez, este técnico negó intervención o manipulación alguna por su parte que provocara el movimiento inesperado del elevador.

Sin embargo, ahora la Fiscalía expone la retirada de las acusaciones particulares al haberse producido un “acuerdo absoluto” entre los familiares de las víctimas y la defensa de los investigados, según ha adelantado el Diario de Sevilla.

Es "aventurado" persistir

En su escrito, consultado por EL ESPAÑOL, la Fiscalía considera “aventurado persistir” en su acusación inicial "al existir serias dudas sobre la utilidad de iniciar la fase de juicio oral con tan escasas expectativas de un pronunciamiento condenatorio".

También se refiere al informe pericial de Taxo, acordado judicialmente y que concluye que no puede determinarse con exactitud si el accidente se originó a consecuencia de un incorrecto funcionamiento del ascensor, de un error del operario en su manipulación o de una combinación de ambos.

Ante esta situación el Juzgado de Instrucción número 1 ha ordenado el archivo de la causa al ser necesaria la existencia de acusación para que pueda seguir adelante el procedimiento.