I. P. Nova Mercedes Rivera Eduardo Ortega Socorro

España ha perdido una de cada seis vacunas contra la Covid-19 en varios centros sanitarios. ¿Las causas? Una decisión tardía de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) y la falta de materiales adecuados. Ambas circunstancias podrían haber provocado que se desperdicien más de 100.000 dosis del preciado y escaso antígeno.

Noticias relacionadas

La vacuna contra la Covid-19 desarrollada por BioNTech y Pfizer, que era la única que estaba aprobada en el mercado europeo hasta la semana pasada, se está transportando y repartiendo por todo el globo en formato de viales.

Estos viales contienen suficiente concentrado del antígeno para cinco dosis de vacuna si se trabaja con jeringas y agujas estándar, y en seis si se tienen los materiales adecuados, que son las jeringuillas de bajo volumen muerto y agujas de 35 microlitros o menos.

Es decir, que existía la posibilidad de obtener una dosis extra. Sin embargo, esta no fue permitida por la EMA, oficialmente, hasta el pasado viernes, que fue cuando este organismo internacional modificó la recomendación de este preparado.

Hasta entonces, se indicaba su disolución para únicamente cinco dosis. Según estima la EMA, con el cambio de criterio, los países de la Unión Europea podrían obtener decenas de miles de inyecciones adicionales a las previstas inicialmente y la capacidad de vacunación aumentaría en torno a un 20% con este sexto preparado.



Viales de la vacuna contra la Covid-19 de Pfizer y BioNTech.

En España, según las cifras del viernes 8 de enero, se habían repartido un total de 743.925 vacunas contra la Covid-19. Si se tomó como referencia la recomendación de ese momento de la EMA de cinco dosis por vial, significaba que se manejaban unos 148.785 viales.



Por lo tanto, si se hubieran sacado seis dosis de la vacuna anti-Covid por cada vial se habrían conseguido 892.710 inyectables, o lo que es lo mismo, 148.785 dosis más de las que ha estimado el Ministerio de Sanidad.

Así las cosas, todo depende de los materiales que tenga cada centro de Atención Primaria u hospital para dividir los viales. Si los profesionales tienen la preparación suficiente y la posibilidad de tener la combinación del volumen muerto de la jeringa y una aguja inferior a 35 microlitros, pueden preparar la sexta dosis.

Cuando no se tienen esos materiales y la cantidad de vacuna que queda en el vial tras extraer la quinta dosis no permite proporcionar una dosis completa (0,3 ml), el profesional sanitario debe desecharlo junto con el contenido sobrante.

Tal y como ha alertado Europa, "no existe la posibilidad de combinarse los restos de varios viales para obtener una dosis completa".

Expertos en Medicina Preventiva consultados insisten en la necesidad de preparar a los profesionales para saber hacer correctamente cada dosis. "Cuanto más formado esté el sanitario que elabore la vacuna, más se aprovechará el contenido".

Sin disponibilidad de material

Al cambio de criterio de la EMA, se suma que no todos los centros sanitarios españoles pueden hacer uso de esta opción. Y es que, según ha podido saber EL ESPAÑOL, muchos centros de Atención Primaria no disponen de las jeringuillas adecuadas para extraer una dosis extra completa.

Que se tengan o no los materiales necesarios no depende directamente del Ministerio de Sanidad, ni siquiera de la comunidad autónoma. Esto depende de cada centro.

Sanitarios de Castellón se vacunan contra la Covid-19. Efe

Por ejemplo, en Comunidad Valenciana se tiene constancia de que el Hospital de La Fe sí está obteniendo seis dosis por vial. Sin embargo, en áreas de Atención Primaria de la misma comunidad autónoma no está ocurriendo lo mismo debido a la falta de disponibilidad de estas jeringuillas y de tiempo para formar a profesionales.

Por su parte, la Comunidad de Madrid ha confirmado a este periódico que el día 9 de enero se comunicó a todos los equipos de vacunación la autorización de la EMA de extraer seis dosis de cada vial. Por ello, desde el 10 de enero, la región ya prepara esta dosis 'extra'.

Fuentes de las empresas sanitarias indican que, por lo pronto, no habría problemas de suministro de las jeringuillas necesarias para obtener la sexta dosis. Concretamente, desde Fenin, que es la patronal de este sector, precisan que "las comunidades autónomas ya han realizado sus pedidos para disponer de este tipo de material". 

Así se lo ha comunicado, según Fenin, Becton Dickinson, uno de los principales fabricantes de jeringas a nivel mundial y que tiene instalaciones en España. "Ya se están distribuyendo 25 millones de jeringuillas y agujas de bajo volumen muerto a las distintas regiones para garantizar el suministro", indica la patronal. 

Dichas instalaciones "han ampliado su capacidad de fabricación y están trabajando en tres turnos las 24 horas al día para poder distribuirlas en el tiempo que tienen agendado".

Hospitales con la sexta dosis

El vicepresidente de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH), Jordi Nicolás, ha celebrado el cambio de criterio de la EMA. "Los profesionales encargados de preparar las vacunas nos dimos cuenta de la posibilidad de extraer una sexta dosis de los viales con las jeringuillas de bajo volumen muerto", ha señalado.

De hecho, esta dosis extra ya se está preparando en buena parte de los hospitales españoles que cuentan con este tipo de jeringas, algo que este profesional ha confirmado."Una vez que la EMA hizo pública esta recomendación, la mayoría de centros que disponen de jeringuillas de bajo volumen muerto ya están sacando seis dosis de cada vial".

Sanitarios muestran varios viales de la vacuna contra el coronavirus. CARM

Con todo ello, si cada centro con probabilidad de extraer seis dosis está haciendo su trabajo y economizando al máximo los diales, es posible que el recuento dosis entregadas por inoculadas no cuadre.

Y es que, que cuando se haga el conteo de las dosis inoculadas (calculadas a cinco dosis por dial) podría obtenerse una cifra superior a la que, en un primer momento, repartió el departamento de Salud Pública del Ministerio de Sanidad.