Grabado de las naos 'Trinidad' y 'Victoria' avistando las Molucas.

Grabado de las naos 'Trinidad' y 'Victoria' avistando las Molucas. BNE

España 500 ANIVERSARIO

Así impiden PNV, Podemos, Bildu y PSOE el homenaje a los tres vascos que dieron la vuelta al mundo

La propuesta del PP de nombrarles "Ilustres de Vizcaya" la tumbaron el resto de partidos porque, entre otros motivos, no hubo mujeres en la expedición.

Los vascos ocuparon un lugar prominente en las campañas navales financiadas por la Corona española. Además de avezados navegantes, de sus astilleros salieron las naves que hicieron posibles las gestas que convirtieron a España en una de las grandes potencias mundiales de la época. La primera circunnavegación, iniciada por Fernando de Magallanes y culminada por Juan Sebastián Elcano hace cinco siglos, no fue ajena al fenómeno. Al menos treinta de los 240 hombres que reclutó Magallanes en Sevilla antes de lanzarse a la mar eran vascos. Al final de la travesía, la proporción vascongada se mantuvo: cuatro de los 18 supervivientes. Además de Elcano -nacido en Guetaria-, llegaron a Sanlúcar Juan de Acurio (Bermeo), Juan de Arratia (Bilbao) y Juan de Zubileta (Baracaldo).

La firmeza de estos cuatro hombres hizo posible que la nao Victoria atracara en el muelle de Sevilla el 6 de septiembre de 1522, tres años después de zarpar. En conmemoración de esta hazaña, el nombre de los 18 supervivientes del periplo se encuentra en la placa que hay instalada en el costado del antiguo Ayuntamiento de Sanlúcar de Barrameda -convertido ahora en biblioteca municipal-.

En el País Vasco, los tres supervivientes que acompañaron a Elcano no cuentan con semejantes honores. Por ello, el Partido Popular presentó en mayo de 2018 una propuesta a las Juntas Generales de Vizcaya para que a Zubileta, Arratia y Acurio se les nombrara “Ilustres” de la provincia, ya que en 2019 se celebra el 500 aniversario de la hazaña. Dicha moción se discutió en comisión en la sesión del 28 de junio de 2018. En ella, Javier Ruiz Egaña, del Partido Popular, hizo hincapié en que los tres marineros vizcaínos "han recibido un tratamiento injusto, han permanecido en el olvido, no han tenido prácticamente reconocimiento". Además, el juntero popular reivindicó la propuesta de su grupo alegando que "eran vizcaínos e hicieron una gesta reconocida, no sé si aquí, pero desde luego fuera de aquí en gran medida". 

Azulejo conmemorativo de la primera circunnavegación, en Sanlúcar.

Azulejo conmemorativo de la primera circunnavegación, en Sanlúcar.

Pese a la insistencia del grupo popular en las Juntas Generales de Vizcaya, la propuesta quedó rechazada con los votos en contra de Podemos y Bildu y la abstención de PNV y PSE. Así lo advirtió Pedro José Chacón Delgado, profesor de Historia del Pensamiento Político en la UPVen este medio

¿Por qué rechazaron el homenaje?

EL ESPAÑOL ha tenido acceso al Diario de Sesiones de las Juntas Generales de Vizcaya y ha podido constatar qué argumentos esgrimieron los diferentes grupos políticos para rechazar -mediante la abstención o el voto en contra- la propuesta impulsada por el Partido Popular.

En primer lugar, la representante de Podemos (Neskutz Rodríguez Omarzabal) comenzó preguntándose por las razones de homenajear solo a los que sobrevivieron y no a los treinta vascos que partieron en la empresa. Después dudó del verdadero motivo de dar la vuelta al mundo: "La historia se cuenta mucho después y sobre todo por los ganadores", alegó. Por último, terminó haciendo un alegato feminista y criticó que "se presenten a tres hombres y no se haga el esfuerzo en presentar a Ilustres de Vizcaya a mujeres que hayan ejercido un papel y una labor fundamental".

El juntero del PSE (Juan Otermin Eraso) anunció la abstención de su grupo porque "la gesta en realidad se cumple en el año 2022, que es cuando regresan" y, según Otermin, "nunca una gesta se celebra cuando uno sale, sino cuando la culmina". Además, calificó la expedición de "aventura empresarial intentando soslayar el Tratado de Tordesillas y ver cómo burlaban rutas comerciales".

Bildu, a través de su representante (Joseba Gezuraga Uribarren), alegó que el objetivo de la expedición era romper el acuerdo de Tordesillas. Cuestionó si uno de los marineros, Juan de Acurio, era de Bermeo o quizás de Bérriz. Dijo que el que dirigía la expedición era portugués y que los que la componían eran de múltiples nacionalidades europeas y que por eso más bien merecerían el premio Carlomagno, en lugar del de Ilustres de Vizcaya. Se refirió también a que es una propuesta muy poco igualitaria, teniendo en cuenta que todos eran hombres. Recordó que el título de “Ilustres” se da siempre a personas o colectivos vivos o contemporáneos (a Dolores Ibárruri no obstante se le concedió 7 años después de fallecida), para añadir que no hay que mirar la historia con los ojos de hoy e instó al PP a proponer también a Isabel la Católica.

Por último, el representante del PNV (Unai Lerma Mentxaka) admitió que "los argumentos ya se han expuesto por varios de los intervinientes". Así que se limitó a repetir que la verdadera celebración se debería realizar en 2022 porque es "cuando finaliza el viaje, primero con la llegada a Sanlúcar de Barrameda, días más tarde a Sevilla".

El buque escuela Juan Sebastián Elcano atracado en el puerto de Guecho.

El buque escuela Juan Sebastián Elcano atracado en el puerto de Guecho.

¿Qué opina la oposición?

Amaya Fernández, secretaria general del PP vasco y portavoz del PP en Juntas Generales de Vizcaya, defiende la propuesta que presentó su formación: "Creímos necesario democratizar su historia y dar voz a estos humildes protagonistas. Pero, ante nuestra sorpresa, el PP se quedó solo y ningún grupo apoyó el reconocimiento público de estos tres personajes históricos".

Fernández dice no tener duda "de que el nacionalismo vasco opta por desvincular todo lo posible a los protagonistas vascos de la historia de España" y lamenta que "las formaciones políticas que deberían oponerse a esa visión nacionalista renuncian a ejercer una labor de oposición que plante cara a esa misma visión nacionalista".

Ciudadanos no cuenta con representación en las Juntas Generales de Vizcaya. Sin embargo, se muestran igualmente indignados. Fuentes del partido en el País Vasco aseguran que hubieran votado a favor de que los tres marineros vascos fueran reconocidos como "Ilustres" y opinan que este caso "constata lo incómoda que resulta la verdadera historia para el nacionalismo. Así funcionan, vascos de primera y de segunda. Vascos a los que se les reconoce en la historia y vascos a los que no. Buenos vascos, los nacionalistas. Y malos, el resto". Las mismas fuentes concluyen declarando que "cuando el nacionalismo no puede sobrescribir la Historia, la aparta o inventa".

Elcano llevó el euskera a Indonesia

"Una anécdota. Gracias a la expedición de Elcano, ¿saben que, por primera vez, en el otro lado del planeta alguien hablaba euskera? El rey de una de las Islas Molucas y su hijo aprendieron euskera. Un cronista portugués que cuenta la expedición hace glosa de cómo en el otro lado del mundo, un rey poderoso, digno, hablaba la lengua vizcaína". Esa fue la réplica de Arturo Aldecoa, del Partido Popular en Vizcaya, ante la negativa del resto de partidos de las Juntas Generales a nombrar Ilustres a los tres marineros vascos.

Aldecoa hizo referencia en la comisión a una historia recogida por el cronista portugués Fernão Lopes de Castanheda en su obra História do Descobrimento e Conquista da Índia pelos PortuguesesLa aventura que relata Castanheda une a Juan Sebastián Elcano y al rey de Tildore, una pequeña isla de Indonesia, a través del euskera.

Elcano, tras capitanear la nave que dio la vuelta al mundo, se embarcó en una segunda aventura, que no llegó a completar porque falleció durante la travesía: La Expedición de García Jofre de Loaísa. Este viaje tenía como objetivo el control de las Islas Molucas para producir especias. Con esa intención, Elcano desembarcó en Tildore, donde mantuvo una buena relación con su rey y con su joven hijo, a quienes había conocido en la primera circunnavegación. Permaneció en aquella isla durante dos meses mientras realizaba la carga de 25 toneladas de clavo, una especia de enorme valor. Conviviendo con aquellos vascos, el entonces príncipe de la isla aprendió el vascuence. Así lo recoge el cronista portugués en su libro:

- El rey sería de XVII años y era albo y gentil hombre. Estaba vestido muy ricamente y tenía gran majestad y estado; estaba acompañado por sus hermanos y por muchos mandarines. Y como se criara con los castellanos sabía bien su lengua: y la Vizcaína y la portuguesa y se preciaba mucho de hablarlas.