Cómo hacer insecticida casero para acabar con los mosquitos, pulgones y hormigas

Cómo hacer insecticida casero para acabar con los mosquitos, pulgones y hormigas

Historias Plagas de insectos

Cómo hacer insecticida casero para acabar con los mosquitos, pulgones y plagas de hormigas

Trucos para abaratar costes en insecticidas de supermercado y acabar con las molestas plagas de bichos en interior y exterior.

4 mayo, 2022 12:57

Noticias relacionadas

Los molestos insectos que inundan nuestras casas, especialmente durante las temporadas de primavera y verano, son la pesadilla de muchas personas. Las plagas de hormigas que de pronto amanecen en un interminable desfile por el suelo de la cocina en busca de un trozo de pan, los insoportables mosquitos tigre que despiertan al personal en mitad de la noche con sus irritantes zumbidos y picaduras o las repugnantes cucarachas de vez en cuando aparecen correteando por el desván para disgusto de los entomófobos son, lamentablemente, muy habituales.

Para acabar con ellos, o al menos prevenir su proliferación, hay varios trucos. Por un lado están los servicios profesionales que se dedican a la desinfección y eliminación de plagas. Es una forma cara pero eficaz de deshacerse de las molestas invasiones de insectos cuando se nos van de las manos. Luego está el método tradicional de supermercado: comprar un insecticida y rociar las habitaciones en mitad de la noche persiguiendo al fantasma de un mosquito que se empeña en desaparecer.

Finalmente, está el remedio casero, uno de los más baratos y eficaces, además de seguro, ya que no contiene productos químicos que dañen el medio ambiente ni la salud humana. Este último es el más sostenible, por lo desde ENCLAVE ODS hemos preparado una serie de consejos para elaborarlo en casa. Todas las "recetas" expuestas abajo, por supuesto, son de origen natural.

Una persona sostiene un spray de insecticida casero

Una persona sostiene un spray de insecticida casero iStock

El repelente ajo blanco

El ajo blanco es un repelente natural que espanta a los mosquitos. Su fuerte y penetrante olor les resulta especialmente desagradable. Preparar un espray de este producto es de lo más sencillo: hierve dos vasos de agua, tritura un poco de ajo, mézclalo todo y échalo en una botella con un pulverizador. Al día siguiente, añade otros tres vasos de agua a la mezcla. Si lo rocías por diferentes lugares de la casa (a pesar del olor a ajo) reducirás la presencia de los molestos mosquitos tigre y otras plagas. También puedes echarlo sobre las hojas de las plantas. 

Huevo: fertilizante mágico

En este otro artículo ENCLAVE ODS explicaba cómo hacer fertilizante casero con cáscaras de huevo, un material que, además de aportar calcio a las plantas, también sirve para ahuyentar a los moluscos gasterópodos como las babosas o los caracoles, adictos a devorar las hojas más tiernas de las plantas de jardín. Si colocas alrededor de la planta un círculo de cáscaras de huevo hervidas y posteriormente trituradas estos pequeños limacos no deberían cruzarla.

Cafeína: otro fertilizante "espantoso"

Una vez más, los temidos caracoles y babosas del jardín se pueden ahuyentar de forma sencilla colocando unos granos de café alrededor de las plantas. Es recomendable mezclarlos previamente con el compost de la tierra para que no detengan el crecimiento de las raíces y las hojas. La cafeína interfiere con los procesos alimentarios y reproductivos de muchos insectos, como las larvas de mosquitos o las chinches del algodoncillo, lo que los "invita" a alejarse.

A las moscas, citronela y aire

Una idílica barbacoa familiar. Un suculento entrecot cocinado al carbón acompañado de un delicioso chorizo rojo y una morcilla. El momento sería perfecto de no ser por ese molesto escuadrón de moscas que revolotea alrededor del tenedor y se estrella una y otra vez contra tu cara. ¿La solución? Plantas de citronela, un repelente natural que neutraliza los olores que atraen a los insectos, combinadas con un ventilador para generar corriente que las impida volar cerca de los alimentos.

El cítrico asesino

Los cítricos son repelentes naturales de insectos y cualquiera puede elaborar un insecticida natural de 'limoneno', una sustancia natural propia de las naranjas o las mandarinas. Para prepararlo corta las cáscaras de varias naranjas, hiérvelas con medio litro de agua, deja reposar el conjunto y al día siguiente filtra el agua y métela en un bote con pulverizador. El líquido resultante se puede rociar sobre las plantas, siempre con cuidado de no hacerlo más de una vez a la semana para no dañarlas. Espantará a los pulgones, a las babosas y los caracoles y a todo tipo de larvas. Si tienes una plaga de hormigas, también puedes echar el líquido sobre las zonas en las que suelen aparecer.

El temido vinagre

Precisamente cuando existe una reproducción descontrolada de hormigas en casa uno de los remedios más eficaces para ahuyentarlas es el vinagre. El fuerte olor que desprende, molesto incluso para los seres humanos, las aterroriza. Además, contribuye a eliminar los olores que desprenden entre ellas, lo que impide que se sigan el rastro las unas de las otras. Las desorienta y aplaca su viaje por la encimera de la cocina. Un litro de vinagre diluido con otros diez de agua (o 100 mililitros en 1 litro de agua) tambiéñn puede rociarse sobre las plantas que tienen pulgón.

Tomate, más que para la ensalada

La preparación de este compuesto es exactamente igual que el del insecticida cítrico, solo que su elaboración no se hace con los propios tomates sino con las hojas de las plantas de las tomateras. Se coge un puñado y se hierve. Luego, se deja la mezcla reposar durante un día y se pasa al filtrado. Al mojar las hojas se desprende un metabolito llamado alcaloide, el cual dispuesto sobre las hojas (y por su reverso, el envés) resulta ideal para el control de plagas.