Toledo HOMILÍA MUY ESPECIAL DE CERRO CHAVES

El Corpus vuelve a brillar en Toledo tras un duro año: "Deseo que haga recuperar la esperanza"

3 junio, 2021 11:13

La ciudad de Toledo ha vuelto a recuperar su tradicional Corpus Christi y las calles del Casco Histórico ya lucen sus adornos florales y el olor a tomillo inunda cada rincón. Además,40 mantones del siglo XIX e inicios del siglo XX engalanan los balcones y La Tarasca espera a los toledanos en la plaza de Zocodover para que puedan vivir esta festividad de forma "muy parecida" a años anteriores, comenzando con la misa en la Catedral a las 10:00 horas.

El arzobispo de Toledo, Francisco Cerro Chaves, ha deseado que el Corpus Christi celebrado este jueves, haga "recuperar la esperanza" a todos los que viven "cansados y agobiados" por la pandemia y, en general, a "toda una Humanidad que necesita redescubrir que no somos como dios y que tenemos tantas y tantas realidades que nos desbordan".

Cerro Chaves, en su homilía durante la misa del Corpus Christi celebrada en la Catedral toledana, ha manifestado que espera que la humanidad salga "mucho mejor" y sobre todo "más humilde" de la pandemia y así ponga "en el centro de la Humanidad" a los niños, los más necesitados, los humildes y los mayores, "porque una sociedad que no cuidad de ellos es una sociedad enferma".

Tras la misa, en términos parecidos se ha expresado el arzobispo durante su alocución posterior, ya en la calle y que este año se ha desarrollado en la Plaza del Ayuntamiento en lugar de la Plaza de Zocodover, lugar habitual de este momento.

En su discurso, Cerro Chaves ha destacado la "emoción" vivida por poder "ver a Dios en la calle, a Jesús que sale al encuentro de la Humanidad" y ha asegurado que a pesar de la pandemia Toledo "sigue siendo la ciudad hermosa que viste sus mejores galas para recibir al amor de los amores y cantar a aquel que viene a nosotros".

"Lo primero que nos dice Jesús es 'venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados y yo os aliviaré", ha expresado el arzobispo, recordando que la Eucaristía es "la alegría y el gozo" y afirmando que Toledo "se convierte hoy en un relicario" durante el Corpus Christi.

"Quizás estamos pasando momentos de los más oscuros de la Historia pero confiamos en el Señor", ha continuado, que ha pedido a todos los fieles "aprender" de Dios, "de su corazón y de la Eucaristía" para que no se pierdan las "raíces cristianas".

"Lo decía el Quijote a Sancho, olvidar las raíces es demasiado peligroso. Cuando uno olvida las raíces de su vida a veces sabe dónde empieza pero no dónde termina", ha concluido.

Durante la misa, además de la homilía del arzobispo también ha destacado la participación de su antecesor en el cargo, Braulio Rodríguez, que ha sido el encargado del Alia, oración encuadrada junto a los dípticos y anterior a la oración por los vivos y los difuntos.

La misa, celebrada como es costumbre en el rito hispano-mozárabe, ha comenzado con el prelegendum, seguido de una oración y las lecturas, que en esta ocasión han sido fragmentos de los proverbios de Salomón, la primera carta del apóstol San Pablo a los Corintios y el Evangelio según San Juan.

Después ha tenido lugar la homilía del arzobispo y a continuación ha llegado el turno del laúdes, el sacrificio y la admonición. Posteriormente, ha llegado el turno de los dípticos, interpretados por dos diáconos, y el Alia, en el que ha participado Braulio Rodríguez, antes de la oración por los vivos y los difuntos y el rito de la consagración.

A las 11.25 horas, la Custodia por fin ha salido a la calle desde la Catedral, un año más envuelta en tapices, amenizada con el himno nacional y con las bombas reales. Así, se ha desplazado desde la Puerta Llana por la calle Cardenal Cisneros hasta la Puerta de Reyes, en la Plaza del Ayuntamiento, donde el arzobispo ha realizado su alocución y ha dado posteriormente la bendición a la ciudad.

En esta ocasión, la procesión de la Custodia se ha limitado a su salida por la Puerta Llana de la Catedral para recorrer la calle Cardenal Cisneros hasta la Plaza del Ayuntamiento, donde ha quedado situada en la Puerta de Reyes para ser visitada por todas aquellas personas que han querido rendirle honores.

Flores, tomillo y mantones del sigloXIX

Este año, de la mano de la Junta Pro-Corpus y la Asociación de Floristas de Toledo, se han adornado espacios singulares y especialmente apreciados por los toledanos como la Bajada del Barco, Arco de Palacio, plaza del Ayuntamiento, cardenal Cisneros, plaza Mayor, Cuatro Calles, plaza de Zocodover, San Nicolás, San Vicente, Alfonso XII, calle Rojas y Trinidad.

Además, el toldo tradicional se ha instalado en la calle Cardenal Cisneros para cubrir al Santísimo bajo palio en su recorrido a la lonja de la Puerta de Reyes de la Catedral, donde la Custodia de Arfe ha quedado expuesta para recibir a toledanos y visitantes, que han podido entregar allí sus flores o ramilletes de plantas aromáticas para rendir homenaje.

En cuanto a los balcones, una comunidad de vecinos de la plaza de Zocodover y una empresa de artesanía ubicada en Lagartera desde 1987 y en Toledo desde 2016 han instalado 40 mantones de Manila de los siglos XIX y XX para engalanar Zocodover, donde también esperaLa Tarasca para mantener viva la ilusión de los más pequeños.

Toledo vuelve a engalanarse para celebrar el Corpus