Antonio Pintus se está haciendo notar en los primeros días de pretemporada del Real Madrid. Solo van tres días de entrenamiento, pero ya ha sido suficiente tiempo para confirmar que el preparador italiano ha de tener un importante impacto sobre la plantilla. El suyo es un fichaje estrella y así lo anunció el club blanco semanas atrás.

Noticias relacionadas

En Pintus recae la responsabilidad del estado físico de la plantilla del Real Madrid, algo que se ha criticado durante las dos últimas temporadas -justo las que él ha estado en el Inter de Milán junto a Antonio Conte-. Su exigencia es máxima y eso debe provocar un cambio significativo en la plantilla.

De momento, solo 13 futbolistas del primer equipo han conocido o recordado -en caso de los que ya estuvieron durante su anterior etapa- lo que es el 'método Pintus', como así se llama a su plan de trabajo. El inicio de la pretemporada está siendo a la altura, intenso y fuerte, acompañado de las concentraciones convocadas por Carlo Ancelotti, que hizo pasar a los jugadores dos noches en la residencia de Valdebebas.

Pintus tiene varios objetivos y tiene de sobra con lo que trabajar pese a que falten la mitad de los jugadores que estarán a las órdenes de 'Carletto'. Entre los que ya 'sufren' sus cargas de trabajo tiene varias misiones que cumplir por delante aunque, obviamente, eso solo se logrará si los jugadores ponen de su parte.

Marcelo e Isco

La primera tiene que ver con dos viejos conocidos para él: Marcelo e Isco. Ambos han ido cayendo en picado desde la temporada 2018/2019, la última de Pintus hasta su regreso. El italiano les conoce bien, tanto que con él llegaron a su mejor cuota en lo que respecta a su forma física. Nada que ver con la actual, que ha ido decayendo acorde a su pérdida de protagonismo y bajón de rendimiento.

Con Marcelo quizás menos, ya que se puso en manos de un preparador personal. La edad pesa, aunque Pintus quedó impresionando con él en su primer día. Aún así, hay trabajo por delante para que el nuevo primer capitán, al que presumiblemente solo le queda un año en el club, se vaya por la puerta grande. Con Isco, lo primero, hay que ver si se queda en el equipo y, de ser así, el objetivo es que sea aprovechable.

Las lesiones

Si hay un futbolista que ejemplifica mejor que nadie (a excepción de Eden Hazard) el drama de las lesiones en el Real Madrid, ese es Dani Carvajal. El lateral lleva tiempo pasando por un calvario y Pintus ha de dar con la tecla para frenar la sangría de lesiones en su caso y en general. De momento, el internacional español ha empezado con un plan distinto al resto para sanar del todo antes de fortalecer.

Algo parecido, sin ser tan drástico, es lo que pasa con Lucas Vázquez y Ferland Mendy, que acabaron la temporada también lesionados. Con ellos, especialmente en el caso del francés, no hay preocupación, pero Pintus se quiere asegurar que en esta nueva etapa no haya las recaídas que tanto perjudicaban al equipo.

Luka Jovic, durante un entrenamiento del Real Madrid

Los jóvenes

Pintus también se encuentra con muchos jóvenes a los que no conocía personalmente hasta ahora. Por ejemplo, Luka Jovic, Rodrygo y Martin Odegaard -aunque con el noruego pudo coincidir brevemente en su anterior etapa-. Con ellos tiene el objetivo de sacar el máximo rendimiento a su físico, que con los años se va transformando.

A Jovic -que, como Isco, podría salir- le va a tener que meter caña porque su imagen durante de los primeros días choca para mal en comparación con la forma con la que aterrizó en Madrid en 2019. Rodrygo y Odegaard es más una cuestión de exprimir sus cuerpos, que nada tienen que ver ya con lo que eran hace un par de años cuando solo eran adolescentes. Luego está Brahim, al que sí conoce más, pero que también es otra de las posibles salidas.

[Más información: Primer casting de Ancelotti: la mitad del grupo tiene su futuro en el aire]