El Real Madrid está viviendo un auténtico calvario en las últimas horas por culpa de las malas artes de LaLiga, que obligó al equipo blanco a viajar a Pamplona a pesar de las inclemencias meteorológicas que se están viviendo en buena parte del territorio nacional a causa del temporal Filomena. Ahora, el conjunto madridista ha hecho oficiales sus planes: viajar este lunes a Málaga, donde se concentrará para la disputa de la Supercopa de España. 

Noticias relacionadas

La nieve y el frío han colapsado casi todo el país, especialmente la zona central, siendo la Comunidad de Madrid una de las más afectadas. Sin embargo, a la liga de fútbol profesional eso le importó más bien poco y obligó al conjunto blanco a volar a la ciudad de Pamplona para disputar un partido que nunca se debería haber jugado teniendo en cuenta las condiciones que existían

El cabreo del Real Madrid con LaLiga es mayúsculo, no solo porque el encuentro se jugase en un terreno completamente helado y con un césped casi impracticable a pesar los esfuerzos que hizo el club rojillo, sino porque el hecho de viajar fue una temeridad innecesaria. Los jugadores del equipo blanco se han llegado a sentir como marionetas, como elementos de un espectáculo que ha terminado dejando una jornada bochornosa.

El estado del campo de El Sadar minutos antes del partido frente al Real Madrid. Foto: Twitter (@CAOsasuna)

Ahora, el equipo madridista se encuentra en una situación realmente difícil. El Real Madrid está literalmente atrapado en la ciudad de Pamplona, a donde volaron el pasado viernes para disputar su partido. Al club blanco no se le permite volar de regreso porque los efectos del temporal siguen siendo mayúsculos y los próximos compromisos del cojunto merengue peligran seriamente. 

Por ello, en la entidad ya han valorado qué soluciones adoptar para que todo transcurra de la mejor manera posible para trastocar en lo más mínimo los planes del equipo. La decisión que ha tomado el Real Madrid, y que ha sido comunicada de manera oficial, es la de viajar directamente a la ciudad de Málaga este mismo lunes, donde tiene que disputar las semifinales de la Supercopa de España frente al Athletic

El equipo blanco no puede regresar a la capital de España porque el aeropuerto de Barajas está completamente bloqueado por el temporal, por lo que harán noche en Pamplona, la tercera consecutiva después de que llegaran el pasado viernes tras varias horas de espera en el aeropuerto madrileño hasta que, finalmente, se dio luz verde a la salida del vuelo a pesar del mal tiempo. 

El equipo blanco estaba pendiente de ver qué podía hacer una vez que la LaLiga decidió no aplazar el choque de los blancos ante Osasuna y de verse obligados en unas condiciones que tenían poca seguridad. Finalmente, la opción elegida, y la más segura, es la de permanecer en la ciudad navarra un día más hasta poder viajar a Málaga para realizar un 'mini concentración' en la Costa del Sol antes de disputar el primer partido de la Supercopa, que tendrá lugar el jueves. Por ello, el equipo blanco entrenará en Málaga los próximos días tras su viaje. 

Toni Kroos y Nacho Fernández, durante un entrenamiento del Real Madrid

Un viaje interminable

De esta forma parece que se pondrá fin a la odisea que ha vivido el conjunto madridista en las últimas fechas y que le hará pasar por tres ciudades casi sin garantías de seguridad y sin que nadie haya pensado realmente en la salud y en el bienestar de unos jugadores que se han sentido humillados y ninguneados por LaLiga. 

Tras la salida a Pamplona, al equipo le esperaban el viaje a Málaga para las semifinales de la Supercopa, otro posible viaje a Sevilla para la disputa de una hipotética final el domingo, otra salida hasta Alcoy para disputar la Copa del Rey ante el Alcoyano y cerrar este tour en Vitoria para enfrentarse al Alavés en Liga. 

Ahora, el Madrid tendrá que hacer noche en Pamplona de momento, viajar a Málaga este lunes y esperar acontecimientos hasta ver cuándo puede regresar a la capital de España. De momento, el equipo blanco no tiene horario cerrado para el viaje, pero será la situación climatológica la que marque el devenir de los hechos en las próximas horas en la gran odisea que está viviendo el Real Madrid tras una negligencia terrible de LaLiga. 

[Más información: Zidane: "Esto no fue un partido de fútbol, se tenía que haber suspendido"]