El Real Madrid se llevó un Clásico con los dos equipos necesitados. No fue el partido más brillante de ninguno de los dos, pero sí estuvo cargado de emoción y de intensidad, sobre todo, del lado de los blancos. Los de Zidane triunfaron gracias a que le pusieron más ganas y garra que su rival.

Noticias relacionadas

Varios jugadores resurgieron en el mejor día posible. Es el caso de Vinicius, Marcelo y Mariano. El primero marcó entre todas las críticas que señalan a su puntería. El segundo, sin estar acertado en defensa, salvó el partido secando a Messi en una acción clave. El tercero debutó en Liga en la jornada 26 y al minuto hizo gol. Tres resurrecciones, pero también varias consolidaciones de piezas cada vez más claves para Zidane.

Courtois, Fede Valverde e Isco tuvieron una actuación destacada y fueron fundamentales para que el Real Madrid se llevara El Clásico. Protagonistas en un segundo plano en las portadas, pero cruciales para que el equipo vuelva a ser líder.

Zidane, en El Clásico de La Liga Reuters

Courtois

Que Thibaut Courtois está a un excelente nivel es algo que se lleva viendo desde hace muchos partidos. Se ha afianzado y ha borrado cualquier rastro de debate entre los tres palos de la portería del Madrid. Acumula paradas salvadoras para su equipo y en El Clásico no fue menos.

En concreto, las acciones más determinantes de Courtois fueron dos. Dos paradas en la primera mitad con 0-0 en el marcador. Dos paradas mano a mano contra dos de los delanteros más reconocidos del mundo: Griezmann y Messi. Ter Stegen también fue vital con un paradón a Isco, pero lejos de lo que salvó el belga.

Fede Valverde

Cada vez más importante en el Real Madrid y cada vez con mayor presencia en todas las zonas del campo. Empezó de extremo derecho y no desentonó. Volvió loco en velocidad a Jordi Alba -quien tuvo que ver la segunda amarilla por un golpe a Fede- catapultando las contras blancas y en defensa secó por completo a Frenkie De Jong. El holandés tuvo que estar más pendiente de detener al uruguayo que de profesar su fútbol hacia adelante.

Con De Jong fuera de juego, salvo dos geniales pases entre líneas, el Barça estuvo carente de ideas. Fede se dejó el alma en el campo y acabó tocado al final del partido. El Madrid se agarra a la gran sorpresa de la temporada, que ya más que una realidad es un pilar del equipo.

Isco

Isco Alarcón fue el mejor del partido. Hizo de todo y solo le faltó el gol. Este pudo llegar primero con un disparo con rosca directo a la escuadra que sacó Ter Stegen y luego com un cabezazo que sacó Piqué sobre la línea. El malagueño tiró del carro del Madrid en la segunda parte hasta que llegó el gol de Vinicius. Lo que Griezmann no fue para el Barcelona, lo fue Isco para el Madrid.

Zidane no solo ha recuperado a Isco, sino que ha conseguido que esté siendo el jugador más importante del Madrid en 2020. Mete, asiste, crea ocasiones y se desfonda en cada partido. Esta en un gran estado de forma y eso lo demuestra que no fuese cambiado hasta el minuto 80 de partido.

[Más información: Zidane acaba teniendo razón: las claves de El Clásico de un Real Madrid líder y con corazón]