Después de una primera vuelta donde el objetivo estaba en asentar los pilares del nuevo proyecto, el tramo final de temporada llega al Real Madrid con la consigna de luchar por todos los títulos. Para ello Zidane deberá jugar con todas sus armas disponibles a su favor, un escenario sobre el que toma protagonismo el propio Santiago Bernabéu.

Noticias relacionadas

El coliseo blanco es una de las mejores bazas para creer en este Real Madrid. Y es que desde que el pasado 24 agosto los blancos iniciasen su temporada en casa recibiendo el Valladolid (1-1), no conocen la derrota. Un total de 148 días en los que el equipo merengue ha disputado 12 partidos: nueve de Liga y tres de Champions League.

El bagaje de los de Zidane en el Santiago Bernabéu es demoledor: 30 goles a favor y 10 en contra. De hecho, de los 36 tantos que lleva el Real Madrid en Liga, 20 han sido ante su público. Un 55% del total que demuestra que el equipo está sabiendo sacar rédito a los choques en casa. 

Un Santiago Bernabéu inexpugnable

El Santiago Bernabéu se ha convertido en un fortín en los últimos meses, algo que puede ser clave para el Real Madrid de cara a afrontar la cuesta de enero tras haber conseguido ganar la Supercopa de España.

Plano del Santiago Bernabéu durante un partido

Los blancos inician este fin de semana un 'Tourmalet', que practicamente no cesará hasta final de temporada (si se mantienen con vida en todas las competiciones), recibiendo al Sevilla. La primera prueba de fuego de 2020 ante la afición madridista en la que tendrán que lidiar con un viejo conocido como Julen Lopetegui.

Pero esto solo es la antesala de lo que está por llegar, ya que de ahora en adelante Zidane tendrá que aprender a lidiar con tres competiciones con la llegada de la Copa del Rey y la eliminatoria a partido único ante Unionistas en Salamanca

Guardiola, Atlético y Barça, en casa

Luego vendrán Atlético de Madrid, Manchester City y Barcelona. Tres partidos de máxima exigencia en los que los blancos se jugarán buena parte de sus opciones de éxito esta temporada. Deberán aprovechar que todos estos encuentros, a excepción de la vuelta de octavos de final de Champions que se jugará en Inglaterra, se disputan en el Santiago Bernabéu. 

El Madrid ha conseguido sobrevivir con éxito a una primera vuelta en la que tuvo que visitar el Sánchez Pizjuán, Mestalla, el Camp Nou, el Parque de los Príncipes y el Wanda Metropolitano, entre otros feudos. El bagaje no fue negativo, ya que tras la primera vuelta los blancos han alcanzado su mejor momento de forma de la temporada y están vivos en todas las competiciones, con especial ilusión en La Liga, donde pugnan con el liderato de forma directa con el Barcelona.

Isco y Messi, en El Clásico 2019/2020 Reuters

El equipo debe saber utilizar el factor de jugar en casa en los grandes partidos que están por llegar en las próximas semanas. Será clave seguir manteniendo la solvencia defensiva como conjunto menos goleado de La Liga (12 goles) con objetivo llegar a los meses de marzo y abril luchando por todo. 

[Más información: El efecto Supercopa de Zidane: tranquilidad, concentración y resultados]