El Real Madrid visita al Villarreal este domingo. El conjunto blanco afronta la tercera jornada del campeonato liguero con el objetivo de resolver sus dudas tras el primer tropiezo de la temporada. El choque ante el Valladolid hizo resurgir el temor de una crisis como la de la campaña pasada, motivado sobre todo por las dificultades que se encontraron de cara a portería.

Noticias relacionadas

En La Cerámica, Karim Benzema volverá a ser la referencia ofensiva del Madrid. Las cosas tampoco han cambiado para él, que sigue siendo el jugador más en forma del equipo. El gol pasa todavía por sus botas, tras haber marcado 30 goles la pasada temporada. Este curso ya ha mojado dos veces en las dos primeras jornadas y suma 12 goles en los últimos 12 partidos.

Zidane puede respirar tranquilo teniendo a Benzema entre sus filas. Es su extensión sobre el césped y sigue respondiendo a un alto nivel tras haber cuajado una de sus mejores temporadas de toda su carrera. Pero el técnico francés sabe que hace falta más y ahí es donde entran los otros integrantes del ataque blanco, que han de dar un paso adelante desde esta jornada.

Ante el amplio número de bajas por lesión, Zidane no tiene muchas alternativas para conformar su línea de ataque y lo más normal es que siga apostando por el 4-3-3. Benzema, en esta formación, compartiría línea de tres con Gareth Bale y Vinicius Júnior (o Lucas Vázquez). Un 4-4-2 daría paso a Luka Jovic al lado del delantero galo.

Karim Benzema celebra su con Bale en el Real Madrid - Valladolid Reuters

El renacido Bale

Bale vuelve al escenario en el que debutó hace ya seis años con la camiseta del Real Madrid. Lo hizo con gol. Ahora vuelve a La Cerámica tras haber superado su verano más difícil en su carrera y tras haber renacido en la primera jornada ante el Celta. Ha pasado de olvidado y apartado a ser pieza fundamental en el aspecto ofensivo del equipo. Su nivel mostrado en las dos primeras jornadas de La Liga ilusiona, pero le está faltando el gol.

Se espera a Vinicius

Vinicius sigue sin terminar de arrancar con Zidane. Fue titular en la primera jornada y volvió al banquillo en la segunda. Le está penalizando jugar por la derecha, pero él insiste en dar el paso adelante que se le pide. Con confianza es muy peligros y le falta marcar (su gran tarea pendiente) para volver a ser esa perla a la que se agarraba la afición madridista durante los momentos más difíciles del curso pasado. No puede tardar mucho, ya que Lucas Vázquez espera en segunda línea.

Jovic enseña las garras

Por último estaría Luka Jovic. El delantero serbio no ha sido por ahora titular y se ha tenido que conformar con salir siempre desde el banquillo. Aún así, contra el Valladolid le dio tiempo a demostrar lo peligroso que es de cara a puerta. La primera que tuvo la mandó al larguero. Solo le falta marcar para liberarse tras recalar en el Madrid este verano. Sabe que vino al Madrid con el gol como requisito y eso es lo que mejor se le da hacer.

Es demasiado pronto para hablar de problemas con el gol en el Real Madrid. O quizás no viendo el panorama de hace unos meses. El Madrid confía en que los que están den un paso adelante y los lesionados sumen cuando vuelvan. Pero en el club saben que no hay mucho margen de maniobra tras los resultados del curso pasado y a un día del cierre del mercado de fichajes nunca se sabe con el Madrid. Siempre habrá alguna bomba en la recámara. Zidane ya lo ha avisado y Villarreal dictará sentencia.

[Más información: Paz o guerra en el Real Madrid contra el Villarreal antes del parón]