El Real Madrid hacía oficial la llegada de Zinedine Zidane al equipo merengue este lunes. El técnico francés firma hasta 2022, pero sabe de la importancia de los últimos once partidos de esta temporada. Todo parecía indicar que este martes iba a comenzar su segunda etapa en el cuadro blanco, pero los jugadores tenían día libre y tendrá que esperar hasta el miércoles. 

Noticias relacionadas

Está decisión ya estaba tomada antes de su llegada, y a pesar de las ganas del galo, se retrasa un día su preparación del partido ante el Celta en el Santiago Bernabéu. En la rueda de prensa ha confirmado que está ansioso de ponerse manos a la obra y que la llamada del club fue suficiente motivo para volver a recalar en el equipo donde logró tres Champions League consecutivas. 

Su primer contacto con los jugadores se dará el miércoles y como caras nuevas tendrá a Courtois, Brahim, Reguilón, Vinicius y Mariano. El técnico francés tendrá solo cuatro días para elegir su primer once titular, aunque las bajas no dejan muchas opciones al francés, que tendrá que experimentar en la parte de arriba del equipo. 

Florentino Pérez y Zinedine Zidane Agencia EFE

Una llegada ilusionante

Como en su primera etapa, la vuelta de Zidane ha generado optimismo en la afición blanca. Los jugadores tienen una oportunidad de oro para convencer al técnico francés y que pueden ser muy importantes para la próxima temporada. El galo ha afirmado en su presentación que "no hablo por hablar. En nueve meses no he hecho ni una entrevista. Lo que puedo decir es que el presidente cuando me llamo, yo no podía decirle que no".

Sus ganas por volver dejan claro que el francés llega más fuerte que nunca: "He descansado durante estos meses. Las ganas que tengo es lo que me hace volver a estar aquí. Quizás hace cinco meses no tenía ganas, pero ahora sí. Creo que es una oportunidad muy buena para volver. Tengo muchas ganas de volver aquí".

[Más información: Zidane: "Como quiero mucho al presidente y al club, aquí estoy"]