El Real Madrid continúa preparando el partido del próximo domingo contra el Levante. El conjunto blanco había vuelto al trabajo este miércoles con la novedad de Isco Alarcón, que había dejado atrás su lesión de espalda y había realizado parte de la sesión con sus compañeros.

Noticias relacionadas

Sin embargo, este jueves la situación no se ha repetido. El malagueño ha vuelto a trabajar con balón sobre el césped, pero en esta ocasión lo ha hecho en solitario. Por su parte, Marcos Llorente sigue con su proceso de recuperación. Todos los demás efectivos están disponibles para Solari preparando una jornada en la que se quiere volver a la senda de la victoria después del tropiezo ante el Girona en el Santiago Bernabéu.

La sesión comenzó con trabajo de media hora en el gimnasio, para después continuar con el trabajo para potenciar la musculatura, pero esta vez sobre el césped. Posteriormente, se comenzó con balón, que combinó tanto partidos reducidos como definiciones uno contra uno y dos contra dos para finalizar con trabajo táctico.

Gareth Bale, en el entrenamiento

Vienen partidos cruciales

El objetivo es ir al Ciudad de Valencia a conseguir los tres puntos y así no renunciar de forma definitiva a La Liga. Además tres puntos serían claves para llegar con una gran dosis de moral al doblete de Clásicos, ya que el próximo miércoles tendrán la vuelta de las semifinales de la Copa del Rey y el siguiente sábado jugarán el encuentro de Liga, ambos serán en el Santiago Bernabéu.

El partido ante el Levante es el preludio de tres partidos que son cruciales para el devenir de la temporada, ya que después de los dos enfrentamientos ante el Barcelona llegará la vuelta de los octavos de final de la Champions League frente al Ajax, donde no se deben fiar los madridistas, ya que en la ida ya se vieron sorprendidos por los holandeses.

[Más información: Un trimestre para Isco: vuelve y se juega continuar en el Madrid]