La cuenta atrás para vivir uno de los grandes duelos del fútbol español ya ha comenzado y este miércoles estarán sobre el césped del Camp Nou el Barcelona y el Real Madrid. La gran novedad la protagoniza Leo Messi, quien finalmente ha sido incluido por Valverde en la convocatoria, de la que se ha caído Ousmane Dembélé. Al margen del morbo que siempre trae consigo El Clásico, el árbitro designado para el mismo ha sido Mateu Lahoz.

Messi, durante el entrenamiento. Twitter: (@FCBarcelona_es)

El colegiado, perteneciente al comité valenciano, dirigirá por tercera vez en la presente temporada un partido del conjunto que entrena Santiago Solari. Ambos precedentes corresponden al campeonato nacional de Liga, concretamente a la jornada 5 y a la jornada 20, donde el Real Madrid saldó con victorias sus compromisos contra el Espanyol y el Sevilla respectivamente. El Santiago Bernabéu fue el escenario de todo ello.

En la visita del conjunto andaluz al feudo madridista, Mateu Lahoz enseñó un total de cinco tarjetas amarillas -dos para el Madrid y tres para el Sevilla-. Los amonestados del equipo blanco fueron Dani Ceballos y Casemiro, siendo este último el encargado de abrir la lata del encuentro, que posteriormente iba a sentenciar Modric en los compases finales.

Pocas tarjetas e intervención del VAR

Por otra parte, en el compromiso frente al Espanyol, el colegiado valenciano mostró cuatro cartulinas amarillas, dos para cada bando. Al igual que contra el Sevilla, Casemiro era uno de los amonestados, siendo Nacho el otro hombre que vería la tarjeta en los compases iniciales del duelo. Esta vez, el choque se resolvió con un solitario gol de Marco Asensio, que subió al marcador con suspense incluido, pues el VAR tuvo que intervenir para decretar su validez.

Última intervención copera, dos cursos atrás

El último precedente de Mateu en la Copa del Rey en un partido del Real Madrid se remonta a la temporada 2016/2017. En aquella ocasión, el partido correspondía a la ida de los octavos de final, y el Sevilla era el rival que visitaba el coliseo blanco.

Al margen del 3-0 en el marcador favorable a los merengues, el árbitro enseñó seis tarjetas amarillas, de las que tan solo Marcelo y Carvajal fueron los amonestados del equipo dirigido por aquel entonces por Zinedine Zidane. Así las cosas, el morbo está servido para El Clásico, donde se espera que la figura del colegiado pase desapercibida para no interrumpir el espectáculo en ningún momento.

[Más información: Solari: "Lo del calendario cuanto menos es curioso"]