Un Real Madrid desatado y completamente diferente al deprimido de la era Lopetegui ha convertido la temida cuesta de enero en su travesía hacia el paraíso. Para lograrlo, cuenta con un Benzema que es puro caviar futbolístico. El francés firmó un doblete, pero su sensacional actuación en Cornellá fue mucho más que anotar dos golazos. [Naracción y estadísticas: Espanyol 2-4 Real Madrid]

Tras vencer a Sevilla y Girona dejando una gran imagen, el Madrid quería un nuevo triunfo que confirmara que vive su mejor momento desde que comenzara la temporada. Para conseguir el objetivo, Solari corroboró que Reguilón es titular, en la actualidad, por delante de Marcelo y sentó a Ceballos ante el regreso, ya a plena forma, de Kroos.

Por su parte, el Espanyol, que ha pasado de pelear por el liderato a intentar evitar la caída a la zona baja de la clasificación, el encuentro era de una importancia capital. Los pericos, que sueñan con las semifinales de Copa, no reservan nada para el duelo contra el Betis por la necesidad imperiosa de sumar puntos en La Liga

Benzema vive su gran noche

Sin embargo, para nada serviría el plan de Rubi ante un Real Madrid que se adelantó en el minuto 4 con un gol de Karim Benzema. Roba Carvajal en banda, el balón llega a Modric que va avanzando metros y dejando rivales atrás para, tras hacerse un hueco, disparar colocado. Diego López escupe la pelota, pero aparece el '9' blanco para empujar a la red. 

El conjunto de Solari, desatado, adelantó la línea de presión ante los problemas de los pericos en defensa. El dominio blanco se vería recompensado de nuevo al cuarto de hora de encuentro con el 0-2. Córner sacado en corto y Modric pone un centro templado para que aparezca la cabeza de Sergio Ramos en el segundo palo y coloque, de forma muy sutil, el balón al otro lado de la portería blanquiazul. 

Nuevo tanto del capitán merengue tras el doblete contra el Girona en Copa. El Madrid se sentía cómodo, pero Leo Baptistao metió de nuevo al Espanyol en el partido. En su primera ocasión se encontró con un gran Courtois, pero no pudo hacer nada el belga en la segunda tras caerle muerto el balón al delantero después de rebotar en Lucas Vázquez.

Los minutos posteriores al 1-2 fueron los únicos en los que se emparejó el duelo. Más tras una amarilla a Sergio Ramos por una falta inexistente. Sin embargo, Benzema, que realizó una auténtica exhibición, decidió matar al Espanyol antes del descanso. El galo combina con Vinicius, una asociación que es una de las claves de la mejoría madridista, y el brasileño se la devuelve de tacón. Monsieur Karim acaricia entonces la pelota y la pone con rosca y a ras de césped al lado del palo izquierdo de Diego López.

Benzema 'comía' pericos a la vez que bailaba sobre el césped del RCDE Stadium. La clase del '9' hacía del partido mucho más que un deporte, un verdadero espectáculo para el aficionado. La única mala noticia para el Real Madrid fue el cambio obligado de Sergio Ramos, que se quedó en el vestuario por un golpe en la rodilla izquierda tras una falta de Sergio García.

La segunda mitad continuó con Benzema haciendo de las suyas y dejando uno y otro detalle espectacular. En uno de ellos dejó solo a Modric, pero Diego López realizó un paradón y frustró un golazo de un Real Madrid que jugaba de escándalo y se divertía.  

Bale regresa a lo grande y expulsión de Varane

Pasada la hora de juego, Gareth Bale regresó a los terrenos de juego en lugar de un Vinicius que no estuvo tan brillante como en los últimos partidos. El galés, una vez superada su lesión, debe ser uno de los 'fichajes' de invierno para Solari, ahora que la enfermería se va vaciando poco a poco. 

No tardó Bale en reencontrarse con el gol y solo dos minutos después de su entrada marcó el 1-4 con una exquisitez. El de Cardiff se da la vuelta dentro del área con el tacón y fusila a Diego López. Un nuevo jugadón de Benzema, ¡qué bueno eres, Karim!, sirvió para que el '11' recuperara sensaciones de la mejor forma posible.  

Gareth Bale celebra su gol al Espanyol REUTERS

El tramo final se le complicó al equipo de Solari con una 'tonta' expulsión de Varane. El francés tropieza involuntariamente con Piatti cuando el argentino se dirige en dirección al área madridista y, al ser el último defensor merengue, Gil Manzano le muestra la roja sin dudarlo. 

Sufría después el Real Madrid, aunque la victoria no peligraba. Fruto de asedio perico llegó un gol de Rosales que aprovechó que Marcelo, que había salido tras la expulsión de Varane para reorganizar la defensa, se quedó colgado y evitó el fuera de juego. Con el 2-4 se llegó al final de un partido en el que el equipo blanco ilusionó con un gran juego, refrendando así su gran momento de forma. 

El Real Madrid confirma que sigue creciendo y que está en clara línea ascendente antes de que llegue el tramo decisivo de la temporada. Todo funciona en el conjunto merengue que ha recuperado al mejor Modric y en el que Benzema ahora es mucho más que un '9', es el futbolista '10'. 

Espanyol 2-4 Real Madrid

Espanyol: Diego López; Javi López, Lluís, Mario Hermoso, Dídac (Rosales, 64'); Darder (Melendo, 75'), Marc Roca, Álex López; Leo Baptistao (Piatti, 71'), Borja Iglesias, Sergio García.

Real Madrid: Courtois; Carvajal, Varane, Sergio Ramos (Nacho, 46'), Reguilón; Modric (Marcelo, 76'), Casemiro, Kroos; Lucas Vázquez, Benzema, Vinicius Junior (Bale, 64').

Goles: 0-1, 4' Benzema; 0-2, 15' Sergio Ramos; 1-2, 25' Leo Baptistao; 1-3, 45+1' Benzema; 1-4, 67' Bale; 2-4, 81' Rosales.

Árbitro: Gil Manzano (Comité extremeño). Amonestó a Marc Roca (7'), Sergio Ramos (27'), Sergio García (34'), Carvajal (81'), Álex López (85'), Nacho (88') y Courtois (91'). Expulsó a Varane (72').

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 21 de La Liga disputado en el RCDE Stadium (Cornellá y El Prat) ante 21.215 espectadores.