Vinicius es uno más del primer equipo desde que Solari cogiera los mandos del Real Madrid. El cambio respecto a Lopetegui es notable y es que el argentino le ha abierto las puertas. Se nota que hay confianza por parte del entrenador y ve que puede aportar cosas al equipo.

Noticias relacionadas

Solari le cuida. Le da su cota de protagonismo, pero sobre todo no quiere exponerle antes de lo debido. La prioridad ahora es que Vinicius vaya cogiendo rodaje en el primer equipo. Para ello, hasta ahora, ha seguid un plan estructurado en cuatro pasos.

1. Del Castilla al primer equipo

Vinicius es jugador del primer equipo a todos los efectos. Julen le relegó al Castilla. El exseleccionador decía que le hacía falta "cocción" al brasileño y la tuvo en el filial blanco con el técnico argentino. Pese a que ya había tenido unos pocos minutos con el Madrid (frente a Atleti y Alavés), Solari le 'subió' con él.

Vinicius entrena y hace vida con el primer equipo, lo que ya hacía con Lopetegui, pero ahora también está en el banquillo y juega. Con Solari nunca se ha quedado en la grada. El Castilla, pese a que sigue estando ahí para Vinicius, para ya formar parte de su pasado.

Vinicius junto a su entrenador Santiago Solari EFE

2. Minutos en -casi- cada partido

Pero Solari se lo lleva a cada partido con el primer equipo para que juegue. Y es que Vinicius ha tenido minutos en todos los partidos desde que está Solari en el banquillo. O bueno, en casi todos. Solo se quedó son jugar en Vigo y fue porque las lesiones (Casemiro, Reguilón y Nacho) obligaron a realizar otros cambios que no fueron el brasileño. 

En total ha jugado 154 minutos repartidos en cuatro partidos. Lo importante es que juegue. La Segunda B es muy diferente al primer equipo, y si el filial le sirvió para tener una primera toma de contacto con el fútbol europeo, ahora debe coger los mecanismos del fútbol de élite del Viejo Continente.

Odriozola, Vinicius y Reguilón celebran un gol. Foto: Twitter (@sergio_regui)

3. Sin carga de responsabilidad

Que juegue y ya. Ni Solari ni nadie en el club ve lógico que sea Vinicius quien tenga que tirar del carro (ahora que está tan de moda). El brasileño, a fin de cuentas, tiene solo 18 años y lleva apenas unos cinco meses fuera de Brasil.

Por eso se entiende que Vinicius saliera en el minuto 74 contra el Eibar. A muchos no le gustó que Solari no sacara al brasileño hasta el último cuarto de hora, pero no quedó otra. El Eibar ya había resuelto el partido en el 57' al ponerse 3-0 arriba. Que hubiera salido en ese momento solo hubiera servido para que Vinicius tuviera la responsabilidad de limpiar la imagen del equipo e, incluso, de liderar una machada que era más un espejismo que una realidad.

4. ¿Y la titularidad?

Muchos se preguntan cuándo jugará de titular. Ya lo hizo en Copa contra el Melilla y se espera que repita en la vuelta, ya a ojos del Santiago Bernabéu. Esta puede ser una buena toma de contacto, pero la titularidad tiene que esperar para él.

Solo se puede imaginar que Solari le haga un hueco si explota en los próximos partidos, es decir, mucho antes de lo que se espera. No hay que olvidar que Vinicius es un 'recién llegado' que hasta ahora apenas habia podido jugar con sus compañeros, por lo que para el equipo también podría ser contraproducente que el ex de Flamengo asumiera un rol que todavía no le corresponde.

Solari ha dado un paso de gigante en el proceso de adaptación de Vinicius. Esta está siendo, dicho sea de paso, un éxito total y es que cada vez se le ve más suelto tanto en el día a día como en el campo. Solari busca tranquilidad, como lo hacía Julen, pero el argentino ha ido un paso más allá en pos de no frenar su crecimiento, que pinta vertiginoso.

[Más información: El enfado de Rivaldo con el Madrid porque Vinicius no vaya al Sudamericano Sub20]