Marcelo compareció ante los medios de comunicación junto a Lopetegui y Sergio Ramos en la tradicional rueda de prensa previa a la final de la Supercopa de Europa. Los blancos se volverán a ver las caras con el Atlético de Madrid con un título continental de por medio.

El lateral brasileño señaló que jugar este tipo de partidos "es un premio por haber ganado la Champions League". "Tenemos mucha ilusión de poder jugar una final más", aseguró el jugador, quien no perdió la oportunidad de afirmar que "es un orgullo jugar con la camiseta del Madrid y jugar una nueva final defendiendo este escudo". Ante la pregunta de quién es el mejor defensa del mundo, y entre risas, Marcelo dejó claro que Ramos "lo es".

La sede de la final, en Tallin (Estonia) ha creado cierta controversia. Sin embardo, el internacional canarinho no quiso entrar en el debate. "Está claro que queremos que esté toda la afición del Madrid con nosotros. Pero no creo que sea un factor que nos desespera. Estamos aquí para jugar una final y poder ganar. Está claro que queremos contar con toda nuestra afición, pero nosotros no elegimos el sitio", zanjó el segundo capitán merengue.

Rumores sobre la Juventus

Lo que no quiso ni entrar a valorar fueron los continuos rumores que especulan sobre un presunto interés en jugar en la Vecchia Signora junto a Cristiano Ronaldo. Marcelo afirmó que no hablará "sobre eso" ya que están ante "una final" y solo hablará "de la final". Pero dejó claro que tiene "contrato hasta 2022" por lo que hay Marcelo "para rato".

Marcelo y Vinicius entrenan con el Real Madrid

Sin embargo, sí que se mostró rotundo al afirmar que su objetivo es "seguir trabajando, dándolo todo, en cada entrenamiento". Para el jugador, despertarse y "ser del Real Madrid es una gran ilusión". "La familia que tenemos aquí intentamos hacer todo lo posible para ganar todos los títulos. El secreto es trabajar con humildad y respetar a todos los rivales", finalizó sobre el tema.

Una final siempre es diferente

Por ello, el jugador continuó hablando del partido de este mismo miércoles. Marcelo apuntó que "cada partido es distinto" y que "las finales también son distintas", alejando así los éxitos de Lisboa y Milán. El defensa cree tanto uno como otro equipo "han mejorado muchísimo" desde entonces por lo que será "un partido que la gente quiere ver". El jugador comentó que habrá "peleas y también juego bonito". En cuanto al resultado, dejó claro que "en una final puede pasar de todo".

Vinicius, presente y futuro

Sobre su joven compatriota, recién llegado a la casa blanca, Marcelo se mostró confiado en lo que puede dar ahora y lo que puede significar en los próximos años: "Para mí es presente porque es de nuestra plantilla. Yo llegue con 18, Sergio con 19. Es un crío. Intentamos que esté tranquilo, que esté bien. Todavía hace poco tiempo desde que llegó, pero es presente y futuro. Me alegro muchísimo que haya otro brasileño jugando en el mejor club del mundo. Es un niño y tiene un muy buen futuro por delante".