El Real Madrid llegó a su partido más importante del mes de marzo con más dudas que certezas. Una derrota y cómo se podía producir era el gran problema que se pasaba por la cabeza de los jugadores merengues. Pero a las 23:00 todo cambió. Un equipo que hizo honor de su título de campeón de Europa pasó por encima del Fenerbahce, que tuvo un muro defensivo que frenó cualquier acometida del cuadro turco: Tavares.

Noticias relacionadas

La vuelta del mejor nivel del '22' fue la mejor noticia de un partido que Pablo Laso calificó de "muy completo, pero no brillante" tras anotar más de 100 puntos a un equipo de Obradovic sin necesidad de acudir al tiempo extra. Tavares fue la gran pesadilla de un Vesely que acabó desquiciado, y con varios piques con los jugadores merengues. El pívot de Cabo Verde colocó cuatro tapones, volviendo a demostrar porque es el mejor defensor de la competición. 

Los últimos partidos se veía a un jugador decaído, sin esa intimidación que caracteriza su gran juego. Pero en el momento clave del año, con el factor cancha en juego ha aparecido la versión gigante de Tavares. Fue le gran aliado de Llull, que entre ambos se encargaron de destrozar al líder de la competición europea. La mejor jugada del partido fue su gran tapón a Vesely, que siempre que se enfrenta al '22' acaba sin premio y totalmente desaparecido. 

Tavares se queja a los árbitros ACBMEDIA

Vuelve su intimidación

Si los números de Tavares no brillan parece que no ha sido clave en el partido, pero no es así. Su intimidación en defensa provoca malos tiros, que los bases rivales no penetren con facilidad y que el entrenador tenga que crear sistemas para parar sus 2'40 metros de pura defensa. 

A su intimidación se ha unido su visión de juego, y es que jugar con Ayón te ayuda a conocer el otro lado de un pívot. De cara a canasta ya no duda, agarra la pelota y ataca el aro sin importar quien está delante. De aquí a final de temporada se espera al mejor Tavares, en la lucha por los dos títulos más importantes. 

Su conexión con los dos bases

Campazzo y Llull tienen un gran aliado dentro de la zona. El argentino y el '22' tienen un vínculo especial dentro de la pista y la aprovechan con asistencias de ensueño para que a placer, abuse del aro. Con el base menorquín colabora lejos del aro, poniendo bloqueos que ya son medio triple para el '23'. La vuelta del mejor Tavares, la mejor noticia para el Real Madrid. 

[Más información: El madridismo se rinde a Randolph: "Los números no importan una mierda"]