La Asociación de Clubes de Baloncesto vive su momento más difícil desde su creación en 1983. La amenaza del Real Madrid de dejar las competiciones nacionales ha sacudido los cimientos del baloncesto español después del escandaloso arbitraje en la final de la Copa del Rey

Noticias relacionadas

El Real Madrid sigue adelante con su plan de salida de la ACB de cara a la próxima temporada y, de hecho, está convencido de que no habría ningún problema para continuar en la Euroliga. Tanto a la ECA como a IMG les interesa contar con la principal marca en el mejor torneo continental. 

De ese estudio jurídico que ha encargado el club blanco y de la posterior consulta que se haría a los socios dependerá el futuro de la ACB. Sin el Real Madrid, la asociación presidida por Antonio Martín estaría herida de muerte. La decisión, tras ver el Instant Replay, de García González, Pérez Pérez y Jiménez Trujillo ha provocado la mayor crisis en sus 36 años de historia.

Las consecuencias económicas que tendría para la ACB la marcha del Real Madrid serían terribles. Sus principales patrocinadores son Endesa, que da nombre a la Liga, y Movistar+. Sin el club blanco, la competición perdería tantos millones de euros que sería un antes y un después para los torneos nacionales. 

Endesa renovó su contrato con la ACB hasta 2021 a razón de 19 millones de euros. Sin embargo, la compañía energética incluyó una cláusula por la que podría romper el acuerdo, sin pagar indemnización, en caso de que Real Madrid y/o Barcelona abandonase la competición. 

La marcha del club blanco provocaría, como mínimo, una ruptura del actual contrato y una renegociación de la cantidad aportada por Endesa. Dar nombre a una ACB sin el Real Madrid no puede tener el mismo coste económico. En el peor de los casos, Antonio Martín se quedaría sin el principal patrocinador sin ver un solo euro de indemnización. 

Por otra parte, Movistar+ amplió su vinculación con la ACB a cambio de 16 millones de euros. La mitad, por los derechos de televisión de las competiciones. Los otros ocho van en concepto de patrocinio. La operadora se vería gravemente perjudicada en caso de que el Real Madrid abandone la liga española, ya que el conjunto de Pablo Laso acaparó el 55% de la audiencia de la ACB en la temporada 2017/2018.

En la última Copa del Rey, los tres partidos jugados por el Real Madrid fueron los más vistos de la competición. El equipo blanco se quedó con el 71,93% de la cuota de pantalla que tuvo el torneo disputado en el WiZink Center

El contrato de Movistar+ con la ACB por tanto también se vería mermado con la ausencia del conjunto blanco. Se calcula que la Liga Endesa perdería, como mínimo, el 50% de los telespectadores. A esto se suma que la Euroliga ya ha cerrado un acuerdo con Dazn para la temporada 2018/2019, por lo que la máxima competición continental dejará de emitirse en la operadora española. 

Otra de las batallas legales que podría abrirse es el derecho del Real Madrid a reclamar el valor de su plaza en la ACB que ocuparía otro club y que está valorada en varios millones de euros. Un frente más de los muchos que se le han abierto a Antonio Martín desde que el pasado domingo el trío arbitral diese dos puntos al Barcelona Lassa en lo que era un rebote claro de Randolph

El tsunami originado por García González, Pérez Pérez y Jiménez Trujillo amenaza con llevarse por delante a una ACB que a día de hoy todavía no ha sancionado al trío arbitral. El Real Madrid pidió un reconocimiento público de que había sido perjudicado, algo que no llegó en un comunicado tibio y en el que equiparaba todas las jugadas polémicas. 

La ACB tiene más que perder que el Real Madrid en una guerra abierta que podría terminar con la liga nacional de baloncesto tal y como se conoce. Mientras, los principales patrocinadores esperan atentos los movimientos del club blanco. Sin el Real Madrid, la ACB no interesa. 

[Más información: "En la ACB están preocupados y, por el bien de ambos, el Madrid debe seguir"]