Brahim y Reguilón: dos joyas que podrían complicar el casting de Zidane

Brahim y Reguilón: dos joyas que podrían complicar el casting de Zidane

El Bernabéu REAL MADRID

Brahim y Reguilón: dos joyas que podrían complicar el casting de Zidane

Los dos han seguido dinámicas de rendimiento parecidas, aunque en diferentes momentos de la temporada. Ahora pelean por estar en el Madrid el próximo curso. 

Noticias relacionadas

Es un secreto a voces que el Real Madrid lleva semanas planificando la próxima temporada. La llegada de Zidane supuso la confirmación definitiva de que club blanco quería implementar una nueva estrategia para organizar de forma óptima la plantilla de la 2019/2020. Y es que el técnico francés podría testar a todos los jugadores de la actual plantilla, con el objetivo de confeccionar con criterio y garantías su ambicioso proyecto deportivo. 

La plantilla del Real Madrid, como bien diría su himno, está compuesta por veteranos y noveles. Existe una gran brecha entre ambos sectores: los jugadores más experimentados tienen estatus de calidad mundial y los jóvenes aún necesitan minutos para asentarse en la élite. Jugadores como Marcos Llorente, Ceballos, Vallejo, Reguilón, Brahim o Fede Valverde, tienen un gran futuro por delante, pero necesitan demostrarlo. 

En esta tesitura se encuentra el club blanco, intentando crear el equilibrio perfecto entre ambas. Para ello, la renovación de la plantilla implicará la llegada de nuevos jugadores; pero también acarreará salidas, tanto en forma de traspasos como cesiones. 

Brahim celebra con Benzema el gol de Ceballos al Huesca

Brahim celebra con Benzema el gol de Ceballos al Huesca REUTERS

En el caso de algunos futbolistas como Llorente o Ceballos, sus salidas de cara a la próxima temporada parecen más encaminadas. Sin embargo, otros futbolistas podrían estar haciendo tambalear el casting de Zidane para confeccionar el equipo del próximo curso. Es el caso de Brahim Díaz y Sergio Reguilón. Ambos futbolistas han seguido una dinámica parecida en cuanto a rendimiento deportivo: de más a menos y de menos a más, respectivamente. 

Brahim Díaz, el nuevo mago blanco 

Brahim llegó a Concha Espina el pasado mes de enero, en pleno mercado de invierno. El malagueño ha vivido una estancia complicada en sus primeros meses como jugador del Real Madrid. Apenas había gozado de oportunidades hasta la llegada de Zidane, disputando tan solo 24 minutos de 1.440 posibles. Con el francés en el banquillo ha multiplicado por seis su participación, acumulando un total de 142 minutos, con dos titularidades incluidas en Huesca y Getafe, de 540 posibles.

Contra los hombres de Bordalás en la última jornada liguera, el ex del Manchester City cuajó su mejor actuación con la elástica blanca y empezó a justificar su fichaje por los blancos. A pesar del empate a cero, Brahim deslumbró en la medular. El malagueño emanaba desborde y descaro por los cuatro costados, dejando detalles de calidad al alcance de pocos. Osados sombreros o túneles profundos estuvieron presentes en su repertorio de magia. 

Brahim Díaz en el partido contra el Getafe.

Brahim Díaz en el partido contra el Getafe. REUTERS

El centrocampista sabía que un mal partido en Getafe le podía haber dejado condenado definitivamente en el casting de Zidane. Algo que podía haber significado su salia en forma de cesión. Sin embargo, su actuación en el Coliseum deslumbró a todos, dejando a muchos con ganas de más. Su capacidad para sacar el balón jugado en cualquier faceta del juego fue muy destacada durante todo el partido.  

Antes del duelo, durante una entrevista ofrecida a GQ, Brahim ya desveló que quería estar muchos años en el Real Madrid y triunfar como blanco. Tras el encuentro, Zidane no tuvo reparos en deshacerse en elogios hacie el centrocampista: "Le gusta jugar y me gustan los jugadores que juegan, que no tienen miedo". Unas declaraciones que demuestran el gusto del francés por el malagueño.

Reguilón, ese jugador "de club" 

En el caso del lateral zurdo, su temporada ha ido en caída libre ante la falta de oportunidades que ha tenido desde que Zinedine Zidane aterrizara en el banquillo blanco. Con Solari su participación se disparó por las nubes, llegando incluso a hacerse un puesto en el once del Real Madrid sentando a jugadores de la talla de Marcelo

Aunque para Zidane el lateral brasileño es único en su especie y continúa con la intención de recuperar su mejor versión, Reguilón es un serio valor de futuro del club. Jugador nacional, canterano, "de club" y que representa muchos los valores del madridismo. Una carta de presentación con potencial, a la que si se añade su excelso rendimiento ofrecido a mitad de temporada, deja un proyecto de futuro dificil de rechazar. 

Sergio Reguilón con el Real Madrid.

Sergio Reguilón con el Real Madrid. REUTERS

Contra Eibar y Getafe ha jugado sus dos primeros partidos de la era Zidane, cuajando buenas actuaciones en la parcela defensiva. Algo que le ha podido hacer recuperar el crédito que se ganó anteriormente con Solari, con el que no fue titular únicamente cuando tuvo alguna lesión o molestia física. 

Titular en el lateral durante el tramo decisivo

De los 22 partidos que ha disputado esta temporada, en los que ha brindado tres asistencias, Reguilón ha sido indiscutible en el tramo decisivo para el Real Madrid. Incluyendo partidos de máximo nivel contra rivales como Atleti, Barça o Ajax. Ahora el lateral parece decidido a hacer valer sus méritos en el cómputo global de la temporada para convencer a Zidane. 

"Para mí, es un privilegio y un orgullo cada minuto que me dé el 'míster' jugarlo. Siempre me voy a dejar la piel. Soy un jugador de club", señala el jugador. Unas declaraciones que demuestran su deseo de continuar creciendo en el fútbol de élite, pero siempre dentro del Real Madrid. 

Ambos futbolistas parecen destinados a gozar de protagonismo en el fútbol de élite. Con ellos el Real Madrid tiene en su poder a dos ambiciosos proyectos de jugadores que parecen no tener techo de cara a los próximos años. Dos futbolistas que pueden hacer soñar a la parroquia blanca como ya hicieran otras grandes promesas, que posteriormente se asentaron, como Sergio Ramos, Marcelo o Casemiro

[Más información: Brahim: "He venido al Real Madrid a triunfar y a estar muchos años aquí"]