Otros

Lo que Android Wear 2.0 se llevó: esto echo en falta tras actualizar

Desde que tengo Android Wear 2.0 en mi reloj echo en falta algunas funciones que me llevaban acompañando mucho tiempo. Explico cuales.

30 abril, 2017 16:05

Soy usuario desde 2014 de Android Wear, el sistema operativo de Android para relojes inteligentes y he esperado mucho con ganas Android Wear 2.0. En cambio, ahora que mi reloj se ha actualizado veo no solo las cosas nuevas sino todo lo que se ha quedado por el camino. Cuento mi experiencia con las funciones que echo de menos.

Android Wear 2.0 fue anunciado en el Google I/O de mayo del año pasado y ha estado en desarrollo, incluyendo retrasos, hasta febrero de este año. A ello hay que añadir el tiempo que está tardando en llegar a los relojes compatibles.

Desde hace unas semanas lo disfruto por fin en mi reloj, un LG G Watch R que sobrevive desde noviembre de 2014. Desde entonces ha estado día a día en mi muñeca y he vivido la mayoría de versiones desde Android Wear 4.4w2 (KitKat). Aunque con cada versión hay cosas que cambian, Android Wear 2.0 es la que más cosas ha cambiado, tanto para mejor como para peor.

De usarlo casi por completo haciendo gestos a no usarlos casi

La introducción de los gestos de muñeca, sin contar el de girar para encender la pantalla, es una función que llegó con Android Wear 5.1 Lollipop en abril de 2015. Los gestos eran los siguientes:

  • Girar rápidamente hacia fuera: Subir en una lista, como por ejemplo, de notificaciones.
  • Girar rápidamente hacia dentro: Bajar en una lista.
  • Subir rápidamente el reloj: Volver atrás.
  • Bajar rápidamente el reloj: Ir hacia delante. Mismo efecto que pulsar.

De esta manera podías por gestos buscar entre las notificaciones si había alguna de, por ejemplo, Whatsapp. Entonces, entrar a ella bajando el reloj y navegar por la lista de mensajes sin leer. Para responder solo tenías que bajar el reloj de nuevo para «pulsar» y entonces se iniciaba la respuesta por voz. Decías lo que querías responder y se enviaba. Todo esto mientras estabas fregando los platos donde tienes las manos manchadas.

Otro caso real que me ha pasado desde la actualización es acercarme a una parada de bus con una maleta en la otra mano y no poder abrir la aplicación de Moovit que dice los tiempos de llegada. Para ello ahora en vez de con gestos hay que pulsar el botón (que en mi reloj no va muy suave), buscar la aplicación (para esto si van los gestos) y pulsar en la pantalla para abrir. En cambio para abrir aplicaciones hay otra opción: Ok Google, abre la aplicación Moovit. Recuerda repetirlo varias veces hasta que te coja el nombre bien por tener un nombre raro.

Ya no se puede navegar por el reloj con gestos. Pero puedes usarlos para ver las notificaciones.

Con Android Wear 2.0 solo se conservan los gestos de subir y bajar en una lista y en contadas ocasiones. Ya no funciona por ejemplo al abrir una notificación con mucho texto como un correo o conversación. La única utilidad real ahora mismo es ver que notificaciones tienes.

Reconocimiento de contactos y envío automático

De nuevo un golpe para el uso a una mano. Ok, no puedes responder notificaciones por gestos, pues vamos a intentarlo por la voz. Con algunos contactos el asistente de voz (que en español aún no es Google Assitant) se confunde, cosa que antes no ocurría. Ocurre sobre todo al nombrar a alguien en apellidos que coge a otro contacto llamado igual o aunque se autocompleta, no coge el contacto. Me ha ocurrido bastantes veces con bastantes contactos cuyos nombres están repetidos aunque apellidos no.

Con la actualización, el asistente por voz no reconoce un contacto si tienes otro con el mismo nombre.

Por ejemplo, si dices: Envía un mensaje de Telegram a Juan Fulanito, se envía a Juan con el contenido «Fulanito». Si dices: Envía un mensaje de Telegram a Juan Fulanito diciendo mañana quedamos, te dice que no reconoce el contacto. Puedes repetir entonces el nombre completo que sigue sin reconocerlo.

Digamos en cambio que no tienes este problema y has conseguido hacer que te reconozca el envío del mensaje. Al terminar el proceso en anteriores versiones te mostraba el mensaje poco a poco para que lo revisaras y luego te dejaba un tiempo para cancelar antes de enviar el mensaje. Ahora directamente tendrás que pulsar tú para enviar el mensaje.

Nuevas funciones para un botón que hacen desaparecer otras

El botón es algo que he utilizado desde los inicios para todo lo que podía hacer. Leía las notificaciones y pulsaba el botón para apagar la pantalla de nuevo. Cuando me iba a dormir pulsaba dos veces el botón para que la pantalla se apagara del todo y no se encendiera hasta pulsar el botón de nuevo. Cuando iba por la calle y el sol no me dejaba leer la pantalla, porque mi reloj no tiene sensor de luz, pulsaba tres veces para activar el modo de brillo máximo durante unos segundos.

Con Android Wear 2.0 si pulsas el botón, aunque sean varias veces, se abre la lista de aplicaciones. Si mantienes pulsado, se inicia el asistente por voz. ¿Y las otras funciones? Para apagar la pantalla o ponerla en modo ambiente tienes que poner la palma encima del reloj (un gesto que lleva su tiempo).

Se acabó el apagar el reloj antes de dormir rápidamente sin prestarle atención o el modo de aumento de brillo para ver en exteriores.

Si quieres apagar la pantalla y que no se encienda tendrás que bajar el panel de ajustes rápidos, ir a la sección de brillo y pulsar sobre el botón para ello. Y lo que me parece peor logrado, el modo de aumento de brillo por unos segundos ya no existe y tendrás que ir a la sección de brillo y allí subir el brillo. Cosa difícil si el sol no te deja ver la pantalla y además si se te olvida lo tendrás al brillo máximo gastando batería.

La desaparición de las acciones rápidas

Android Wear ha tenido desde el inicio un menú con acciones rápidas como medir el pulso, tomar notas o iniciar una sesión de ejercicios. Desde el móvil podías seleccionar que aplicación querías que respondiera a cada una de esas funciones. Más tarde aparecieron las aplicaciones y se separaron en un menú aparte además de añadir un menú para contactos.

Las acciones desde el menú ya no están. Ahora hay que navegar por las aplicaciones.

Ahora, solo hay un menú con aplicaciones, los contactos están en su propia aplicación y las acciones rápidas han desaparecido. ¿Por qué echo en falta esto? «Ok, Google, mide mi pulso» sigue funcionando, pero ahora para iniciar el registro para andar, apuntar algo en una nota y otras funciones necesitas buscar la aplicación respectiva y dentro de ella la sección que necesites. Deja de ser algo rápido y cómodo.

Cambios a los que toca acostumbrarse

También hay cambios que aunque molestan al inicio te das cuenta que con la costumbre no se van a notar tanto. Aún sigo arrastrando hacia la izquierda la pantalla de inicio para entrar a las aplicaciones, cosa que ahora se hace pulsando el botón físico. También arrastro hacia la derecha las notificaciones para acceder a las opciones, terminando eliminándolas y ahora no deja deshacer dicha opción.

Al principio fastidia, pero luego ves que es más útil poder modificar los diseños con una pulsación prolongada y ver otros usados recientemente deslizando hacia la izquierda. Al igual que te das cuenta que ya no es necesario arrastrar las notificaciones así que con el tiempo dejas de eliminarlas sin querer.

Las formas de entrar a las aplicaciones, cambiar entre diseños o ver las notificaciones nuevas han cambiado también.

Otro de esos cambios es como se ven ahora las nuevas notificaciones. En modo ambiente aparecerá la notificación entera durante unos segundos y luego se mostrará el reloj de nuevo, si giras el reloj en ese rato podrás seguir viendo la notificación. Si lo dejas para luego, cuando enciendas la pantalla del reloj, al girar por ejemplo, aparecerá una imagen de la notificación en la parte inferior. Antes aparecía la tarjeta cortada siempre en la parte inferior donde veías algo de información sobre la notificación.

Las actualizaciones suelen cambiar de vez en cuando cosas a las que estamos acostumbrados, pero esta ha sido una de las actualizaciones de Android Wear que más funciones ha quitado o movido. El sistema ha cambiado por completo consiguiendo ser más intuitivo y organizado.