Noticias y novedades

ZTE sigue mejorando su tecnología de cámara bajo la pantalla y ahora tiene su propio FaceID

ZTE ha presentado su segunda generación de cámara bajo la pantalla, mejorando la inmersión y añadiendo un escáner 3D para desbloqueo facial.

24 febrero, 2021 08:10

La mayoría de móviles disponibles en España cuentan cada vez más con mayores pantallas. Esto no significa necesariamente que sean móviles mucho más grandes, ya que en cada nueva generación vemos como el frontal está mejor aprovechando.

Primero vino la reducción de bordes con relaciones de aspecto más alargadas, más tarde el notch, experimentos con cámaras motorizadas y finalmente los agujeros en pantalla para la cámara. El próximo paso en esta tendencia es esconder la propia cámara dentro de la propia pantalla, y ZTE parece llevar la delantera en este aspecto.

ZTE presenta su cámara bajo la pantalla de segunda generación

La compañía china ya nos sorprendió hace escasos meses con el ZTE Axon 20 5G, el primer móvil comercial que presumía de esconder la cámara bajo la pantalla. Su funcionamiento es muy peculiar, y es que como pudimos conocer, este móvil realmente no esconde la cámara bajo la pantalla principal, sino tras una segunda pantalla de tamaño reducido y de peor calidad.

Esa pantalla secundaria al final se termina notando en el día a día y rompiendo la inmersión que debería aportar este tipo de tecnología (porque al final, si es tan notorio como el agujero en pantalla no soluciona nada). La segunda generación de pantalla que esconde la cámara ha mejorado de los 200 píxeles por pulgada a 400 píxeles por pulgada, igualando al fin en definición al panel principal que gobierna la mayor parte del frontal, panel que han aprovechado para mejorar su fluidez a 120 Hz.

No es la única mejora de tecnología de ZTE, y es que además de mejorar una de las debilidades más evidentes de esta tecnología, han aprovechado para incorporar un escáner de reconocimiento facial en 3D, similar a soluciones como FaceID de los iPhone, un método de desbloqueo mucho más seguro que el desbloqueo facial convencional con una cámara.

La tecnología en si es muy prometedora, pero aún le queda mucho por demostrar. En las primeras pruebas con este móvil hemos podido ver que la calidad fotográfica se ve mermada y, aunque es de esperar que mejore en esta segunda generación, hasta que no esté en un móvil comercial no podremos determinarlo con todas las garantías.