Noticias y novedades

El roaming todavía no se ha ido y ya nos están poniendo límites

La Unión Europea ha puesto límites al fin del roaming: 90 días al año o a 30 días consecutivos de uso para evitar abusos por parte de los usuarios.

6 septiembre, 2016 09:19

Actualización 9/9/2016: Según informan desde ElEconomista.es , la Comisión Europea ha decidido retirar la propuesta del límite de roaming de 90 días. De momento no se conocen más detalles al respecto, y los responsables de la eliminación del roaming en Europa solamente han señalado que «están trabajando en una nueva versión«.

El fin del roaming está cerca en la UE, pero parece que no será tan definitivo como muchos hubieran deseado. Según se acaba de conocer, las operadoras podrán ignorar las nuevas reglas de la itinerancia si los abonados pasan fuera de su país más de 90 días al año (o más de 30 días consecutivos). Esto es lo que se la Comisión Europea considera un «uso razonable», y se trata de unos límites pensados para evitar un hipotético abuso de las ventajas de la eliminación del roaming.

De esta forma, un abonado que se encuentre en el extranjero deberá volver a iniciar sesión desde su país al menos una vez cada 30 días; de no hacerlo, la operadora podrá aplicarle los recargos habituales que conlleva utilizar los datos o las llamadas fuera del país incluso más allá del 15 de junio de 2017, fecha en la que la Unión Europea ha determinado que se deberá poner fin al roaming.

Evitar el roaming permanente

También se limitarán las tarifas ilimitadas de llamadas o datos en roaming. De esta forma, cada operador ofrecerá un baremo que consistirá en la media de uso que los clientes de esa tarifa en concreto. Una vez superado ese límite, las llamadas podrán sufrir recargos habituales en el roaming. Por ejemplo, si la media de uso en tu tarifa ilimitada es de 50 minutos de llamadas, tu operadora puede cobrarte a partir del minuto 51 aunque no hayas superado los 90 días de roaming gratis.

Estos límites se han establecido para evitar el «roaming permanente», es decir, que un usuario contrate una tarifa de otro territorio europeo porque esta sea más barata. Por ejemplo, un residente en España no podrá tener una tarifa eslovena para ahorrarse unos euros. La Unión Europea ya anunció que se incluirían medidas para evitar la picaresca cuando anunció el final del roaming hace un año.

Trabajadores transfronterizos, exentos a los limites del fin del roaming

Los usuarios transfronterizos quedan exentos de esta norma. Un trabajador que viva en España pero trabaje en Francia o Portugal y cruce la frontera cada día no tendrá límite de 90 días y podrá usar su tarifa con total normalidad.

Casi una década de negociaciones han pasado desde que la Unión Europea pusiese sus ojos en el roaming, y se han tenido que hacer concesiones a las operadoras. Con todo, la gran mayoría de usuarios saldrán beneficiados y no parece que estos límites vayan a suponer un gran problema a la mayoría de la gente.

Además, desde el 30 de abril estamos en el «periodo transitorio», en el que las tarifas por roaming son un 75% más bajos de lo habitual, mientras que algunas compañías como Vodafone u Orange ya las han eliminado de algunas de sus tarifas.

Vía El País