Noticias y novedades

Así es el coche de Google; sin volantes, ni pedales, ni conductor

28 mayo, 2014 08:30

Google está convencido de que sus algoritmos pueden controlar absolutamente todo. También algo tan caótico como puede ser un coche en la carretera. Ahora nos presentan Google Car, su propio coche autónomo construido desde cero. Se trata de un prototipo y como vemos en las imágenes tiene un tamaño realmente pequeño, eso es así porque está fabricado para dos personas.

Google fabrica su propio coche totalmente autónomo

El coche nos permitirá no tener que estar pendientes de la carretera, tampoco necesitaremos tener las llaves ya que no habrá nada que tengamos que activar nosotros manualmente. Y es que el coche de Google no tendrá ni volante, ni pedal del acelerador ni pedal de freno, simplemente no los necesitan. 

Os dejamos un vídeo en el que se ve su funcionamiento. Imprescindible.

El software y los sensores que han creado serán lo único que necesita el coche de Google para funcionar. Un botón será todo lo que habrá, aunque se pretende que se podrá controlar desde nuestro móvil Android. El vehículo aún está en fase de desarrollo y se están buscando las fórmulas de seguridad vial.

La seguridad precisamente ha sido el punto clave de este proyecto. Eliminar puntos ciegos, detectar objetos a una distancia de decenas de metros y funcionar en calles transitadas con muchas intersecciones y esquinas.

El coche funciona a una velocidad de 40 kilómetros por hora y su interior es realmente minimalista. Dos asientos, dos cintures, un espacio para las maletas, una pantalla para mostrar la ruta y demás en la que esperamos ver nuestro sistema operativo dentro y dos botones de encendido y apagado.

La detección del medio es clave, el sistema operativo es el conductor

Os dejamos otro vídeo, que ya enseñaron hace unos meses, en el que se muestra como funcionan los sensores y como Google ha llegado a este nivel de automatismos.

 

Existen unos 100 coches actualmente, aunque esperan construir y mejorar el proyecto más tarde gracias a la ayuda de Toyota y Lexus, quizás con la inclusión de algún que otro control para que el cambio no se le haga tan brusco al usuario. No sabemos hasta qué punto este proyecto encaja con  los planes de la Open Automobile Alliance pero sin duda Google va a por todas.

Sin duda tiene una pinta extraordinaria.

Via Google Blog