El Androide Libre

¿Me pueden prohibir una batería externa en el avión?

No puedes facturar una batería suelta: la IATA aumentó las restricciones en el transporte aéreo. Pero ¿qué pasa con una batería externa o powerbank?

26 octubre, 2016 20:06

Hace poco hablaba sobre las pegatinas de peligro que traen ciertos paquetes que se reciben vía mensajería aérea. Si has pedido una batería o un móvil la habrás visto: un aviso rectangular de que en el interior hay una batería de iones de litio. No, esto no es debido al Samsung Galaxy Note 7.

Que las baterías guardan cierto peligro no es de ahora, que antes del famoso Note también sufrían percances. Hay que dejar claro que se venden millones de baterías y que sólo un porcentaje mínimo sufre alguna incidencia, pero el peligro está ahí. Dado que los aviones y las sustancias inflamables no se llevan bien, la IATA actualizó la normativa para los aviones de transporte. Incluidos los de transporte de pasajeros.

La aviación declara la guerra a las baterías de litio

Una batería de litio no es una bomba, pero también entraña cierto peligro, como decía antes. El electrolito inflamable que alberga el interior hace que estos componentes no sólo sirvan para recargar dispositivos, también son susceptibles de preparar una barbacoa. Como es obvio, no es algo que deseen las aerolíneas.

La IATA, Asociación Internacional de Transporte Aéreo, ha publicado una completa guía sobre la relación de las baterías de litio con los aviones. En el documento marca todas las pautas tanto para las aerolíneas de paquetería como para aquellas que también transportan pasajeros, con claras limitaciones sobre las baterías y los equipos electrónicos que las incluyen.

Una batería de iones de litio pertenece a tres grupos principales principales:

  • PI968. Baterías de Ion Litio sueltas. En su embalaje y sin que se encuentren dentro de un dispositivo.
  • PI969. Baterías que se envían junto al equipo. Por ejemplo, un móvil que se vende con batería intercambiable.
  • PI970. Baterías que no pueden separarse del equipo (dispositivos unibody).

Según esta clasificación básica, las baterías externas o powerbanks pertenecen al grupo PI970. ¿Se pueden o no embarcar en un avión comercial? Veamos.

No puedes facturar baterías sueltas, pero la IATA no dice nada de powerbanks

Una norma muy estricta: no puedes facturar una batería tal cual (de reemplazo, por ejemplo) en un avión de pasajeros. Si tienes un móvil al que aún se le cambie la batería, y te vas de viaje con una de repuesto, olvídate de meterla en el equipaje a facturar: llévala en el equipaje de mano y enséñala en el control junto con todos los dispositivos electrónicos.

En cuanto a la powerbank, como es un dispositivo donde la batería va integrada, no existe restricción directa sobre ella. La IATA lo deja más o menos claro:

A partir del 1 de abril de 2016 todas las celdas y baterías de iones de litio sueltas tienen prohibida la entrada como parte del equipaje en bodega de los aviones de pasajeros.

«Baterías sueltas». O como explica la IATA, «battery shipped by themselves«. Esto hace referencia a todas aquellas baterías que un pasajero puede transportar para ejercer de reemplazo por la incluida en el móvil; también se prohibiría el transporte personal de baterías para una posterior venta.

La norma está clara: el componente en controversia debe encontrarse dentro del dispositivo al que da carga, tanto da que no pueda reemplazarse la batería (unibody) como que sí. O debe llevarse como equipaje de mano y enseñarse en el control.

Una powerbank o batería externa es un dispositivo completo que posee una batería «empaquetada con el equipo» (packed with equipment según la IATA). Las restricciones se aplican dependiendo de los gramos de litio y el número de celdas de la batería. Esta sencilla explicación de Iberia deja muy clara su aplicación.

Se prevén aún más restricciones

Los últimos sucesos relacionados con las baterías no sólo ponen en evidencia que hasta las grandes marcas fallan en la seguridad de sus productos, también consiguieron alertar a la opinión pública, aquélla que menos se mantiene actualizada en materia de tecnología. Y a las autoridades. Todos estos sucesos traerán más restricciones con las baterías de iones de litio.

De momento no debes preocuparte demasiado: no te prohibirán subir al avión con una batería de reemplazo. Tampoco con varias, pero eso sí: siempre en el equipaje de mano, prohibido facturarlas. Y la powerbank o batería externa carece de limitación; aunque tampoco las embarques en cantidades industriales…