El Androide Libre

¿Cómo sería nuestra vida sin smartphones?

¿Cómo sería nuestra vida actual sin smartphones en nuestras manos? Un fotógrafo ha intentado retratarlo en una particular galería.

15 octubre, 2015 20:52

¿Cómo sería nuestra vida actual sin smartphones en nuestras manos? Un fotógrafo ha intentado retratarlo en una particular galería.

Ver a la gente mirando al smartphone que tiene en la mano ya es un gesto habitual en nuestras vidas: caminando por la calle, en el metro, en el autobús, mientras se espera en una cola… probablemente estés leyendo estas líneas desde tu smartphone, y es normal.

Sin embargo, ¿qué ocurriría si ese smartphone que tenemos entre las manos desapareciera sin más? ¿Si, en vez de estar consultando nuestras redes sociales o leyendo esta noticia, parecieras estar loco o ignorando al amigo que tienes al lado? Esto es lo que ha intentado retratar Eric Pickersgill en Removed, cómo sería nuestro mundo de smartphones sin smartphones.

«Una familia sentada junto a mi en un café de Nueva York está desconectada, el uno del otro» comienza a relatar Eric Pickersgill, explicando el por qué de Removed. «Casi no se hablan. El padre y sus dos hijas usan sus teléfonos. La madre no tiene uno o lo ha guardado. Mira a la ventana, triste y solitaria en la compañía de su familia más cercana. Me entristece que el uso de la tecnología para interactuar se cambie por no interactuar.»

«Esto no ha pasado nunca antes y dudo que hayamos pasado la superficie del impacto social de esta experiencia. La madre ha sacado el teléfono antes», dejando la imagen grabada a fuego en la mente de Eric. Y, como resultado, tenemos esta galería en la que los smartphones se han quitado de las manos de los usuarios.

Con esta galería volvemos a abrir un debate que lleva con nosotros mucho tiempo: ¿los smartphones están haciendo que interactuemos menos en la vida real con las personas que nos rodean, o son una herramienta que nos permite socializar más? Podéis ver la galería completa siguiendo este enlace.

Descubre más imágenes en la web de Eric Pickersgill