El Androide Libre

Los móviles de alta gama 2015: Juego de Tronos

Tras la presentación del Z4 en Japón, analizamos los Móviles gama alta 2015 que han llegado al mercado y lo que han supuesto para Samsung o HTC.

20 abril, 2015 22:59

La ecuación de los buque insignia de los grandes fabricantes para este 2015 se va despejando. El último en hacerlo ha sido Sony que, en un anuncio sorpresivo e inesperado en Japón, ha puesto en juego su Xperia Z4, un móvil muy continuista, con el que apenas introduce cambios en la fórmula por la que ha apostado en los últimos tiempos. De esta manera, la factoría nipona trata de recolocarse en un mapa en el que la competencia es cada vez más voraz y el espacio a repartir menor por la mayor madurez de los fabricantes chinos y la propuesta rompedora de Samsung. Un auténtico Juego de Tronos que amenaza a todo el que piense que está en una posición cómoda y al que todavía le quedan capítulos que desvelar. El próximo, LG, que hará lo propio con el G4 el próximo martes 28 de abril.

Xperia Z4: Sony exprime la fórmula

La ausencia de su buque insignia en el Mobile World Congress parecía indicar que Sony iba a bajar las revoluciones de su cadena de montaje y dejar respirar al Xperia Z3 para preparar con más calma su próxima entrega. El Z4 es el tercer buque insignia en apenas 13 meses y el principal reto de la factoría nipona parece convencer a los usuarios de que existe un salto real entre terminales y que los cambios son suficientes.

El nuevo terminal apuesta por exprimir la fórmula del diseño que les ha dado buenos resultados en sus predecesores. Los principales cambios se resumen en la reducción del peso (pasa de 154 gramos a 144 gramos) y un menor grosor (se reduce desde los 7,4 milímetros hasta los 6,9 mílimetros). Lo que si que se mantiene es la resistencia al agua y al polvo, certificación IP68, una característica que Sony ha hecho ‘santo y seña’ de su gama alta y de otros productos.

En lo que se refiere a la pantalla monta el mismo panel tanto tamaño como en características. Se trata de un ‘display’ de 5,2 pulgadas IPS Full HD, lo que resulta llamativo teniendo en cuenta que Samsung y LG han apostado por dar el salto a mayor resoluciones. En donde se mantiene fuerte es en el apartado de la cámara, que sigue ofreciendo la posibilidad de grabar en 4K. Tras los avances en la sensibilidad ISO con el Z3 (un máximo de 12.800), ahora el trabajo parece haberse centrado en la velocidad de enfoque. El sensor de la cámara principal cuenta con 20,7 megapíxeles y una lente G Lens 1/2.3. La delantera, con cinco megapíxeles, incorpora ahora un estabilizador de imagen.

Hay que ver si los problemas de sobrecalentamiento del Snapdragon 810 no acaban causando un problema extra a los responsables de Sony. Por otra parte, habrá que esperar para comprobar si la reducción de la batería (pasa de 3100mAh 2930 mAh) no se traduce en una menor autonomía, un apartado donde la familia Xperia ha destacado notablemente.

Sin embargo, a lo largo de este lunes se ha venido especulando que el Z4 podría ser un modelo exclusivo para el mercado japonés y que a finales de mayo, Sony presentaría un nuevo ‘flagship’ para el resto del mundo. En caso de no cumplirse esta previsión, recogida por el blog ruso Hi-Tech, una de las preguntas que surge es si tendrán alguna sorpresa reservada para la próxima IFA de Berlín, un cónclave tecnológico donde llevan apostando muy fuerte en sus dos últimas ediciones. La otra es si esta fórmula se da por concluida o no o arrecian los rumores sobre el futuro de la división móvil de Sony.

Galaxy S6 y S6 Edge: el salto que Samsung necesitaba

Tras el gris rendimiento del Galaxy S5 en el mercado, Samsung necesitaba un fuerte golpe de pedal que le reafirmarse al frente del pelotón mundial de constructores móviles. El Galaxy S6 y el S6 Edge han llegado en un momento clave para los coreanos, ya que en el último trimestre de 2014 vieron como Apple les arrebata el trono como mayor vendedor de teléfonos, algo que los coreanos ostentaban sin interrupción desde 2011. Sin embargo, ha conseguido sorprender con el giro radical de esta nueva entrega, que aspira a convertirse en lo más vendido de la historia de la marca.

Lo más importante de este teléfono es que por fin ha puesto punto y final al matrimonio de la gama alta de Samsung con el plástico como material para su carcasa exterior. La elección del cristal templado, combinado con el aluminio, da un acabado francamente elegante tanto a su versión ‘flat’ como a la versión Edge. La incorporación de bordes redondeados a ambos lados de la pantalla en este último modelo ha recibido un buen número de elogios, ya que supone algo diferente y rompedor en lo que se refiere al diseño de ‘smartphones’. El reto parece ser que el usuario de a pie sea capaz de percibir lo que le puede aportar tener esas curvas en su móvil, más allá de lo meramente estético. Otro de los desafíos que pueden plantearse es que la atención levantada por el Edge acabe atrayendo a un público mayoritario y dejando en un segundo plano, en lo que a ventas se refiere, a la versión con plana.

Samsung también ha hecho un gran esfuerzo en lo que se refiere a la cámara. Es un aspecto indispensable y donde los fallos se acaban pagando caro. En este caso, se ha apostado por un sensor 16 megapíxeles  con una lente de f/1.9 de apertura que ha conseguido un gran resultado y que el público y la prensa especializada la tome con una de las más avanzadas del momento.

Otro de los aciertos de Samsung ha sido apostar por un procesador propio. Aunque en Seúl insisten que la colaboración con Qualcomm sigue siendo importante dado su amplio catálogo, es muy significativo que en su alta gama hayan desechado el Snapdragon 810. Sin embargo, visto los problemas que han padecido en HTC, parece una decisión adecuada.  La decisión más polémica es la eliminación de la posibilidad de ampliar la memoria interna por tarjeta microSD. A pesar de que incluye dos años gratis de almacenamiento en OneDrive, los usuarios no lo han recibido con gran entusiasmo. El de la resistencia al agua, aunque llamativo, no resulta tan impactante puesto que Samsung no había hecho de esta cualidad algo destacado.

Huawei P8: La calidad/precio como argumento

Aunque en los últimos tiempos Xiaomi parece haberse llevado gran parte de la atención del mercado, parece ser Huawei el fabricante chino que más lejos ha llevado su pulso a los grandes fabricantes fuera de aquel país. La última entrega del que es el cuarto fabricante mundial de telefonía móvil es el P8, un teléfono de alta gama de aspecto elegante gracias a un cuerpo de metal unibody de tan solo 6 milímetros de grosor.

Su pantalla de 5,2 pulgadas, es muy similar a la del recién presentado Z4, con resolución Full HD. Donde parecen haber hecho un gran esfuerzo desde la factoría asiática ha sido en la cámara. Su sensor de 13 megapíxeles, que viene equipada con estabilizador de imagen, cuenta con un procesador propio que le permitiría mejorar en aspectos como la exposición.

En el caso del P8, Huawei también ha optado por un procesador de fabricación propio. Se trata de un chip Kirin 930/935 de ocho núcleos y arquitectura de 64 bits, algo jalonado con 3 giga de memoria RAM. Esta combinación podría mejorar hasta un 20% el rendimiento de la batería de 2.600 mAh que, en caso de un uso intenso, aseguran que podría durar toda la jornada. En una estrategia ‘dual’, el P8 también llegará en una versión ‘Max’, de  6,8 pulgadas y 4.360 mAh de batería.

A rebufo solo de Apple, Samsung y Lenovo, Huawei quiere seguir con el ‘sorpasso’ comercial que ha iniciado en mercados como España, donde cada vez resulta una marca más conocida y donde prevé vender un millón y medio de terminales este año.

G4: Una evolución lógica, no presentada, pero telegrafiada

Aunque la presentación oficial se llevará a cabo la próxima semana, lo cierto es que LG ya ha dejado ver muchas de sus características. Tras la buena acogida del G3, LG se veía en el reto de dar continuidad a este modelo ofreciendo algo nuevo que llamase la atención del usuario. Aunque parece que el mayor trabajo se ha centrado principalmente en la cámara, los encargados del diseño del LG G4 han apostado por un material que si sorprende. En un intento de lograr un golpe de efecto y desviar la atención del debate sobre los acabados ‘premium’, han apostado por crear una versión con piel natural en la espalda el teléfono, que de momento ha llamado la atención.

Queda por confirmar si finalmente la pantalla del G4 será curva. Esto supondría un último empujón a este formato, después de abrir fuego con la primera versión del Flex en 2012 y añadirlo a la gama media con el G Spirit y el G Magna en el pasado Mobile World Congress. 

El del G4 parece es un salto discreto y evidente, sin grandes avances pero sin estridencias. A la espera de lo que desvelen el día 28, se conoce casi todo de este terminal. La cámara parece ser uno de los grandes argumentos de este nuevo terminal con sensor de 16 megapíxeles, con estabilizador óptico y que hereda del G3 el autofocus láser. Sin embargo, ha sido mejorada con un sensor de espectro de color encargado de analizar los colores antes de tomar la imagen para obtener un mejor resultado. La apertura de f/1.8 podría convertirle en uno de los mejores ‘smartphones’ para tomar fotografías en condiciones de escasa luminosidad.

La pantalla se confirma como otro de los grandes ejes en los que LG ha puesto mucho énfasis al apostar por la tecnología Quantum que ya se ha visto en algunas líneas de sus televisores, mejorando aspectos como el contraste o el brillo. Sobre el procesador todo parece indicar que aparcarán la opción del cuestionado Snapdragon 810 y optarán finalmente por el 808, lo que les evitaría enfrentarse a los mencionados problemas de sobrecalentamiento.

HTC One M9:  Pólvora mojada

Era uno de los terminales más esperados del pasado Mobile World Congress. Sin embargo, tras meses oyendo hablar de Hima, el nombre en clave del HTC One M9. A pesar de las muchas esperanzas depositadas por los taiwaneses en este modelo, la verdad que corre el riesgo de quedar condenado al ostracismo comercial, tras estar en el eje de fuertes debates como el archiconocido problema de calentamiento del procesador.

Han apostado por continuar con la línea del diseño del One M7 y el One M8, dado el buen resultado que había dado hasta el momento. Sin embargo y a pesar de los acabados de calidad en aluminio pulido, el usuario parece estar acostumbrado a un aspecto que en esta ocasión no ha llamado la atención. Los cambios de tamaño o el mejor aprovechamiento de la pantalla han pasado, simplemente, desapercibidos.

Un cambio fundamental ha sido el de olvidarse de la tecnología ‘ultrapíxel’ en la cámara trasera, ahora equipada con un sensor de 20,7 megapíxeles. Un cambio que se ha visto, en parte ensombrecido, por el bajo rendimiento mostrado a la hora de tomar imágenes en condiciones de poca luz. 

Ahora HTC pretende transmitir una mayor solidez con una versión mejorada que anunció recientemente: el One M9 Plus. La pantalla (que crece desde las 5 hasta las 5,2 pulgadas), la cámara dual o la sustitución del Snapdragon 810 por un HelioX10 de Mediatek.

Este es nuestro repaso a los móviles gama alta 2015. ¿Cuál es la estrategia que mejor resultados les dará? ¿Es una lucha en igualdad de condiciones?