Paolo Vasile, José María Marín Quemada (presidente de la CNMC), y José Creuheras.

Paolo Vasile, José María Marín Quemada (presidente de la CNMC), y José Creuheras.

Medios PUBLICIDAD EN TELEVISIÓN

Competencia estudia una multa de hasta 100 millones contra el duopolio televisivo

El regulador rechazó todos los compromisos propuestos por Mediaset y Atresmedia para llegar a un procedimiento de terminación convencional.

El expediente de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) contra Mediaset y Atresmedia por colusión en el mercado de la publicidad televisiva vive sus últimos episodios. Las informaciones confirmadas por EL ESPAÑOL con fuentes cercanas al proceso indican que el regulador rechazó todos los compromisos propuestos por las dos cadenas para llegar a un procedimiento de terminación convencional con el que los dos grupos buscaban que la investigación se saldase sin multa.

La CNMC llegó a la conclusión de que no se podía aceptar un pliego de compromisos -sin multa- a dos cadenas reincidentes y a las que reiteradamente se les ha sancionado por incumplir los hechos que se investigan: pauta única para obligar a los anunciantes a invertir en terceras cadenas, exigencia de cuotas publicitarias y penalizaciones si no se cumplían determinados baremos a las agencias de medios.

Esta decisión era la última carta de las dos cadenas antes de llegar a la formalización de una multa por adulterar el mercado publicitario e impedir la entrada a terceros a la inversión de los anunciantes. Durante el último lustro estas dos cadenas han aglutinado el 85% de la publicidad en televisión y el 95% de la publicidad de las televisiones en abierto. Una anomalía ante la que la CNMC abrió un expediente en febrero del año pasado.

Las fuentes consultadas por este periódico indican que a falta de la última apelación de la que disponen Mediaset y Atresmedia, un recurso que se podría saldar en un par de semanas, el consejo de la CNMC entra ahora en la fase decisiva para cuantificar la multa. En este punto, diversas fuentes relacionadas con el proceso consultadas por este diario indican que la propuesta del máximo organismo al consejo rondará los 30 a los 50 millones de euros por cadena.

División en el consejo de la CNMC

Las prácticas prohibidas que quiere penalizar la CNMC vulneran los principales artículos y el espíritu de las leyes de Competencia tanto española como europea, por lo que se tramita como faltas “muy graves” con una multa máxima de hasta el 10% de la facturación de los afectados. En el caso de Atresmedia y Mediaset facturaron entre 900 y 950 millones en 2018, por lo que el máximo penalizable podría rondar los 90 a 95 millones.

No obstante, estas mismas fuentes consultadas indican que se optará por una penalización ejemplarizadora, pero “intermedia”, es decir en el rango medio de lo que posibilita la ley de Competencia. Si se aprueba finalmente la propuesta del regulador en el consejo estaríamos hablando de hasta 100 millones de euros de multa entra las dos cadenas, una de las mayores penalizaciones de la historia del regulador español.

El rechazo al procedimiento de terminación convencional al duopolio televisivo pone a fin a semanas de debate al interior del consejo respecto de la resolución del expediente. Los miembros de la CNMC estuvieron divididos entre la posibilidad de llegar a un acuerdo amistoso con los dos canales o la imposición de una multa millonaria e “histórica” que acabase de raíz con el duopolio televisivo.

El pliego de concreción de hechos elaborado por el equipo de la Sala de Competencia del regulador comunicado en noviembre del año pasado era claro y no dejaba lugar a dudas respecto de la vulneración que las dos cadenas han realizado reiteradamente a las reglas de Competencia españolas y comunitarias. En este pliego se confirmaron todas las investigaciones respecto a los acuerdos entre las dos cadenas para excluir al resto de televisiones del mercado publicitario.

Consecuencias del expediente

No obstante, las fortísimas presiones que están viviendo los diez miembros del consejo de la CNMC de parte de Mediaset y Atresmedia hiceron que algunos consejeros más cercanos a la rama de la regulación pensasen que la mejor solución era llegar a una salida amistosa para evitar un calvario judicial que se puede alargar al menos cuatro años en la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo. Precisamente como un guiño a estas posturas se optaría por llegar a una multa en la mitad del rango o inferior.

La comunicación oficial de la multa que debería conocerse en semanas - el 22 de agosto expiran los 18 meses que tiene la CNMC para emitir el fallo- tiene varias derivadas importantes. La primera es que Competencia obligará a Mediaset y Atresmedia a que terminen inmediatamente con las prácticas prohibidas y que incluso tengan que provisionar en sus cuentas sus respectivas multas. Un apunte contable que no hicieron en sus cuentas de 2018 porque "no veían indicios de irregularidades”.

La segunda consecuencia es que Mediaset y Atresmedia se expondrán a una oleada de posibles demandas de las cadenas personadas en el expedientes como afectadas. Se han personado Dkiss, a título personal, la asociación de pequeñas televisiones de TDT -Unidad Editorial, Real Madrid y DKiss-, Intereconomía, la Forta y la asociación española de anunciantes. Estas cadenas podrían pedir indemnizaciones al monopolio por el dinero que han dejado de percibir por publicidad durante el tiempo que han durado estas prácticas prohibidas, una cifra que se estima en hasta cinco mil millones de euros.

La tercera consecuencia será la casi inmediata apelación a la multa de las dos cadenas, como han indicado reiteradamente estos dos grupos. Tanto Mediaset y Atresmedia reconocen públicamente que no incumplen ninguna normativa con sus prácticas, lo que esto supone ir a la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo, con un tiempo de resolución de entre los dos y tres años en cada una de las instancias. En este punto es conocido el largo historial de multas recurridas y ganadas por los afectados en contra de los intereses de la CNMC.