César Alierta en una imagen de archivo.

César Alierta en una imagen de archivo. Gtres.

Medios PRENSA

Amber y Alierta mueven ficha para elevar su participación en Prisa hasta casi el 30%

Después de que Caixabank y HSBC confirmasen que reducen su peso accionarial en la compañía.

Nuevo terremoto en Prisa. HSBC vendió este lunes derechos de suscripción preferente del 4,5% del capital de la compañía. Con esto se suma a Caixabank que reducirá su peso del 3,4% hasta el 1% y, por tanto, se rompe definitivamente el pacto de estos bancos con Telefónica y el Santander para mantener el equilibrio accionarial tras la ampliación de capital.

Los grandes ganadores son César Alierta y Amber Capital, ya que, según ha confirmado EL ESPAÑOL, moverán ficha para aumentar su participación en Prisa desde el actual 18% hasta casi el 30%, en el borde del límite para lanzar una OPA. Con ello, el fondo se consolida como el primer accionista, obtendría un porcentaje que le permitiría alcanzar el control del consejo de administración y allanaría el camino para que el expresidente de Telefónica pudiese cumplir su viejo sueño de dirigir los destinos de Prisa.

Esta agresiva estrategia obliga a Santander y a Telefónica -que han manifestado su interés de mantener su participación, pero no de aumentar- a replantearse su estrategia, ya que después de la salida de Cebrián lograron el control total de los nuevos sillones del consejo, después del acuerdo con el ex presidente ejecutivo y con Moncloa. De momento, Alierta coge ventaja.

HSBC y Caixabank “se bajan” de Prisa

Después de esta venta de derechos de suscripción, HSBC reducirá su participación del 14,44% hasta el 9% tras la ampliación de capital de 450 millones. Estos derechos constituían en torno a un 36,6% de su suscripción preferente de la sociedad, que el banco vendió en menos de dos horas por un precio de 3 euros por acción y un montante total de 14,1 millones de euros.

En  el caso de Caixabank, la entidad catalana quiere que la operación sea neutra para sus intereses, por lo que venderá derechos equivalentes al dinero invertido en la ampliación de capital, según explican fuentes conocedoras de la operación. Si bien, su participación final en Prisa dependerá del precio de las acciones, se estima que podría reducirse desde el 3,37% hasta el 1%.

En la práctica, tanto Caixabank como HSBC envían un mensaje al mercado indicando que ya no tienen interés en seguir invirtiendo más dinero en la compañía, y además sientan las bases de una progresiva retirada del capital. El movimiento de estos dos bancos tiene además un doble impacto. El primero es que rompe su unión con Santander y Telefónica, que hasta el momento habían actuado en bloque, y el segundo es que se abre la puerta a que otros socios de Prisa refuercen sus posiciones.

En octubre, cuando se decidió la ampliación de capital y antes de que se apartara a Juan Luis Cebrián, parecía haber una voluntad unificada de los bancos y Telefónica de mantener su participación accionarial en Prisa, “para respetar el equilibrio de poderes, en el capital y en el consejo”. De hecho, Santander ya ha confirmado formalmente en el folleto de la ampliación de capital enviado a la CNMV que mantendrá su actual 4,8% de participación.

En el mercado queda un 6,87% del capital

Del mismo modo, Telefónica mantendría su 11,52% según fuentes de la compañía confirmaron hace unas semanas a este periódico. Ello pese a que la operadora no ha confirmado su participación en el folleto. Algo que sí han hecho Amber, Rucandio, Santander y el 53% del capital de la compañía.

Una vez roto el pacto de los bancos, y con Telefónica a la espera de confirmar sus derechos de suscripción preferente, Amber Capital comienza a mover ficha para poder completar su ansiado aumento en el capital de Prisa, una operación que prepara el fondo desde hace más de un año.

Amber Capital, de la mano de César Alierta, quiere llegar al 30% de la compañía, según han confirmado a EL ESPAÑOL fuentes cercanas a la compañía. Caixabank dejará en el mercado un 2,37% de su capital, por el 4,5% de HSBC. En total, un 6,8% que en el caso de que lo adquiriese Amber Capital aumentaría su participación desde el 18,06% hasta el 24,93%.

El balón en el tejado de Santander y Telefónica

Amber ya rozaría el 25%, pero ¿podría alcanzar el 30% en el corto plazo?. Probablemente no tendría problemas, si analizamos los compromisos de suscripción de la ampliación de capital de todos los accionistas reflejado en el folleto de admisión enviado a la CNMV. Unos compromisos que llegan solamenteal 53% -65% si sumamos a Telefónica- lo que deja en un 35% el capital disponible.

Junto con los movimientos de dilución de HSBC y Caixabank, Amber y Santander han confirmado que mantendrán su participación, mientras que Rucandio (Los Polanco)  mantendrá su 7,7% y Grupo Herradura Occidente (Roberto Alcántara) se quedarán con su 7,1%, siempre que encuentren financiación para la operación.

Por su parte, International Media Group se ha comprometido a ejercitar derechos de suscripción preferente por un 6,4%, por debajo del 7,2% del que es titular actualmente. Finalmente, Abante se ha comprometido a suscribir el 1,4% del total de acciones nuevas, por debajo del 2,9% del capital social del que le correspondería. Otro 2,3% que queda a disposición de Amber.

Por tanto, estamos ante una ampliación de capital propicia para que Amber se convierta en el dueño de un tercio de la compañía... si el Santander y Telefónica no lo impiden. ¿Cambiarán su estrategia para hacer frente a César Alierta o iran de la mano?