Facebook, en el punto de mira de la UE por difundir noticias falsas

Facebook, en el punto de mira de la UE por difundir noticias falsas Thomas White/Reuters

Medios

Bruselas busca soluciones para frenar la propagación de 'fake news'

Empieza a trabajar el grupo de alto nivel que elaborará una estrategia común de la UE contra esta "amenaza a la democracia".

Bruselas

"Aunque no son ni ilegales ni nuevas, las fake news se propagan hoy a un ritmo inquietante, amenazan la reputación de los medios y suponen un riesgo para nuestros valores democráticos", avisa la comisaria responsable de Economía Digital, la búlgara Mariya GabrielEl grupo de expertos de alto nivel creado por Bruselas para combatir la desinformación en Internet ha empezado a trabajar este lunes con el objetivo de buscar mecanismos para identificar las noticias falsas y proponer soluciones comunes para frenar su difusión.

"Respetamos la libertad de expresión y el derecho de acceso a la información. Nadie tiene intención de obligar a los ciudadanos a creer o no una determinada noticia. Pero si no tomamos ninguna medida contra las fake new a nivel europeo, existe un grave riesgo de que la situación se envenene", ha resaltado Gabriel.

Las fake news ya jugaron un papel destacado en el referéndum del brexit, en la elección de Donald Trump como presidente de EEUU o en las presidenciales francesas y han vuelto a cobrar protagonismo en la crisis catalana, con Rusia como protagonista. A los dirigentes europeos les preocupa que estas interferencias se repitan en los comicios italianos de marzo o en las elecciones a la Eurocámara de mayo de 2019. El presidente francés, Emmanuel Macron, acaba de anunciar que este año aprobará una ley contra las noticias falsas.

Evitar medidas contradictorias en la UE

A la Comisión Europea no le ha gustado la iniciativa de Macron. La considera precipitada y sostiene que se necesita una estrategia común de toda la UE contra las fake news y no una proliferación de medidas aisladas y contradictorias por parte de los Estados miembros. "A nivel europeo necesitamos un enfoque europeo para evitar cualquier riesgo de fragmentación y para eso hemos propuesto este grupo de expertos", alega Gabriel.

La comisaria de Economía Digital, Mariya Gabriel

La comisaria de Economía Digital, Mariya Gabriel George Boulougouris/CE

De las más de 300 candidaturas presentadas para formar parte de de este comité de sabios, el Ejecutivo comunitario ha seleccionado a un total de 40 miembros. Entre ellos se encuentran portavoces de Facebook, Google o Twitter, pero también periodistas, directivos de medios de comunicación o representantes de la sociedad civil y del mundo académico. El grupo cuenta con dos miembros españoles: Clara Jiménez, de Maldita Hemeroteca; y Ricardo Gutiérrez, de la Federación Europea de Periodistas. Su presidenta es Madeleine de Cock, experta en derecho de los medios de comunicación de la Universidad de Utrecht.

Su cometido consiste en elaborar una definición común de lo que son fake news, definir las responsabilidades de las plataformas digitales, los medios y el resto de actores implicados, examinar la dimensión internacional del problema y formular recomendaciones. En paralelo, Bruselas ha lanzado una consulta pública para recabar las opiniones de todos los afectados que estará abierta hasta mediados de febrero.

Más editores en las plataformas digitales

Con todas estas contribuciones, la Comisión tiene previsto diseñar una estrategia europea contra las fake news que se presentará en primavera de 2018. Entre las medidas que sopesa Bruselas para las redes sociales se encuentran obligarles a contratar a editores humanos que comprueben la veracidad de las informaciones, o a invertir en soluciones tecnológicas como la inteligencia artificial que ayuden a detectar fake news. Las plataformas como Facebook deberían clasificar las informaciones según su fiabilidad y difundir por sus canales de noticias sólo las más veraces.

Otras actuaciones posibles pasan por forzar a las plataformas digitales a invertir más en la formación de sus usuarios, a dar más remuneración a los medios que producen contenidos fiables en internet o a financiar la actividad de las ONG contra las fake news. Bruselas también plantea que se corte la financiación publicitaria a los websites que difunden noticias falsas.

En cuanto a las iniciativas dirigidas a los medios de comunicación, el Ejecutivo comunitario plantea como soluciones invertir más en nuevas formas de relato, como el periodismo de datos; aumentar la colaboración entre medios; o colaborar en la formación de los lectores para ayudarles a distinguir entre información fiable y fake news.