Manuel Polanco, actual vicepresidente ejecutivo de Prisa.

Manuel Polanco, actual vicepresidente ejecutivo de Prisa.

Medios GUERRA EN PRISA

Manuel Polanco: solución ‘in extremis’ para presidir Prisa y apartar a Cebrián

El hijo de Jesús de Polanco se postula como nueva figura de consenso ante la negativa de Jaime Carvajal de asumir un proyecto en el que no contaba con todos los apoyos.

Las últimas horas vividas en el seno del consejo de administración de Prisa bien podrían ser parte de una novela de suspense... o de una película de cine negro. Juan Luis Cebrián se aferra a su sillón como presidente ejecutivo del editor de El País lo que ha abortado el desembarco de Jaime Carvajal y ha impulsado la propuesta 'in extremis' de una parte importante del capital de proponer a Manuel Polanco como nuevo presidente de la compañía.

Una operación impulsada para contrarrestar los movimientos de última hora de Juan Luis Cebrián para desestabilizar la llegada de Carvajal, un candidato que el viernes pasado fue ratificado por la comisión de nombramientos de Prisa, y que, bien por apoyos explícitos o por omisión, contaba con la aprobación del grueso del consejo de administración y de los accionistas.

Después de la intensa jornada de este martes, repleta de filtraciones y después de que Cebrián amenazara con el apoyo del Gobierno de Mariano Rajoy para marcar lo tiempos de su sucesión, hay acuerdo de un grupo relevante de socios -cerca del 36% del capital- en torno a la figura de Manuel Polanco. El propio Manuel junto a su hermano Ignacio (dueños del 17% de la compañía) han forzado una reunión de emergencia junto con Roberto Alcántara (9% del capital) y HSBC (9,5%) para proponer al actual vicepresidente como nuevo presidente en sustitución de Cebrián.

Cebrián se marcharía a finales de año

La propuesta de estos accionistas, que a última hora de la tarde realizaban llamadas frenéticas para poder lograr los apoyos suficientes, pasa por realizar una sucesión tranquila -como pedía Cebrián- y le mantienen en el cargo al menos hasta fin de año, tiempo para que deje encarrilada la reestructuración financiera de la compañía y la ampliación de capital que se aprobará mañana en la junta extraordinaria de accionistas. 

Luego Cebrián mantendrá el control sobre la línea editorial de El País, con lo que también se hace un guiño a Moncloa en plena crisis catalana. Esta solución evita además el bochorno a Cebrián de tener que ser cesado mañana miércoles, una propuesta con la que han amenazado otros miembros del consejo como Amber Capital, tras constatar que a media tarde de este martes que Carvajal renunciaba a ser presidente no ejecutivo de la compañía.

Una operación que ni mucho menos se vende como un triunfo de Cebrián, ya que estos accionistas quieren que durante la junta extraordinaria quede meridianamente clara esta sucesión, es decir, que Cebrián ponga fecha definitiva a su salida y que se anuncie formalmente que el testigo lo toma Manuel Polanco. Con ello se asegurarían además que Cebrián no siga incordiando y bloqueando la llegada de sus sucesores.

Carvajal da un paso al costado

Por su parte, Jaime Carvajal, candidato de consenso hace solo tres días, dio un paso al costado al comprobar que la paz accionarial que le prometieron cuando se le propuso el cargo estaba muy lejos de conseguirse en estos momentos. Cebrián activó todos sus resortes para impedir su llegada incluso jugando la baza de la Vicepresidenta como ya lo hizo con Javier Monzón, el anterior candidato a presidir Prisa.

El actual presidente ejecutivo quiso marcar nuevamente los tiempos algo que terminó de colmar la paciencia de Amber Capital y de los propios Polanco que ‘in extremis’ han ideado una solución de emergencia.

Cebrián anuncia que propondrá sustituto

De hecho, el propio Cebrián da pistas del éxito de esta operación en una entrevista concedida a El País publicada a última hora del martes en la que el todavía presidente ejecutivo indica que anunciará a su sucesor el miércoles. "Debe tener un perfil de identidad y de continuidad con el significado de los valores intangibles de EL PAÍS, una persona con experiencia en el consejo de administración, con experiencia en los medios y vinculada a nuestras actividades, alguien que no sea un paracaidista, un extraño a lo que los medios de comunicación y los sistemas de educación constituyen y que tenga capacidades también en el sector financiero, y respeto y aprobación por parte de los accionistas de esta casa", ha indicado respecto de su sucesor.

En esta entrevista Cebrián también desliza la creación de una Fundación para controlar la línea editorial de El País, un órgano de nueva creación presidido por él y que tendría la potestad de poner y quitar directores del diario, es decir controlarle editorialmente.

¿Quién es Manuel Polanco?

Manuel Polanco es actualmente es vicepresidente de Prisa y presidente de Prisa Audiovisual. Ha desarrollado toda su carrera profesional en la compañía, primero como director de Santillana Chile desde 1991 y Perú hasta 1993, cuando se hace cargo de la dirección general del diario La Prensa y pone en marcha la edición americana de El País en Ciudad de México.

En 1996 asume desde Miami la dirección internacional de Santillana en América. De vuelta a España en 1999, fue nombrado presidente de GDM (Gerencia de Medios) y de GMI (diarios regionales y especializados), y desde 2001, director adjunto de la Unidad de Medios España. En 2005 se traslada a Portugal como consejero delegado de Media Capital, y a principios de 2009 es nombrado director general de Prisa. Ha sido presidente de Prisa TV y DTS desde octubre de 2010, hasta el momento de la venta de DTS a Telefónica de Contenidos, en abril de 2015.