Sergi Pallarès, el CEO de Stockcrowd.

Sergi Pallarès, el CEO de Stockcrowd.

Empresas Emprendimiento

Strockcrowd, la plataforma de financiación que inspiró su negocio en el origen de El Español

Sergi Pallarès ideó su modelo empresarial al ver cómo Pedro J. Ramírez recaudó los fondos necesarios para lanzar un periódico.

Noticias relacionadas

A la hora de crear una empresa, hay varias cosas que son clave. La primera de ellas es una idea original que pueda desarrollarse y ser exitosa. La segunda, y más complicada todavía, es conseguir la financiación necesaria para poder arrancar ese proyecto.

En este punto, algunos optan por créditos bancarios. Otros, por acudir a fondos de inversión o a incubadoras de start-ups. Finalmente, cada vez se está demostrando como más exitosa la opción de optar por herramientas de recaudación de fondos, más conocido como crowdfunding, su nombre en inglés.

Para la recaudación de fondos, existen plataformas que se ocupan de obtener el capital necesario a cambio de un porcentaje de lo conseguido. Ellos hacen las gestiones que se requieran para alcanzar la meta de dinero marcada. Sin embargo, no siempre es la citada plataforma la que más contribuye en las gestiones.

Este es el caso del nacimiento de EL ESPAÑOL, que se apoyó en una compañía de recaudación de fondos para conseguir el capital necesario para su puesta en marcha. Allí, como advisor, se encontraba Sergi Pallarès, que vio cómo el 95% de las inversiones para arrancar el diario nativo digital provenían de los contactos de su director y fundador.

Ante esta situación, Pallarès tuvo la idea de que las propias empresas funcionen como plataformas de recaudación de capital. Así nació Stockcrowd, su compañía de software para subir a la nube los diversos tipos de crowdfunding y que convierte el sitio web de las corporaciones en sistemas para captar inversiones dentro de la propia comunidad de la compañía.

Comienzos de Stockcrowd

Sergi Pallarès estudió Ingeniería de Telecomunicaciones y, aunque tras acabarla pasó a trabajar para una compañía, pronto se inició en el mundo del emprendimiento. Creó dos compañías que no tuvieron éxito, y lanzó una tercera que sí cuajó. Esta consistía en una tecnología que buscaba a personas en los edificios, y llegaron a ganar concursos en Arabia Saudí.

Aunque funcionó muy bien, terminó vendiendo su participación a su socio de aquel país. Fue entonces cuando ejerció de advisor en la plataforma de crowdfunding y vio cómo Pedro J. Ramírez proporcionó el 95% de la financiación para iniciar EL ESPAÑOL a través de sus contactos.

De este modo, con una idea, comienza Stockcrowd, en noviembre de 2015. Comenzaron siendo tres, pero con las fases a seguir muy claras. Empezaron desarrollando productos mínimos viables con los que ir creciendo. Poco después, incorporaron a personas para su equipo de ventas.

En 2017, cerraron a sus primeros clientes y vieron que su producto funcionaba. Con ello, abrieron el departamento de Customer Service, y a finales de 2018 ya eran 10 personas en el equipo. Menos de un año más tarde, son 24 trabajadores y buscan products managers, personal para su equipo comercial y diseñadores (diseño y usabilidad).

Durante los casi cuatro años que lleva operando, Stockcrowd ha conseguido 41 millones de euros para sus clientes, en todas las verticales de negocio. Para lograrlo, han intervenido más de 100.000 usuarios y se han utilizado ocho divisas diferentes.

Entre sus proyectos, se encuentra la recaudación de fondos para la construcción del Pediatric Cancer Center del Hospital Sant Joan de Deu, que requería una cifra cercana a los 30 millones. También uno con el Museo Thyssen, para vincular a los amigos del museo.

En este último, se trataba de restaurar un cuadro, así que dividieron una imagen del cuadro en pequeñas piezas, y cada inversor podía seleccionar el fragmento que quería restaurar. Así, ganaron un premio de diseño y lograron los 55.000 euros necesarios en un corto espacio de tiempo.

Cómo funcionan

"Nosotros creemos en la descentralización del crowdfunding. Creemos que cada empresa tienen que tener esta opción en su propia web", explica Pallerès. Y eso es lo que hacen: instalan su software en los sitios online de las corporaciones. Sus ingresos provienen de un cobro por el software más un pequeño porcentaje de lo recaudado.

"Cambiamos el paradigma de la financiación mundial. Las webs hace años nacieron para que las empresas informaran de lo que hacen. Luego se comenzó a vender a través de la web. El siguiente paso natural es financiarse a través de tu propia web con tu propia comunidad", relata el CEO de Stockcrowd.

Esta compañía pone a disposición de sus clientes todas las variedades de recaudación de fondos que existen, desde el de donación hasta el de recompensa, pasando por el de deuda, donde los donantes invierten en la compañía como un préstamo, con las condiciones perfectamente claras.

"Adaptamos nuestro servicio y nuestro producto a nuestro cliente y al tipo de necesidades que tenga a la hora de recaudar fondos. En cualquier caso, todos los que donan a través de nuestro sistema están protegidos de estafa", sentencia Pallarés, que recuerda que cuentan con la autorización y supervisión de la CNMV.

Gracias a las operaciones realizadas durante el pasado curso, Stockcrowd alcanzó unas buenas cifras de negocio, y aspiran a más. "Cerramos 2018 con más de 300.000 euros de ingresos, y esperamos alcanzar el millón cuando concluya el presente curso", detalla el CEO.

Crecimiento e internacionalización

Stockcrowd ya cuenta con presencia en diversos países. Operan en España, en Portugal y en Inglaterra, y a través de partners, también en Asia y en Latinoamérica. Sin embargo, no se conforman.

Planean abrir una ronda de inversión para continuar con el desarrollo internacional de la compañía. Será de 10 millones en dos tramos, y se abrirá en octubre, esperando poder cerrarla en marzo de 2020.

Ya durante el año 2018 abrieron una ronda de inversión (early stage) de tres millones de euros para continuar con el crecimiento de la compañía, logrando cerrarla a lo largo del curso. Ahora buscan mantenerse en esa línea de poseer capital para desarrollarse.

"En este momento estamos bien capitalizados, y queremos mantenernos así para que en los próximos dos o tres años podamos estar presentes en otros 20 mercados", detalla Sergi Pallarès.

El equipo de Stockcrowd continúa creciendo, al igual que lo hace la propia empresa. Ahora, buscan la financiación necesaria para proseguir con la expansión de su negocio, mientras apuntan a liderar el mercado de la recaudación de fondos.