Un cartel de Thomas Cook en una imagen de archivo.

Un cartel de Thomas Cook en una imagen de archivo.

Empresas

Las claves que salvarán la temporada turística canaria tras la quiebra de Thomas Cook

En solo una semana ya se han firmado contratos y se negocian otros para ocupar las vacantes que ha dejado el turoperador británico.

Hace una semana, presidentes de patronales y expertos en turismo coincidían en que la quiebra de Thomas Cook supondría el mayor golpe jamás sufrido en toda la historia del turismo de Canarias. Ahora, 10 días después y tras el anuncio de una batería de 13 medidas del Gobierno (y 300 millones en ayudas) orientadas a paliar los efectos de esta crisis, la situación parece aclararse.

Un cambio repentino que tiene su origen en la rapidez de todos los actores implicados para buscar una solución a un problema que, como ha explicado el experto en Turismo Domenec Biosca a este periódico "concluirá cuando otros touroperadores ocupen el espacio que ha dejado Thomas Cook". 

De hecho, los hoteleros y el Gobierno de Canarias ya se encuentran en negociaciones con diferentes turoperadores para ocupar la vacante que ha dejado Thomas Cook desde el 23 de septiembre. Unas conversaciones que pueden tener un impulso tras los anuncios del Gobierno de este jueves.

Biosca explica que muchas de las camas que se han quedado vacías son ahora un caramelo para muchas empresas que no operaban en Baleares y Canarias ante la alta ocupación de Thomas Cook, que suponía un elevado porcentaje de las reservas anuales en la región.

Estas empresas ven ahora ante ellas un plato muy interesante en un mercado "muy goloso", el cual "todo el mundo quiere", añade.

Una afirmación que comparte el director para España de SiteMinder, Marco Rosso. "España siempre ha sido un destino importante para todo el mundo" y ahora se abre "una oportunidad" ante muchas empresas para "empezar a competir en este espacio" que ha dejado Thomas Cook.

Irrupción de Jet2.com

De momento no se conocen contratos firmados entre turoperadores y hoteleras, aunque se habla de importantes negociaciones de Jet2holidays para llevar al archipiélago los cuatro millones de turistas que se pierden con el cese de las operaciones del touroperador británico.

De momento, la aerolínea del grupo al que pertenece este turoperador, Jet2.com, ya se ha hecho con parte de las plazas de avión que vuelan desde Reino Unido a Canarias y Baleares. A principios de esta semana, Jet2.com ha anunciado que ampliará en 131.500 sus plazas aéreas a España durante la temporada de invierno. De ellas, más de 100.000 asientos tendrán destino a las Islas Canarias y las 31.500 restantes Baleares.

En concreto, Tenerife tendrá más de 50.000 asientos extra, para Lanzarote se han programado 40.000 más, para Fuerteventura se han ampliado la oferta en 10.000 asientos y para Gran Canaria más de 5.000.

En el caso de Tenerife, Jet2.com ocupará cerca de la mitad de los 115.000 asientos que ha dejado Thomas Cook, Lanzarote el 55% de las 72.000 plazas, Fuerteventura el 22% de las 45.000 que cubría y Gran Canaria un 20% de las Canaria 25.000 plazas que ha dejado.

Por su parte, de las 31.500 plazas adicionales que conectarán Reino Unido y Baleares, casi 10.000 asientos extra serán hacia Mallorca y 13.000 a Menorca.

En busca de otras empresas

Sin embargo, todavía queda una parte por cubrir y en ello trabajan las entidades públicas. La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, manifestó este jueves en la rueda de prensa posterior a la comisión interministerial que está en conversaciones con más aerolíneas y turoperadores para ocupar las plazas que ha dejado Thomas Cook.

De momento, el Gobierno ya anunciado una batería de 13 medidas orientadas a paliar los efectos de la quiebra del turoperador británico y entre las que se encuentran una reducción de las tasas aeroportuarias, tal y como había publicado EL ESPAÑOL, y un crédito de 200 millones a pymes y autónomos afectados por el cese del grupo.

Medidas aceptadas por los afectados y presidentes de patronales, pero de las cuales no quieren hablar hasta conocer la letra pequeña porque, según afirman, aunque estas son el primer paso en el camino a la salvación del turismo en Canarias, todavía es pronto para dar una valoración.