El presidente ejecutivo de Inditex, Pablo Isla, en la escuela EAE.

El presidente ejecutivo de Inditex, Pablo Isla, en la escuela EAE.

Empresas EMPRENDIMIENTO

Pablo Isla a 2.300 futuros líderes: "Shakespeare imaginó Inditex con siglos de antelación"

El presidente de Inditex recuerda en una escuela de negocios que Amancio Ortega "comenzó en un garaje y con un préstamo de 15.000 pesetas".

Noticias relacionadas

La figura de Amancio Ortega sigue siendo una inspiración para el presidente ejecutivo de Inditex, Pablo Isla, quien se ha referido este jueves al fundador del imperio textil que preside y a otras figuras que han dejado huella, como William Shakespeare o el Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa, en un discurso pronunciado ante 2.300 alumnos que se han graduado este jueves en EAE Business School.

Isla ha recordado al dramaturgo como un "visionario", que ya hace 400 años supo ver el camino de Inditex. En Hamlet, Polonio, consejero del rey y símbolo de la sabiduría, aconseja a su hijo cuando va a partir a Francia ocho claves para el éxito que el directivo ha enumerado.

La primera: “Por encima de todo, nunca te mientas a ti mismo; pues de esto se sigue, como de la noche al día, que no engañarás a nadie”. Y la última: "Compra la mejor ropa que encuentres, pero no malgastes tu dinero. Debes vestir elegante, ni llamativo ni descuidado, pues el hábito hace a veces al hombre". "Está claro que Shakespeare era un visionario e imaginó Inditex con siglos de antelación", ha bromeado de manera cariñosa el directivo ante un auditorio en el que se encontraba el presidente del Grupo Planeta, José Creuheras, y la dirección de la escuela.

Los alumnos graduados.

Los alumnos graduados. EAE Business School

Tras ensalzar los valores por encima del dinero y la felicidad personal por encima del éxito profesional, Isla se ha detenido a recordar la historia del fundador de Inditex.

La historia de Inditex

"El mejor ejemplo que os puedo poner es el de Amancio Ortega. Resulta difícil concebir cómo en la España de 1975, con escasa infraestructura y desde un rincón casi aislado de la Península, se pudo concebir el sueño de crear una marca de moda para todo el mundo capaz de competir con empresas de enorme éxito, en un negocio en el que parecía todo inventado. Lo cierto es que tenía un sueño y creía firmemente en él", ha señalado Isla.

Con la "convicción" de que había "un hueco allí donde nadie lo había visto antes", Ortega, juntó a un grupo de diseñadores y patronistas, comenzó a hacer algo nuevo. Empezó repartiendo él las prendas que se diseñaban con unas máquinas de coser instaladas en el garaje de un edificio en La Coruña con un préstamo de 15.000 pesetas, 90 euros. Después, se creó la estructura comercial y comenzaron a vender sus diseños a terceros, mientras maduraba la idea de abrir tiendas propias.

"La primera tienda se abrió en 1975, y paso a paso, con mucho trabajo, esfuerzo, y dedicación, la empresa fue creciendo en todo el mundo. Hoy es una empresa que factura más de 26.100 millones de euros, que tiene más de 174.000 empleados, que opera en 96 mercados físicamente y más de 200 online, y que se ha convertido en la primera por capitalización en España y en la primera por ingresos del sector de la distribución de moda en el mundo", ha contado Isla. 

El presidente de Inditex, Pablo Isla, durante el discurso.

El presidente de Inditex, Pablo Isla, durante el discurso. EAE Business School

Para el abogado madrileño asentado en Arteixo (La Coruña), "los valores con los que Ortega puso en marcha Inditex son universales. Son los que van a marcar la diferencia en vuestros proyectos".

Isla ha afirmado que sin una "locura" no sería posible cambiar el mundo. Ha mencionado a Vargas Llosa para contar cómo ha dicho en alguna ocasión que quiso ser escritor, pese a las dificultades que tenía para escribir.

"Sin esa locura, hoy el mundo sería peor, o por lo menos diferente. Ya hemos visto, por ejemplo, que Vargas Llosa no se habría atrevido a escribir; tampoco conoceríamos el teléfono de Graham Bell, ni la luz eléctrica de Edison, que hizo dos mil experimentos antes de estabilizar el hilo incandescente, y Cristóbal Colón habría sido incapaz de convencer a los Reyes Católicos de embarcarse hacia las Indias", ha explicado para tratar de inspirar a los recién graduados.