Logotipo de TSB, la filial británica del Sabadell.

Logotipo de TSB, la filial británica del Sabadell.

Empresas BANCA

Sabadell quiere lavar la imagen del TSB y devolverá el dinero perdido por fraude

La devolución se aplicará a todos los clientes que hayan sido víctimas “inocentes” por transacciones no autorizadas.

Noticias relacionadas

El Sabadell quiere lavar la cara del TSB en el Reino Unido tras los problemas que tuvo con la migración tecnológica el año pasado. El banco acaba de anunciar que devolverá a sus clientes el dinero que pierdan si son víctimas de un fraude. Una medida con la que espera ‘marcar el paso’ a sus competidores. 

La devolución se aplicará a todos los clientes que hayan sido víctimas “inocentes” de un fraude, bien por transacciones no autorizadas o porque hayan sido engañados para firmar operaciones a los estafadores. Y es que, según los cálculos que la entidad ha presentado, se estima que el año pasado los estafadores se llevaron cerca de 1.200 millones de libras en el Reino Unido. 

En concreto, uno de cada cuatro ciudadanos británicos habría sido víctima de una estafa. Se trata de unas estadísticas que hay que reducir y para lo que el TSB quiere hacer un esfuerzo mucho mayor. Para ello, ha puesto en marcha un conjunto de iniciativas que se suman a las del reembolso: más educación financiera, mayor inversión en detección del fraude y colaboración con la policía para perseguir a los estafadores. 

Una medida que parece haber tenido buena acogida en el Reino Unido, en donde las principales entidades financieras podrán acogerse a partir del 28 de mayo a un código voluntario para incrementar la protección de los clientes. Con este paso se convierte en el primer banco en asumir estos compromisos, y es posible que fuerce a sus rivales a hacer cosas similares. 

Lavar la imagen

La medida llega en un momento crucial para el TSB cuya reputación se ha visto golpeada en los últimos meses por los problemas que tuvo en la migración de la nueva plataforma tecnológica. Los cambios provocaron que durante algunos días cerca de dos millones de clientes tuvieran problemas de acceso a sus cuentas e incluso para disponer de su dinero. 

Unos fallos que costaron algo más de 637 millones de euros y que supusieron que el Sabadell diera un golpe sobre la mesa y cesara a su consejero delegado, Richard Meddings. En las próximas semanas será sustituido por Debbie Crosbie, quien tendrá que poner en marcha un nuevo plan estratégico para el banco. 

Sabadell quiere que la entidad adopte nuevos objetivos, algo que conllevará también una reducción de oficinas y, seguramente, el recorte de plantilla. En la última Junta de Accionistas del banco su presidente, Josep Oliu, ya dejó entrever la posibilidad de que el TSB entrara en un proceso de venta en el medio plazo. Aunque para ello primero tendrá que conseguir incrementar su rentabilidad y aportación a los beneficios del Sabadell.