Empresas TELECOMUNICACIONES

Las 'telecos' se preparan para aumentar (aún más) la velocidad de internet en los hogares

Hace un año se estrenó la velocidad de un giga, la más alta conocida hasta la fecha para conexiones domésticas.

Noticias relacionadas

La velocidad nunca es suficiente si hablamos de conexiones de internet y menos si lo hacemos del despliegue de fibra óptica de las operadoras de telecomunicaciones. Durante el año 2018, una de las grandes novedades en los servicios convergentes de las compañías que españolas fue la fibra de un giga, la velocidad más alta conseguida en nuestro país para una conexión doméstica.

Un récord que sin embargo podría quedarse en el pasado en los próximos meses, si fructifican los proyectos de las operadoras para elevar nuevamente la velocidad simétrica de sus conexiones domésticas. Según ha podido confirmar este diario algunas telecos españolas ya trabajan en el proyecto que podría ver la luz comercial durante 2019.

El objetivo sería subir como máximo a dos gigas de velocidad para mejorar las prestaciones de los clientes y poder mejorar las ofertas convergentes, que actualmente tienen una gran presión comercial por parte de todas las operadoras. De esta manera, se crearían nuevos paquetes con más gigas, lo que reconfiguraría las ofertas existentes.

¿Necesitamos más velocidad?

Pero, ¿es necesaria más velocidad? Efectivamente, un giga de velocidad -el máximo que se ofrece actualmente- es un nivel de descarga bastante óptimo, no obstante el avance de los dispositivos conectados, el cada vez mayor número de conexiones simultáneas en un solo hogar y la necesidad de ver contenidos en 4K es cada vez mayor, por lo que se necesita mayor ancho de banda para así poder disfrutar de todos los servicios que actualmente ofrecen las telecos españolas sin dificultades.

En el pasado Mobile World Congress, Orange alcanzó un nuevo récord de velocidad sobre fibra óptica, llegando hasta los 50 gigas, casi el doble de lo conseguido en la edición anterior del evento barcelonés. Lógicamente no estamos hablando de un despliegue comercial, pero sí se demuestra que las redes de las operadoras españolas ya están preparadas para subir las velocidades.

Precisamente, en abril del año pasado Orange fue la primera operadora en incorporar las velocidades de un giga simétrico en sus paquetes convergentes y conexiones de fibra óptica en el hogar. Esto generó un efecto en cadena en sus propias ofertas ya que la operadora francesa también mejoró la velocidad a todos sus clientes pasando de 50 megas a 100 megas y de 300 a 500 megas. Los de 500 pasaron a un giga automáticamente.

Cambian los convergentes

Esa misma semana Yoigo lanzó sus tarifas planas de móviles con gigas ilimitados y paquetes convergentes con un giga de velocidad, aunque no simétrica. Del mismo modo, el mayo de ese año Vodafone siguió camino similar duplicando sus ofertas de fibra a todos sus clientes y ofreciendo un giga como máxima velocidad. Actualmente ofrece tres velocidades en hogar: 100 megas, 600 megas y un giga.

En el caso de Movistar fue la última en sumarse a estas subidas algunas semanas después tras recibir el visto bueno del regulador español, la CNMC. De esta manera, los paquetes convergentes quedaron confeccionados solo con dos velocidades: 100 megas (los que antes tenían 50 megas) y 600 megas, los que tenían 300. El cambio se hizo automáticamente cuando se anunció la subida.

En el caso de estas nuevas subidas que algunas operadoras están preparando, también se espera una mejora escalonada de las velocidades respecto de los servicios que sus clientes tienen actualmente. Si bien no se esperan grandes subidas de precios sí se podrían ajustar algunos paquetes para optimizar estas subidas y enriquecer los paquetes convergentes.