La fachada de una tienda Clarel, en una imagen de archivo.

La fachada de una tienda Clarel, en una imagen de archivo.

Empresas

Dia, ‘animada’ por el interés en Clarel y Max Descuento: confía venderlas en meses

La cadena de supermercados confía en cerrar acuerdos de venta con los compradores de la firma de perfumería. 

Arturo Criado Nerea San Esteban

Noticias relacionadas

El Consejo de Administración de Dia sigue adelante con sus planes para enderezar el rumbo de la cadena de supermercados. Al margen de la disputa con su principal accionista, LetterOne, y de la junta del próximo día 20, la empresa está analizando ya las primeras ofertas por las perfumerías Clarel y la cadena Max Descuento. 

Un proceso de venta iniciado a finales del año pasado y que forma parte de los acuerdos alcanzados con la banca para facilitar la refinanciación de los 1.600 millones de deuda. La intención es recaudar cerca de 140 millones de euros por ambos negocios. Se trata de una operación para la que Dia se había fijado dos años para ejecutarla pero que podría adelantarse. 

Fuentes del sector explican a EL ESPAÑOL que el interés por Clarel y Max Descuento es muy elevado. “Han llegado numerosas ofertas de interés y compra”, insisten. Esto ha hecho que las esperanzas por concluir con la operación en un breve espacio de tiempo se hayan disparado en las oficinas de la cadena de supermercados. 

En el caso de las perfumerías, hablamos de más de 3.000 trabajadores y 1.270 tiendas repartidas por toda España, aunque buena parte están en Cataluña. En el caso de el negocio de distribución mayorista son 34 tiendas que van enfocadas, sobre todo, a profesionales de la hostelería. Cuenta con 220 trabajadores y la facturación se sitúa en el entorno de los 100 millones de euros.

Las mismas fuentes explican que la intención de Dia es no desvincularse por completo de Clarel. Para ello, abogan por la firma de acuerdos de compras con los nuevos propietarios, de modo que la marca blanca de los supermercados pueda seguir vendiéndose en las tiendas de la cadena de perfumerías. 

Pendientes de la junta

La intención de la cadena que lidera Borja de la Cierva es obtener en torno a los 140 millones de euros. Una cantidad que irá destinada a abonar parte de la deuda con los bancos, y que deberá ser refinanciada si sale adelante la ampliación de capital de 600 millones propuesta por el Consejo de Administración. 

Esa propuesta choca con la de LetterOne que busca ampliar el capital en 500 millones de euros. Eso sí, iría condicionada a que triunfe su oferta pública de acciones (opa) y se haga con el control de los supermercados. No será hasta la junta de accionistas que se celebra el próximo 20 de marzo cuando se conozca cuál de las dos propuestas va a triunfar. 

Las firmas de recomendación de voto se muestran muy divididas. Hay análisis a favor y en contra de ambas propuestas. Será esencial el papel del accionista minoritario, dado que LetterOne cuenta con el 29% del accionariado. Una cifra a la que habría que sumar el 5% que controla Goldman Sachs y que actúa como principal entidad financiera en la opa que ha lanzado el fondo de inversión. 

Los exCarrefour saltan a escena

Todo ello mientras se espera la llegada de un caballero blanco que pueda plantar cara a LetterOne. La Asociación de Defensores de Dia anunciaba la pasada semana que trabaja en una propuesta alternativa a las ampliaciones de capital previstas, pero también hay un grupo de inversores liderados por el ex de Carrefour, Gregoire Bontoux, buscando la fórmula de articular una propuesta viable para hacer frente a LetterOne y, por consiguiente, a Fridman. 

Será una junta de alta tensión, aunque es posible que los movimientos por lanzar ofertas alternativas al grupo inversor no se produzcan hasta que pase el 20 de marzo.