Facebook alberga hasta 90 millones de cuentas falsas

Facebook alberga hasta 90 millones de cuentas falsas Dado Ruvic/Reuters

Empresas OBSERVATORIO DIGITAL

La UE acusa: Facebook, Google y Twitter no hacen bastante para frenar las 'fake news'

Bruselas exige más esfuerzos a los gigantes digitales para impedir que se manipulen las elecciones europeas de mayo.

Bruselas

Facebook, Google y Twitter han empezado a tomarse en serio su papel de difusores de desinformación en masa, pero los esfuerzos que están haciendo para combatir las fake news son todavía insuficientes, ya que persiste el riesgo de manipulación de las elecciones a la Eurocámara de mayo. Esta es la principal conclusión del primer informe de vigilancia elaborado por la Comisión Europea para garantizar que las plataformas de internet cumplan los compromisos que ellas mismas han asumido en su código de buenas prácticas sobre desinformación.

"Dada la proximidad de las elecciones europeas, cualquier progreso en la lucha contra la desinformación es bienvenido. Pero debemos ir más lejos y más rápido antes de mayo. No queremos despertarnos el día después de las elecciones y darnos cuenta de que deberíamos haber hecho más", ha avisado el comisario de Seguridad, el británico Julian King.

En concreto, lo que la UE exige a las plataformas de internet es más transparencia sobre el origen de la financiación de la publicidad política; medidas decisivas para cerrar cuentas falsas; y la identificación y etiquetado de los bots que difunden propaganda de forma automatizada. Los gigantes digitales deben ademas dar más visibilidad a los contenidos que hayan sido verificados y colaborar con investigadores para detectar campañas de publicidad. 

Bruselas acusa a Facebook, Google y Twitter de limitar las mejoras a un número limitado de Estados miembros en lugar de desplegarlas en toda la UE; de falta de urgencia en la puesta en marcha de estas medidas pese a la cercanía de las elecciones; de prestar sólo un apoyo "balbuceante" a investigadores y verificadores y de no dar datos suficientemente

Facebook

El nuevo responsable de relaciones públicas de Facebook, Nick Clegg, ex viceprimer ministro británico, anunció este lunes en Bruselas nuevas reglas para identificar claramente los anuncios financiados por partidos políticos. El Ejecutivo comunitario cree que esta medida es insuficiente porque la transparencia debe extenderse a toda la publicidad que tenga fines políticos, aunque no proceda de partidos. 

La Comisión admite que Facebook ha hecho progresos importantes en el cierre de cuentas falsas nuevas. Sin embargo, la propia compañía reconoce que todavía alberga entre un 3% y un 4% de cuentas falsas en su plataforma, es decir, entre 80 y 90 millones de cuentas falsas en total. Además, sus nuevas herramientas para ayudar a los usuarios a detectar noticias falsas no se han desplegado en todos los Estados miembros, y la cooperación con investigadores y verificadores independientes sigue siendo insuficiente.

"Cuento con Facebook para ayudar a resolver los problemas que ellos ayudaron a crear. Me alegra oír que Facebook está desplegando nuevas herramientas y está comprometido con la privacidad, pero espero menos retórica o disculpas y más medidas concretas, especialmente en lo que se refiere a la desinformación y a proteger las elecciones de manipulación", ha dicho la comisaria de Justicia, Vera Jourova, tras reunirse con Clegg.

Google

Google ha tomado medidas para aplicar todos sus compromisos, en particular herramientas para mejorar la transparencia sobre la publicidad política o para mejorar la experiencia online de los usuarios. No obstante, el Ejecutivo comunitario se queja de que algunas de estas herramientas sólo están disponibles en un número limitado de Estados miembros y no en toda la UE. Bruselas también pide a Google más apoyo a la labor de los investigadores en materia de desinformación.

Twitter

En el caso de Twitter, el Ejecutivo comunitario destaca las iniciativas que ha adoptado para actuar contra actores maliciosos que aprovechan las vulnerabilidades de sus servicios. En particular, el cierre de cuentas falsas o sospechosas o de los bots automatizados utilizados para enviar correo basura o distribuir contenidos falsos y desinformación. No obstante, Bruselas reclama más información sobre cómo estas medidas van a impedir que los proveedores persistentes de desinformación sigan promocionando sus tuits.