Logo de O2, en una imagen de archivo.

Logo de O2, en una imagen de archivo.

Empresas TELECOMUNICACIONES

Telefónica rebaja de 58 a 50 euros el precio convergente de O2 en zonas reguladas

La segunda marca de la operadora ajusta su oferta gracias a la última actualización semestral del test de replicabilidad de la CNMC.

O2, la segunda marca de Telefónica, ha decidido rebajar de 58 a 50 euros el precio de los paquetes de fibra y móvil en zonas reguladas que oferta desde su lanzamiento en verano del año pasado. Mediante una carta enviada a sus clientes a la que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, la operadora explica que ha podido realizar este ajuste gracias a la última actualización semestral del test de replicabilidad de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Esta actualización permite a la operadora reducir el precio en la zona regulada -en un 14%- garantizando que se cumple con los requisitos de replicabilidad económica. La CNMC estableció en 2016 un sistema de regulación de precios al operador dominante, Telefónica. De esta manera, estableció un mapa en con las 66 ciudades en las que existe un nivel de competencia suficiente como para que todas las operadoras -incluyendo el dominante- tuviesen libertad para establecer sus tarifas.

El requisito para ser zona competitiva era contar con al menos tres operadores con red propia de fibra óptica o cable con un mínimo del 20% de cobertura. En el resto de ciudades -el 65% de la población española- Telefónica está obligada a alquilar su red a sus competidores y sólo puede ofrecer tarifas que sean replicables, tras ser supervisadas por la CNMC. Como la competencia debe alquilarle la red -un coste añadido- Movistar no puede tirar precios.

Tarifas diferenciadas de O2

Precisamente por la existencia de estas zonas reguladas, O2 tuvo que ofrecer dos tarifas diferenciadas, una con 45 euros para zonas no reguladas y 58 euros para reguladas, las dos ofertas incluyendo 100 megas de fibra simétrica y 20 gigas de datos en una línea móvil. La operadora adelantó que -en la medida que se fuesen añadiendo nuevas ciudades a las zonas libres- las tarifas se irían equiparando a la más barata.

Para blindar a los que pagan más, O2 estableció una compensación de hasta 220 euros cuando los clientes regulados pasen a estar incluidos en la zona considerada libre. De esta manera, y fruto de esta rebaja en la factura O2 está comunicando, a partir de ahora sus clientes acumularán cada mes cinco euros (la nueva diferencia entre el precio regulado y el libre) en vez de trece euros en el cálculo de compensación que le corresponderá en el caso de que el municipio del cliente pase de zona regulada a zona libre.

La compañía también está comunicando que el nuevo precio se te aplicará de forma automática a partir del próximo 18 de febrero sin que tenga que solicitarse, mientras que el resto de las condiciones del servicio se mantienen igual. La elección de esta fecha es porque el ciclo de facturación comienza ese día, -siempre desde el 18 al 17 del mes siguiente- y así se empieza a aplicar el nuevo precio sobre mes completo.

Clave para su estrategia comercial

La rebaja de estos ocho euros es clave para la estrategia comercial de O2. La operadora considera que el precio justo y competitivo de sus convergentes es de 45 euros, una oferta que les acerca a otras del mercado. No obstante, en zonas reguladas, y por los criterios de la CNMC, ha tenido que subir esta tarifa a los 58 euros, un valor que frena su crecimiento de clientes fuera de estos 66 municipios considerados libres.

De hecho, Telefónica ha indicado a la CNMC que ya hay condiciones de competencia en hasta 250 municipios, en los que ya hay tres redes de banda ultra ancha (fibra). Esto significa  ampliar en 184 municipios las actuales 66 ciudades consideradas libres. Entre estos municipios que podrían pasar a la zona libre encontramos ciudades o capitales de provincia tan importantes como Palma de Mallorca, Las Palmas de Gran Canaria, Bilbao, Vitoria, A Coruña, Santa Cruz de Tenerife, Pamplona, San Sebastián, Santander, Tarragona, Badajoz, Ourense o Girona.

Según la operadora, la norma de 2016 de la CNMC es una foto fija y no tiene en cuenta los cambios que se han venido produciendo en los últimos dos años, en los que sus rivales no han parado de desplegar sus propias redes. De hecho, Telefónica está regulada incluso en ciudades en las que ya ni siquiera tiene posición dominante.