Vehículos de Car2go y Emov estacionados en las calles de Madrid.

Vehículos de Car2go y Emov estacionados en las calles de Madrid.

Empresas MOVILIDAD URBANA

La flota de ‘carsharing’ en Madrid aumentará más de un 30% en 2019

Car2go sumará a su flota actual 450 vehículos smart EQ y Zity llegará a los 650 a lo largo del próximo año. Ambas compañías han decidido aumentar sus efectivos en Madrid con el propósito de ampliar su cobertura del territorio y aprovechar un hábito de consumo que está teniendo tirón entre los madrileños de todas las edades, según datos de Zity.

El carsharing madrileño también crecerá en el área noroeste, Wishilife, empresa todavía en pruebas, incorporará al parque de vehículos compartidos 35 coches de diferentes marcas.

La recién nacida, presentó sus objetivos hace solo unos días, pretende cubrir las necesidades de los municipios del noroeste de la capital: Pozuelo, Majadahonda, Las Rozas y Boadilla del Monte. La empresa de carsharing multimarca también operará en Madrid Central.

Así, los 2.000 vehículos que tienen en servicio las empresas de carsharing (Car2go, Zity, Emov y Wible) aumentarán un 31,7% hasta los 2.635 durante 2019, incluyendo la llegada de Wishilife.

Desde Zity han explicado que el aumento de su flota se hará de forma progresiva y es que la compañía de carsharing espera ir desvelando en qué municipios madrileños empezará a operar en los próximos meses.

 

Wible, por su parte, que tiene en funcionamiento 500 vehículos, no tiene previsto aumentar su flota a corto plazo. “El servicio dirá si tenemos que ampliar”, sentenció el consejero delegado Javier Martínez, en noviembre. Emov tampoco ha dado a conocer intenciones de aumentar el número de vehículos.

Más allá de Madrid Central

El carsharing se está frotando las manos tras la puesta en marcha de Madrid Central. La limitación al tráfico en la almendra central a vehículos contaminantes está beneficiando a las empresas de coche compartido. Zity ha visto aumentar sus usuarios un 36% gracias a las nuevas medidas de la capital.

Sin embargo, las empresas que prestan estos servicios están observando una demanda creciente en los barrios y ciudades periféricas, el otro motivo para la ampliación de su flota. De hecho, Car2go ya opera en Hortaleza, La Vaguada, Canillas, o Sanchinarro. Wible también cuenta con bases en Las Tablas, Pozuelo y Villaverde, aumentando así su zona de influencia.

En el caso de Wishilife ya ha nacido con la filosofía de abarcar más territorio que únicamente Madrid y Zity tiene entre sus planes ampliar la zona en la que opera en la capital y firmar acuerdos con varios ayuntamientos periféricos.

El coche compartido ha sabido encontrar un hueco en Madrid y las empresas siguen la demanda de usuarios. Aunque la rentabilidad sigue siendo una piedra en el zapato para el carsharing, los nuevos hábitos de movilidad prometen cambios para estos vehículos.