Josep Borrell, a su salida del hemiciclo este miércoles.

Josep Borrell, a su salida del hemiciclo este miércoles. Efe

Empresas

La CNMV multa a Borrell con 30.000 euros por la venta de acciones de Abengoa

Noticias relacionadas

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha impuesto una sanción de 30.000 euros al ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, por la venta de 10.000 acciones de Abengoa en noviembre de 2015. La CNMV considera que Borrell disponía de "información privilegiada" sobre la compañía y por ese motivo debe afrontar una sanción por "infracción muy grave".

El BOE publica en su edición de este martes la resolución del Consejo de la CNMV donde se reclama al ministro la multa mínima para las faltas muy graves. Sin embargo, no se trata de una multa firme y Borrell podría presentar un recurso de reposición. De elegir esta opción, el ministro podría causar un conflicto de interés al presentarlo ante un Gobierno del que forma parte, por lo que es probable que no lo haga. 

El ministro vendió un total de 10.000 acciones de Abengoa por un importe de 9.030 euros en 2015. Las acciones suponían una parte de la participación del ministro, algo a lo que Borrell se ha acogido para justificar que no disponía de información privilegiada, porque de "haberla tenido, no hubiera sufrido las pérdidas muy elevadas que sufrí". 

Después de esta venta, Abengoa, con una deuda neta de más de 6.000 millones de euros, solicitó el preconcurso de acreedores y consiguió evitar la quiebra mediante la reestructuración de la compañía y con una inyección de 1.170 millones a cambio de ceder el 90% del capital a la banca, a bonistas y a fondos de inversión. Sin embargo, estos movimientos empresariales supusieron una caída del 52% de las acciones de Abengoa en el mercado.

El ministro de Asuntos Exteriores reconoció el error de vender acciones cuando la CNMV confirmó la sanción, el pasado mes de octubre. Aunque aseguró no haber tenido acceso a información privilegiada en su condición de consejero. En las mismas declaraciones, el ministro afirmó que renunciaba a "la posibilidad de recurrir que ejercería si fuese un simple ciudadano y aceptar la sanción  por una falta administrativa que corresponda, aunque esté en desacuerdo con ella y la considere injusta".

Tras la publicación en el BOE, Josep Borrell tiene la opción de presentar un recurso ante la Audiencia Nacional.