Pedro Sánchez junto a Tim Cook en el Palacio de la Moncloa.

Pedro Sánchez junto a Tim Cook en el Palacio de la Moncloa. Carlos R. Cózar

Empresas

Sánchez saca pecho tras su reunión con Apple mientras ultima el impuesto digital

A Dios rogando, y con el mazo dando. Este refran podría reflejara la perfección el encuentro que tuvo Pedro Sánchez con el presidente de Apple, Tim Cook. Durante la estancia en España, el directivo estuvo en La Moncloa para charlar durante el líder del Ejecutivo acerca del momento en el que se encuentra España en materia de innovación.

En un comunicado, Presidencia del Gobierno informó de que Sánchez ha intercambiado ideas con Cook sobre los retos del futuro "en el contexto actual de globalización de la economía y acelerado cambio tecnológico".

Durante su reunión, el jefe del Ejecutivo presentó a Cook la estrategia de “startup nation” del Gobierno, subrayando así su voluntad "de crear un entorno empresarial que promueva el emprendimiento y la innovación en el ámbito de las nuevas tecnologías y la digitalización". Con este encuentro Tim Cook ha completado su gira por Europa, en la que se ha entrevistado también con el presidente de Francia, Emmanuel Macron y con la canciller alemana, Angela Merkel.

Por su parte, el directivo de la tecnológica destacaba la relevancia de España para la compañía, país que considera "un mercado en crecimiento" y ha subrayado su "creatividad" sobre otros países, haciendo hincapié en su música y su arte, así como su "entusiasmo" y su "energía". 

Impuesto a las digitales

Lo que se desconoce de la reunión es si, en algún momento de la misma, se habló del nuevo impuesto que ya prepara el Gobierno dirigido por Pedro Sánchez en las que las tecnológicas tendrán que hacer un importante desembolso a las arcas del Estado.

No obstante, Cook -a la salida de la tienda de Apple en la Puerta del Sol- no eludió el debate y aseguró que "es un debate legítimo" porque "a muy poca gente le gusta el sistema actual", pero debe trasladarse a un organismo mundial como la OCDE, ha resaltado.

Por otra parte, el CEO de Apple admitió que  hay un acuerdo general de que el sistema "debe cambiar y ser más claro. El directivo remarcó que Apple quiere tomar parte en este debate "de manera constructiva, pero, al ser parte implicada, nuestra posición es muy difícil".