Atlético Madrid - Brujas

Atlético Madrid - Brujas Rodrigo Jiménez Agencia EFE

Empresas PATROCINIOS DEPORTIVOS

El Wanda y el escudo dan la razón al Atleti: dispara sus ventas en merchandising

Noticias relacionadas

“El escudo no se toca”. En cada partido que juega el Atlético de Madrid buena parte de la afición, que visita religiosamente cada quince días el Wanda Metropolitano, saca cientos de banderas con el escudo antiguo y clama contra el palco. ¿La razón? Su descontento con lo que ellos llaman "el nuevo logo".

Fue en Navidad de 2016 cuando el club de la ribera del Manzanares presentaba su nueva casa, el Metropolitano, y una actualización de su escudo. Adiós a los colores “no representativos del club”, tal y como explicaban desde el Atlético. También se cambió el oso y el madroño de la ciudad de Madrid y se redondeó la figura del escudo.

El rechazo social fue elevado, casi 25.000 socios presentaron firmas para que, al menos, se llevasen a votación los nuevos cambios del emblema del Atlético. Pero Enrique Cerezo, presidente de la entidad deportiva, fue tajante: “El escudo cambiará sí o sí”. Y así fue. 

En este contexto, se sucedieron las llamadas al boicot, por parte de peñas y aficionados, de la compra de los productos en las tiendas hasta que los directivos del Atlético devolviesen el anterior escudo. No obstante, desde el club siguieron con su estrategia y no se dio marcha atrás.

El Wanda Metropolitano, sede de la final de la Champions League en 2019

Pues bien, la apuesta por mantener el nuevo escudo, y unas camisetas rompedoras en el mercado y poco tradicionales, han dado la razón a los dirigentes. Las ventas en comercialización, tal y como se refleja en las cuentas a las que ha tenido acceso este periódico, se han disparado. Este apartado financiero se ha incrementado un 34% respecto a 2016. Durante 2017, la cantidad total es de 21 millones de euros mientras que en el ejercicio fiscal anterior fue de 14 millones de euros.

Estos cambios, a pesar de que muchos seguidores no lleguen a entenderlos, parecen la mejor opción. O así lo ve Álvaro Cimarra, especialista en marketing deportivo. “Es indudable que el tiempo le ha dado la razón al club rojiblanco, no hay más que analizar las cifras de crecimiento de este año y de los últimos cinco años. No tiene ningún sentido que el deporte avance, con nuevos conceptos tácticos, se le añada la tecnología, mayor y mejor profesionalización, mejor especialización o mayor preparación... y que tu escudo o camiseta sigan siendo los mismos que hace 40 años”, indica.

Las tiendas disparan las ventas

El mayor crecimiento se ha registrado en el apartado de venta tiendas, es decir, en la venta de merchandising. En la última temporada, el Club Atlético de Madrid ingresó un total de 8,1 millones de euros mientras que en la anterior no superó los 6, quedándose en 5,9 millones.

Esto se debe, principalmente, a dos motivos. El primero de ellos parece claro. Los éxitos cosechados de la mano de Diego Pablo Simeone han catapultado al club madrileño y ya es uno de los equipos con más influencia en el mundo. Partidos amistosos, expansión en medio mundo y retener y fichar a estrellas mundiales han permitido que la marca ‘Atlético’ se expanda. “Sin lugar a dudas los éxitos deportivos de los últimos años juegan un papel extraordinariamente importante, y supone un gran apoyo en este espectacular crecimiento en ingresos, pero debe estar apoyado en una buena estrategia de marketing, desarrollo negocio y desarrollo de marca. Los equipos necesitan el componente comercial y estratégico para poder seguir creciendo cuando las cosas no vayan bien”, recalca Cimarra.

A su vez, el experto subraya que la venta de camisetas se ha convertido en “una herramienta de negocio que tiene una estrategia propia de gestión que genera ingresos y una nueva oportunidad de monetización frente la línea tradicional de merchandising”.

Además de los éxitos deportivos y la expansión, otro de los motivos que supone la venta de productos es la apertura de nuevas tiendas oficiales. Gran Vía, Madrid Río 2 o Alcorcón, además de la store del Wanda Metropolitano son algunos de las nuevas aperturas que el Atlético de Madrid ha hecho en los últimos meses.

Los patrocinios, que ya superan los 7,5 millones de euros, también han participado en el saneamiento de cuentas, que por segunda vez consecutiva registran ganancias, en este caso, de 4 millones de euros.

El Wanda Metropolitano, una mina de oro

Pero además de crecer en el apartado de la comercialización, el Atlético de Madrid también ha conseguido aumentar sus ingresos en publicidad. El culpable de este pellizco para las arcas del club tiene nombre y apellidos: Wanda Metropolitano.

La temporada pasada fue el año 1 del Wanda Metropolitano, un estadio que también generó rechazo debido a que buena parte de la masa social entendía que era innecesaria la marcha del feudo del sur de Madrid.

El nuevo estadio del club colchonero ha dotado de mayor espacio para que las empresas se publiciten. Más marcadores y mayor visibilidad de los partners son los principales motivos para que el Atlético haya pasado de ingresar 25 millones en la temporada 2016 a los casi 32 de la campaña anterior. En el apartado de la publicidad estática (camisetas, o anuncios en los vomitorios o accesos al estadio) la entidad deportiva ha conseguido cuatro millones de euros. Las cantidades se incrementan ostensiblemente en las dinámicas ya que ha pasado de ganar 21 millones a 27.

La capacidad del nuevo estadio también hizo que el Atlético de Madrid se asegurase hasta tres millones de euros comparando las cifras con la última temporada vivida en el Vicente Calderón. Con el aterrizaje en el Wanda Metropolitano, el club ingresó 25,7 millones de euros mientras que en el antiguo feudo no pasó de los 22,9.

En la élite

Con todas estas decisiones y números, parece claro que el Atlético busca estar en el Monte Olimpo del fútbol. “Los cambios son para mantenerse en todos los aspectos entre los mejores clubes del mundo, y no solo en lo deportivo, también en su gestión”, recalca Cimarra.

A su vez, puntualiza que el equipo debe seguir reforzándose en las áreas de masa social y comercial para que “el componente deportivo no se convierta en imprescindible”.