La calle Alcalá con Gran Vía, cortada al tráfico y a los peatones.

La calle Alcalá con Gran Vía, cortada al tráfico y a los peatones. Emergencias Madrid

Empresas OBSERVATORIO DIGITAL

Los repartidores piden a Madrid que las restricciones no sean en el Black Friday

UNO, patronal de las empresas de paquetería y logística en Madrid, ha pedido al Ayuntamiento de la capital que las restricciones de tráfico del nuevo área Madrid Central, previstas desde el 23 de noviembre, se posterguen unos días para no coincidir con el Black Friday, una jornada de compras online que genera un importante aumento de actividad en el reparto.

A través de un comunicado, UNO recuerda que las restricciones de tráfico en los barrios de Ópera, Noviciado, Embajadores, Las Letras, Cortes, La Latina, Sol, Gran Vía y Justicia están programadas precisamente desde el viernes 23 de noviembre, día desde el que se prohibirá el paso con vehículos a los no residentes.

Sólo podrán circular por Madrid Central los residentes y sus invitados (un máximo de 20 al mes), el transporte público, servicios sanitarios, vehículos industriales, vehículos de reparto con permiso, personas con movilidad reducida, titulares de plazas de garaje, profesionales con limitaciones o vehículos con etiqueta ambiental cero y eco.

Sin circulación

UNO advierte que cuando Madrid Central se active habrá muchos vehículos que, en función de su etiquetado DGT, no podrán circular por el centro "y no todos estarán al tanto de la nueva restricción", lo que "afectaría directamente a las entregas de los paquetes del Black Friday, tanto ese día como en los posteriores".

Y recuerda que ese día es la jornada en que más compras online se producen en España en todo el año, lo que conlleva un aumento de los repartos (solo durante la semana del Black Friday de 2017 se repartieron más de dos millones de paquetes diarios, más de doble de un día normal).

"Activar las restricciones ese día, teniendo en cuenta que es una iniciativa totalmente nueva y que afecta a un área muy amplia de la ciudad, provocará un aumento de los atascos y momentos de caos circulatorio", insisten.

"El sector logístico está haciendo importantes esfuerzos para ayudar en la descongestión de las ciudades y en la reducción de la contaminación, pero es imprescindible garantizar el servicio de reparto a los ciudadanos y a los comercios", explica Francisco Aranda, secretario general de UNO.

La patronal de la logística ha remitido una carta al Ayuntamiento de Madrid, tanto al área de Medio Ambiente como a la de Movilidad, para solicitar retrasar la entrada en funcionamiento de Madrid Central "a una época valle para las entregas de paquetes a domicilio".

Además, solicita que cuando se ponga en marcha la medida, las zonas afectadas ya dispongan de un sistema automático de control de accesos para limitar el posible caos que se genere.