Protestas de los trabajadores de Amazon

Protestas de los trabajadores de Amazon E.E.

Empresas EMPRESAS TECNOLÓGICAS

Los trabajadores denuncian por impago a Amazon ante la Inspección de Trabajo

Septiembre es un mes que, tradicionalmente, invita a una nueva era. A cambios necesarios. Pero en los despachos de Amazon no logran cambiar la tónica general de los últimos meses. Es decir, la inestabilidad laboral y la precariedad. Pero las dudas en cuanto a la gestión de sus empleados han vuelto a sacudir con fuerza en los tabiques del centro logístico de San Fernando de Henares.

Lejos de apaciguarse los ánimos tras las huelgas antes del verano, la ‘vuelta al cole’ está examinando desde el primer día al departamento jurídico de Amazon. Y es que los abogados de la filial española de la tecnológica están trabajando en varios frentes que pueden desencadenar un antes y un después dentro de los derechos laborales de los empleados del gigante del retail en España.

Denuncias por impagos

La primera y más inmediata es la denuncia que han interpuesto decenas de trabajadores de Amazon en la planta de la localidad madrileña, contra la compañía por supuestos impagos.

Estos cobros que no han recibido estos trabajadores se deben, tal y como ha podido saber EL ESPAÑOL, a los atrasos generados por el cambio de convenio que se produjo el pasado mes de abril cuando unilateralmente, y sin acuerdo con los trabajadores, Amazon impuso el convenio sectorial que poseen los grandes centros neurálgicos europeos.

En los escritos que ya han sido enviados a la Inspección de Trabajo constan varios documentos de vacaciones sin pagar, horas extras de los empleados, nocturnidad u horas flexibles y otros incentivos que se han perdido a raíz de dicho cambio de convenio. En este sentido, muchos de los empleados de Amazon, que no han cobrado estos pluses, consideran que deben ser remunerados a pesar de haberse modificado las condiciones posteriormente.

Según indican fuentes conocedoras de la situación, los representantes legales de los trabajadores enviaron una carta en el que se exponían las condiciones por correo certificado tanto a Adecco y Manpower (empresas que subcontratan a los empleados de Amazon) como a la propia tecnológica. La misiva fue sellada el pasado 29 de agosto, pero jamás recibió contestación.

Con ello, los trabajadores tal y como relatan a este periódico se han visto en la necesidad de "llevar una carta redactada por nuestro abogado para que nos sellen el recibido”. Esto se debe a que los empleados quieren tener la certeza de que quede la constancia de que la queja ha llegado hasta las compañías implicadas.

No obstante, y ante el caso omiso por parte de la subcontratas y de Amazon, el próximo martes 25 de septiembre la compañía y los trabajadores tendrán que verse las caras en un acto de conciliación antes de que este caso pueda acabar en la justicia ordinaria.

Inspecciones laborales

Pero Trabajo también ha puesto la lupa sobre Amazon. En este caso sobre los repartidores que tiene la compañía a través de Amazon Flex, en el que cualquier particular puede darse de alta como autónomo y puede realizar los repartos de paquetes a domicilio.

La patronal de las empresas logísticas ya dijo este verano que lo consideran como competencia desleal y, según ha podido saber EL ESPAÑOL, Trabajo ya ha comenzado a investigar este tipo de prácticas. El principal argumentario de la investigación se centra en que, según la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres (LOTT), los repartidores tienen que tener una licencia especial. Además, tal y como se establece en el Reglamento de Circulación los vehículos de menos de 2.000 kilos deben tener una relación laboral con la empresa, algo que no sucede puesto que estos ‘riders’ suelen hacer su tarea en bicis, ciclomotores o turismos.

El convenio, a los tribunales

El tercer conflicto que debe resolver el departamento legal de Amazon es el cambio de convenio. Los trabajadores ya han dicho por activa y por pasiva que no se van a quedar de brazos cruzados y lucharán por reestablecer el anterior convenio. A pesar de los meses que ambas partes llevan negociando un nuevo escenario, lo cierto es que las posturas están muy alejadas, tal y como confirman fuentes negociadoras.

Así, el comité de empresa decidió llevar a los tribunales a Amazon. El juez dio a ambas partes un período de cuatro meses de negociaciones, aunque a fecha de hoy están completamente rotas.

Así pues, este próximo mes resultará clave para que Amazon pueda seguir actuando según su criterio, o si de lo contrario deberá sucumbir ante sus trabajadores.