Gabriel Escarrer Jaume, vicepresidente y consejero delegado de Meliá.

Gabriel Escarrer Jaume, vicepresidente y consejero delegado de Meliá.

Empresas

Meliá aguanta la depreciación del dólar: gana 61,8M hasta junio, un 7,2% más

  • Los ingresos de la hotelera se resienten ante la depreciación del dólar y el cierre de alguno de sus establecimientos.
  • Afronta el tercer trimestre con perspectivas "positivas".

Robustez y resistencia del negocio. Así define Meliá los resultados obtenidos en el primer semestre del año "a pesar del complicado entorno competitivo y el impacto de diversos eventos extraordinarios en nuestros resultados".

La hotelera que preside y dirige Gabriel Escarrer logró un beneficio neto de 61,9 millones de euros entre enero y junio, un 8,5% más que en el primer semestre de 2017. el beneficio neto atribuible se situa en 61,8 millones, un 7,2% más que el año pasado.

La fuerte depreciación del dólar frente al euro y el tipo de cambio que la hotelera utiliza para el bolívar venezolano frente al dólar para reflejar la realidad económica de Venezuela han sido dos impactos relevantes sobre la cuenta de resultados, reconoce la compañía.

Los ingresos en este primer semestre han caído un 2,2%, a poco más de 879,1 millones, en parte por la depreciación del dólar (que se come 37,6 millones de los ingresos consolidados).

Pero los ingresos también se han visto afectados por la caída de la actividad de Sol Caribe Tours, el touroperador de Meliá en Cuba, el cierre del hotel de Puerto Rico por "los devastadores efectos del Huracán Irma" o la desafiliación del Gran Meliá Nacional de Río de Janeiro (Brasil). Por el lado positivo, las nuevas aperturas y los hoteles remodelados sumaron 17,9 millones en el semestre.

El beneficio bruto de explotación (Ebitda) superó los 155,1 millones, un 7,6% más que hace un año. Además, el resultado antes de intereses e impuestos (Ebit) ascendió a 96,95 millones de euros, un 13,9% más frente al primer semestre en 2017.

Valoración de su cartera de activos

Como indicaba al cierre de 2017, Meliá está abierta a vender activos no estratégicos de su cartera patrimonial como vía para crear valor para sus accionistas. Por esta razón, hace unos meses encargó a Jones Lang LaSalle (JLL) que revisara el valor de sus activos. 

En la valoración que la consultora realizó en 2015 determinó que la cartera de Meliá valía 3.125 millones. Estaba compuesta por 67 activos hoteleros, la mayoría en España, ocho hoteles en Europa y 18 en América Latina, además de otros activos como aparcamientos o casinos. En total, más de 16.000 habitaciones. 

JLL ha entregado su nueva valoración y Meliá puede sonreír con el resultado: su cartera vale un 23,2% más que hace tres años, 4.386 millones. En este monto se incluyen los 3.758 millones de activos en propiedad y 628 millones de activos que consolida en sus cuentas por el método de la participación. El precio medio por habitación de su cartera en propiedad se sitúa en 253.588 euros, un 36,8% más que en 2015.

Perspectivas para el tercer trimestre

De cara al tercer trimestre (junio-septiembre), "tenemos expectativas positivas para la temporada alta de nuestros hoteles vacacionales situados en España y esperamos mejorar los números del año pasado, tal y como refleja el incremento del 4,1% en las ventas OTB (reservas en libros), estando dicha mejora explicada en un 60,0% por ocupación", afirma Meliá.

Además, "el impacto del dólar en nuestras operaciones se espera que sea más limitado de lo inicialmente previsto", agrega.

En concreto, la hotelera asegura tener unas "expectativas positivas" para los hoteles en Asia, ya que se trata de la temporada alta del año y "las dinámicas del mercado se mantienen robustas en la región". 

Con la previsión de que aumente tanto la demanda vacacional como el número de visitantes internacionales, Meliá espera mejorar los números de 2017 en China y Bali y consolidar de forma positiva el comportamiento del negocio en Vietnam, un país "esencial" para su operación en el continente una vez incorporen los nuevos hoteles de Hanoi, Ho Chi Minh y otros destinos vacacionales.

Para España, tienen también buen pálpito, sobre todo para los hoteles urbanos. "En Madrid esperamos un aumento en los ingresos gracias a las más altas tasas de ocupación y las mayores contribuciones de hoteles como el Meliá Princesa, Meliá Serrano y Meliá Castilla, a pesar de la caída esperada del segmento MICE para septiembre", apunta la hotelera. 

También se muestra "optimista" con el rumbo en América y espera mejorar las cifras de 2017, trimestre que se vio muy impactado por la temporada de huracanes en el Caribe.