Cristiano Ronaldo, nuevo jugador de la Juventus de Turín

Cristiano Ronaldo, nuevo jugador de la Juventus de Turín

Empresas

Estos son los motivos para no invertir en clubes de fútbol cotizados

La volatilidad y la escasa liquidez en las acciones son algunas de las razones.

Cristiano Ronaldo ha agitado el mercado futbolístico. Y el financiero. El fichaje de la Juventus de Turín hizo que la entidad, que cotiza en la bolsa de Milán, haya sufrido un rally impensable en cualquier otra cotizada.

El fútbol sigue moviendo mucho dinero y muchas pasiones. En algunos casos, muchos aficionados (e inversores) celebran o lloran los éxitos o fracasos por doble motivo. Así, un gol puede engordar la sala de trofeos de algunos equipos y la billetera de los inversores.

Es por eso que el club bianconnero ha pasado de revalorizarse un 35% en dos semanas a bajar un 13% en las últimas tres sesiones. Algo difícil de ver en los mercados tradicionales. “Las cotizaciones son menos reales porque dependen de los resultados o de rumores”, explica Plácido Rodríguez, ex presidente del Sporting de Gijón y Director de la Fundación Observatorio Económico del Deporte.

No obstante, según Felipe López, analista de Self Bank, estos vaivenes están justificados. “La compra de Ronaldo supone un desembolso muy importante para el club, por no hablar de la repercusión mediática y los ingresos en marketing que le va a generar a la Juventus. Por tanto, "tienen su lógica”, sentencia.

La volatilidad de las acciones de clubes de fútbol depende mucho de los resultados, de rumores deportivos, extradeportivos o de ceses de entrenadores. Por eso, los picos bruscos de caídas o subidas son habituales en las acciones.

En este sentido, el analista considera que las acciones “tenderán a estabilizarse durante el resto del verano, y luego en plena temporada seguiremos viendo vaivenes en función de los resultados”. Un claro ejemplo de lo que explica López son las turbulencias que la Juve sufrió con el gol de Cristiano Ronaldo de chilena o el día en el que sus títulos se dispararon cuando ganó al Nápoles, rival en la Serie A.

Inversores de todo tipo

Habitualmente en las bolsas mundiales los inversores suelen estudiar concienzudamente los pros y las contras de invertir en una u otra acción. Algo que a veces no ocurre en los clubes de fútbol en Bolsa.

Existen dos perfiles. Uno de ellos es el hincha, que por una pequeña cantidad de dinero puede tener capacidad accionarial de su equipo. Por otra parte, hay inversores profesionales como el fondo soberano noruego que tiene participaciones”, indica López.

En el caso de los primeros, el corazón se impone a la razón. Plácido Rodríguez apunta que “además de las clasificaciones también influyen los contratos televisivos, los patrocinios y otras variables que suelen reportar dinero, y por tanto, que la acción se mueva”. Algo en lo que no se fija el ‘inversor hincha’.

Inseguridad bursátil

En este contexto, se abre un debate sobre si es conveniente hacer un gran desembolso en las inversiones. Felipe López considera que “no”. “Invertir en bolsa es arriesgado, y en clubs de fútbol todavía más", zanja.

"Hablamos de títulos que suelen ser muy poco líquidos. Por un lado por su reducido tamaño y por otro porque suelen tener un free float bajo. Es decir, la mayoría de acciones suelen estar en manos de los accionistas mayoritarios. En el caso de la Juventus, casi el 70% es propiedad del holding de inversiones de la familia Agnelli”, resalta López.

No obstante, existen otras opiniones al respecto. “En mi opinión, invertir en clubes de fútbol en este momento presenta una oportunidad valiosa, especialmente teniendo en cuenta el momento de la carrera hasta el inicio de las ligas nacionales”, resalta Jesse Cohen, analista de Investing.com.

¿Es conveniente salir a Bolsa?

Que un equipo debute en el parqué entraña riesgos, pero también oportunidades. Una de las voces autorizadas como es Plácido Rodríguez argumenta que ya se intentó en alguna ocasión y siempre fue fallida. Por otra parte, el ex presidente del Sporting de Gijón subraya que se podría realizar un “símil con la llegada de las SAD (Sociedades Anónimas Deportivas) donde los aficionados tuvieron la oportunidad de comprar acciones, algo que hoy carece de valor porque los máximos accionistas obtienen casi todo el porcentaje accionarial”.

Por otra parte, López sostiene que “la principal ventaja sería para los actuales accionistas, ya que para vender acciones ahora tienen que llegar a acuerdos privados con posibles compradores. Pero si el equipo pasa a cotizar en bolsa, puede vender acciones en cualquier momento en el mercado”

Por otra parte, el experto asegura que otra de las ventajas es que “se conoce en todo momento cuál es el precio de las acciones, los actuales accionistas saben exactamente en cuánto está valorado su paquete de acciones”.