Un técnico de Eletropaulo arreglando un tendido eléctrico en una imagen de archivo.

Un técnico de Eletropaulo arreglando un tendido eléctrico en una imagen de archivo. Reuters

Empresas

Se cancela la puja por Eletropaulo: Iberdrola y Enel tendrán que esperar a la subasta del 4 de junio

  • Tras una queja de Neoenergia, la filial brasileña de Iberdrola, el Tribunal de Justicia de Sao Paulo ha cancelado el procedimiento previsto para este jueves.
  • Todos los interesados deberán presentar sus ofertas en la subasta que se celebrará dentro de 10 días.

El duelo final entre Enel e Iberdrola para hacerse con el control de Eletropaulo tendrá que esperar al próximo 4 de junio. 

La distribuidora eléctrica ha informado al regulador brasileño de que ninguno de los dos interesados podrá presentar este jueves su oferta final como estaba previsto. Según ha indicado Eletropaulo en su comunicado a la Comissao de Valores Mobiliarios (CVM), Neoenergia -filial brasileña de Iberdrola- le ha enviado una notificación informándole de una decisión judicial que impide que tanto ellos como Enel presenten su oferta final. En su comunicado, Eletropaulo señala que no ha sido notificada directamente por ninguna instancia judicial sobre esta decisión.

El motivo de esta decisión habría sido una queja presentada por Neoenergia ante el tribunal competente ya que en las condiciones del proceso, que iba a tener lugar este jueves por la tarde, no había igualdad de condiciones para todos los actores.

Mientras que Neoenergia y Enel Americas -filial latinoamericana de Enel- debían desvelar el precio de su oferta por Eletropaulo, un tercer actor interesado en el proceso no tenía esta obligación, indican a EL ESPAÑOL fuentes conocedoras de la situación. Bajo el punto de vista de la filial de Iberdrola, "no es justo" que una tercera empresa pueda entrar en la puja sin mostrar ni estrategia ni el precio que ofrece, como se les exigía a los otros actores.

Estaba previsto que la pelea por el control de Eletropaulo se resolviera este jueves si es que no se presentaban más interesados en la puja por la compañía brasileña. Con una oferta final presentada a sobre cerrado, el futuro dueño de la distribuidora brasileña se habría resuelto a las 19.05 hora local. Pero, ante esta circunstancia, la justicia ha optado por emplazar a todos los interesados a presentar sus ofertas el día de la subasta, el próximo 4 de junio.

Después del calentón de ofertas y contraofertas que Neoenergia y Enel protagonizaron a finales de abril, la italiana es la que tiene hasta el momento la oferta más alta: 32,20 reales por acción (7,54 euros), precio que supone valorar la compañía brasileña en unos 5.400 millones de reales (unos 1.300 millones de euros). La de la filial de Iberdrola está ligeramente por debajo: 32,10 reales (7,51 euros).

En el mes que ha durado la tensión entre las energéticas europeas, los títulos de Eletropaulo se han revalorizado casi un 100%, desde los 18 reales por acción en que estaba a principios de abril -cuando los inversores empezaron a mostrar su interés en participar en la ampliación de capital que luego canceló-, hasta los 34,90 reales a los que cotiza este jueves.

La oferta inicial de Neoenergía -cuando acordó acudir a la ampliación de capital que más tarde se canceló y luego lanzar una OPA-, era de 25,51 reales por acción y ofrecía una prima de 3 reales sobre el valor de la cotización de ese momento. Enel, que ya había mostrado su interés en ir a la OPA de Eletropaulo, vio la oferta de Iberdrola y se lanzó de cabeza con una primera oferta de 28 reales.

Quebradero de cabeza

De la guerra de ofertas a las quejas en diferentes instancias, la pelea por hacerse con el control de la mayor distribuidora brasileña por ingresos está siendo un quebradero de cabeza para las eléctricas europeas, en especial para Iberdrola.

La eléctrica que preside Ignacio Sánchez Galán había cerrado un acuerdo con Eletropaulo para suscribir al menos un 40% de la ampliación de capital que tenía previsto realizar y, luego, lanzar una OPA por el 100%.

La brasileña, sin embargo, canceló esta operación movida por la guerra de ofertas que protagonizaron Neoenergia y Enel y la resolución de la operación quedaba en manos de una subasta que, después de retrasarse, se celebrará en menos de dos semanas.

Este movimiento hizo que la filial brasileña de Iberdrola pidiera a la Cámara de Arbitraje del Mercado brasileño (CAM) que mediara por la anulación del acuerdo que había alcanzado para entrar en el capital de la distribuidora. Neoenergia considera que con la cancelación del acuerdo que habían cerrado en abril, Eletropaulo "viola el acuerdo de inversión" y es "inconsistente" con la posición que había manifestado dejando de lado, además, las necesidades de "capitalización a corto plazo" que tenía.

Pero Iberdrola también ha llevado el caso ante la Comisión Europea, tensando la relación con su principal rival en 'casa'. En un documento remitido a la Comisión al que tuvo acceso este periódico, la eléctrica vasca acusaba a Enel de competencia desleal y denunciaba que su actitud en la puja por Eletropaulo no atendía a "criterios de mercado", tomando decisiones que carecían de "cualquier tipo de lógica económica". 

La respuesta de la italiana no se hizo esperar y tachó de insustanciales y "sorprendentes" las acusaciones de Iberdrola. Según Enel, el único objetivo de Iberdrola acudiendo a la CE era "evitar una competencia justa" por la distribuidora brasileña.