La presidenta de Madrid, Cristina Cifuentes.

La presidenta de Madrid, Cristina Cifuentes.

Empresas

Cifuentes apoya a los taxistas en Madrid: pedirá multas más duras contra las VTC

La presidenta regional cambiará el reglamento del taxi y estudiará cómo regular los servicios de vehículo con conductor privado (VTC).

La Comunidad de Madrid apoya al sector del taxi en su batalla contra los vehículos con chófer privado (VTC). La presidenta regional, Cristina Cifuentes, se ha reunido este lunes con los representantes de las organizaciones del sector en Madrid y se ha comprometido a pedir a la abogacía de la Comunidad que estudie cómo regular la actividad de los vehículos de transporte con conductor.

La cita llega unos días después de que Fedetaxi presentara al Ejecutivo madrileño un informe donde solicitaba la regulación del taxi compartido ahora que se plantea la modificación del Reglamento del Taxi en la Comunidad de Madrid. Cifuentes ha reiterado su compromiso con la modificación de esta norma y asegurado que pedirá al Ministerio de Fomento que endurezca las multas a los vehículos VTC. 

La presidenta de Madrid ha recordado que las competencias en esta materia se reparten entre las tres administraciones. "Tenemos un compromiso con el sector y es importante aprovechar cualquier oportunidad para mantener esa interlocución fluida. Somos muy conscientes de la importancia del sector, para nosotros fundamental desde el punto de vista económico, con un volumen de negocio de mil millones de años y que mantiene a 22.000 familias. Hace una aportación importante al crecimiento y al empleo en nuestro país", ha dicho la presidenta regional.

Según los últimos datos de Madrid, la tasa de infracciones de los vehículos de alquiler con conductor se ha incrementado en un 875% en el último año. La Asociación Gremial de Auto Taxi de Madrid, miembro de Fedetaxi, ha propuesto a la Consejería de Transportes que en la modificación del reglamento se incluya un cambio del marco sancionador que permita la retirada definitiva de las licencias VTC por reiteración de infracciones a la norma de transportes.

Entre las reformas que pide también la organización está una mayor restricción a los subarriendos de licencias de taxi que son gestionadas por parte de intermediarios irregulares. El objetivo es acabar con bolsas de fraude en el servicio público de taxis, según ha indicado la Asociación en un comunicado, algo que el Gobierno regional estudia y tiene en cuenta ya que "el usuario debe ser el eje del servicio de taxi", ha apuntado Cifuentes.

En el informe que se presentó al Gobierno regional, Fedetaxi se solicitaba la adopción de "medidas urgentes procompetitivas" para el sector que consistían, según la organización, en la posibilidad de ofrecer servicios de taxi compartido "siempre que su tarifa no supere el máximo establecido por los correspondientes ayuntamientos" y en fijar una tarifa máxima para servicios precontratados por emisoras o aplicaciones.

Con estas medidas, argumentan, se permite introducir "descuentos en los precios por trayecto en beneficio de los usuarios y un marco de competencia más justo con las multinacionales de VTC en los trayectos en los que éstas tienen precios más reducidos que la tarifa oficial del servicio público de taxi". Según Fedetaxi, es una medida con la que "se haría frente a la sobreoferta de VTC que la especulación con sus licencias está ocasionando".

Alianza también en tribunales

Fedetaxi y la Gremial de Madrid se unieron en enero a la batalla judicial que mantiene la Comunidad de Madrid en el Tribunal Supremo para evitar que se concedan más licencias de vehículo con chófer privado.

Las organizaciones se personarán como codemandados junto a Madrid en todos los procedimientos judiciales en los que el Gobierno regional formule recurso de casación contra las sentencias dictadas por el TSJM que han concedido licencias de VTC.

En los últimos meses, el sector del taxi ha mostrado su preocupación por el importante incremento de licencias VTC otorgadas en las grandes ciudades. La clave está en un vacío legal de la Ley Ómnibus para la liberalización de servicios que ha permitido ganar en tribunales los permisos que las comunidades han ido denegando. El Gobierno finiquitó este vacío en 2015, resucitando la proporción de una licencia de VTC or cada 30 de taxis, pero la cascada de victorias judiciales por recursos interpuestos antes de esa fecha continúa.